Nuevatribuna

"Pederastas, violadores y asesinos" en campaña electoral

«Pederastas, asesinos y violadores» es la consecuencia del tipo de retórica que Pablo Casado ha puesto en marcha. Es el siguiente trayecto: de la campaña vulgar se pasó a la mentirosa y, después, a la injuriosa

No quiero ni pensar qué dirían de los sindicatos si estos hablaran de la CEOE como Casado y Rivera están tratando al presidente del Gobierno. Ni siquiera en los momentos más ásperos del conflicto social el sindicalismo utilizó esos lenguajes. En todo caso todavía no se ha llegado al límite, porque en realidad han establecido que no hay límites. Es más, a medida que la campaña electoral avance irá incrementándose el graznido peristáltico.

No hay límites. Cuando un predicador diplomado, cabeza de lista de Huelva por el Partido Apostólico, propala que Pedro Sánchez se sienta en la mesa con «pederastas, asesinos y violadores» es que ha sobrepasado todo lo racional. Si el mosén afirmara que ejerce su derecho a la libertad de expresión se arriesgaría a que un servidor, abusando de tal derecho, le espetaría a cara de perro que él mismo exhibe impúdicamente su dolor familiar.

«Pederastas, asesinos y violadores» es la consecuencia del tipo de retórica que Pablo Casado ha puesto en marcha. Es el siguiente trayecto: de la campaña vulgar se pasó a la mentirosa y, después, a la injuriosa. El predicador toma nota y concluye que ese es el camino. Además, hay que pagar el «detalle» que tuvo el niño bitongo de Casado designándole como cabeza de cartel en la Huelva de Juan Ramón Jiménez. Por lo demás, es posible que este mosén quisiera reparar su confusión al no saber identificar si su jefe era Pedro Sánchez, Pablo Iglesias o Pablo Casado.

No son solamente nervios, es la descomposición de la cabeza, el tronco y las extremidades de un partido -el «nuevo PP»- que al CIS de Tezanos se le suma el resto de las encuestas que relatan que el trasatlántico se está convirtiendo en un chinchorro. Una descomposición, incapaz de observar que los datos de las encuestas están vinculados a las temerarias saetas de Casado y sus cofrades. Gentes de secano.

Una sugerencia a las izquierdas: no se inmuten. Si quieren responder, háganlo con fina ironía. Ningún aspaviento. El que menos entre al trapo se llevará el gato al agua. Ojo, pues, tampoco respondan al próximo tuiter de estos legionarios de Cristo Rey: "Pedro Sánchez y Pablo Iglesias fundaron la ETA".