sábado 16.11.2019

La privatización madrileña y el oligopolio sanitario

El presidente González y el consejero Lasquetty, han adjudicado, no sabemos si definitivamente porque todavía hay varios recursos en los tribunales, seis hospitales públicos madrileños a empresas privadas...

El presidente González y el consejero Lasquetty, han adjudicado, no sabemos si definitivamente porque todavía hay varios recursos en los tribunales, seis hospitales públicos madrileños a empresas privadas:
 
• Los hospitales del Sureste y de Vallecas se adjudican a la banca (Ribera Salud) a pesar de la nefasta gestión de Bankia, que ha provocado un agujero irrecuperable de miles de millones de euros en las cuentas públicas y de que la entidad, al haber sido rescatada con dinero público, tiene la obligación de desinvertir en 2015 como fecha límite, por mandato de la Unión Europea, y deberá vender su participación en estos hospitales dentro de 2 años, por lo que la adjudicación de un servicio tan esencial como es la atención sanitaria de miles de madrileños se realiza de forma provisional, y no sabemos en que manos terminará.
 
• De momento, parece que Centene Corporation está interesada en la compra de Ribera Salud. Centene es una empresa intermediaria, una HMO que integra aseguramiento y provisión de servicios, presente en 19 Estados norteamericanos y centrada en la gestión de pacientes de Medicare con bajos ingresos. La  empresa ha visto la gran oportunidad de negocio que representa la contrarreforma y la privatización de la sanidad española, avalada por el foro de la profesión médica, con su apoyo a la extensión del modelo Muface y al turismo sanitario. Centene no ha podido optar directamente al concurso al no disponer de experiencia en la gestión directa de hospitales, una de las condiciones exigidas en los pliegos, pero  existen informaciones de que  ya  han tenido reuniones en Madrid y Valencia.
 
• La gestión de los hospitales de San Sebastián de los Reyes, Parla y Aranjuez se adjudica a una empresa privada portorriqueña, HIMA San Pablo, también centrada en la atención de pacientes con bajos ingresos en Puerto Rico. HIMA únicamente gestiona 4 hospitales y un total de 1100 camas, y la crisis económica está dificultando el negocio sanitario en aquel país, sin embargo la empresa ha podido aportar el aval exigido de más de 12 millones de euros. Algunos medios de comunicación apuntan a que HIMA, que ha estado acompañada en las negociaciones para la compra de los hospitales madrileños por el grupo Centene Corporation, podría estar actuando como pantalla para ceder, tras el plazo mínimo de 2 años que marcan los pliegos, la gestión a Centene de sus tres hospitales madrileños.
 
Todo apunta a que los hospitales valencianos de Ribera Salud, el Laboratorio Central de Madrid y al menos cinco hospitales madrileños acabarán en manos de Centene u otro fondo de inversión en el año 2015, pero puede ser antes porque la costumbre de los gobiernos del PP es saltarse sus propias normas. Es probable que las empresas privadas traten  de incrementar sus beneficios alquilando camas e infraestructuras para el tratamiento de pacientes con altos recursos y de turistas de elite, probablemente con la inestimable colaboración de Manuel Lamela y su socio CVC-Capio, gestor de la Fundación Jiménez Díaz, del hospital de Valdemoro y los hospitales de Móstoles y de Collado Villalba (recuérdese que este último se trata de un centro todavía cerrado por el que la Comunidad de Madrid paga 10,8 millones de euros anuales, lo que se dice todo un ejemplo de eficiencia y de ahorro para las cuentas públicas)
 
Las buenas relaciones de Ribera Salud con su antiguo socio, el fondo de inversión BUPA-Sanitas, gestor privado de los hospitales de Torrejón y el Henares, hacen suponer que se esté organizando el oligopolio de fondos de inversión y empresas multinacionales que pretenden quedarse inicialmente con la Sanidad madrileña y valenciana, con el afán de hacerlo  posteriormente con las partes rentables del SNS.

La privatización madrileña y el oligopolio sanitario