martes 3/8/21

¿Debe el sindicato seguir en los Consejos de administración?

Hay que felicitar al grupo dirigente de Comisiones Obreras por su rápida reacción, que especialmente ha mirado al interior del sindicato.

Hay que felicitar al grupo dirigente de Comisiones Obreras por su rápida reacción, que especialmente ha mirado al interior del sindicato. Entre otras medidas destaca la decisión tomada de que los dirigentes tendrán que hacer pública la declaración de sus bienes personales antes de tomar posesión del cargo y cuando cesan en el mismo. Por otra parte, se estipula en palabras de Fernando Lezcano una «reconsideración fuerte» de la política de remuneraciones y otras cuestiones de la necesaria intendencia. En ese sentido, todo indica que se quiere establecer un vínculo virtuoso entre la ética de los medios y la ética de los fines.

En paralelo a todo ello parece colear tangencialmente el debate en torno a la participación del sindicato en aquellos consejos de administración de las empresas y entidades financieras donde está representado el sindicato. Lezcano no tiene empacho, cosa que le honra, en explicarnos que el secretario general no ve, en principio, con buenos ojos esa situación. Cosa que comparto desde siempre, como saben los cofrades de mi quinta. Sin embargo, no parece ser una posición mayoritaria, al menos en determinadas estructuras del sindicato.

Ahora bien, ¿la posición de estas estructuras del sindicato es mayoritaria en la organización? Todavía no lo sabe nadie. Por otra parte, sería de desear conocer los argumentos de Toxo sobre el particular. Es decir, el por qué tiene suspicacia o está en contra de la representación del sindicato en tales consejos de administración. Lo que debería propiciar un debate circular en el interior del sindicato.

Propiciar un debate que no fuera el reflejo de abstracciones o suspicacias, de principios abstractos ni de intuiciones sobre el particular. Se trataría de una discusión que partiera de la verificación concreta de cada ámbito. Esto es, qué se ha hecho y en dónde. Qué ventajas concretas ha tenido esa representación tanto para los trabajadores como para el propio sindicato. Qué zonas grises, si es que las ha habido, han aparecido. Qué equívocos se han ido generando, si es que se han dado. En resumidas cuentas, hay que analizar molecularmente la biografía de esa actividad sindical. Con pelos y señales. Entiendo que, tras esa radiografía, se puede tomar una decisión con punto de vista fundamentado.
 

¿Debe el sindicato seguir en los Consejos de administración?