viernes 10.07.2020

¿Cuantos muertos cuesta el PIB?

Dice el DRAE, o sea el diccionario, que la ucronía es la reconstrucción de la historia sobre datos hipotéticos. Se trata de un ejercicio que hacen muchos aspirantes a expertos para decirnos lo que hubiera pasado si los hechos se hubieran producido de manera distinta a como, realmente, han ocurrido. Se trata de algo, hasta hace poco, indemostrable.

Probablemente, en el Siglo XIV algún estudioso podría haber calculado el número de muertes que causó la peste y que se podrían haber evitado si, en lugar de considerarla como un castigo divino, se hubiera decretado un aislamiento de las personas en toda Europa. Ni siquiera Barbara Tuchman la autora del magnífico libro "Un espejo lejano" ha hecho este cálculo.

Por entonces, en Europa no había movimientos transnacionales porque, entre otras cosas, no había ni naciones. Pero para compensar esta falta de movimientos de la población, los influencers de la época organizaban procesiones de flagelantes que iban de unas ciudades a otras extendiendo la epidemia mientras entonaban jaculatorias expiando sus culpas ante el altísimo.

Pero, hoy, casi ocho siglos después, ya no solo hemos leído a Bárbara Tuchman sino que sabemos lo que es una epidemia y, sobre todo, tenemos las redes de datos llenas de miles de millones de valores que cuantifican cualquier aspecto de nuestra vida cotidiana. Con esos datos, los ordenadores nos conocen mejor que nosotros mismos. No digo que sean capaces de conocernos, precisamente, a usted o a mi (que, a lo mejor, también) pero sí que al conjunto de las personas de las que formamos parte usted y yo, le pueden hacer un retrato muy fidedigno. Y, por eso, esos ordenadores pueden predecir, bastante exactamente, cómo nos podemos comportar ante unas u otras circunstancias.

¿Cuál es la relación entre la mortalidad por el COVID19 y el comportamiento previsible de la economía? O, dicho de otra manera: ¿Cuántos muertos cuesta cada punto de PIB que se deje de perder en esta crisis?

Y, ¿por qué toda esta introducción sobre big data? Para decir que una ucronía, hoy, es menos ucronía si quien la formula tiene acceso a uno de esos ordenadores. No me refiero a quien, a ojo, estima que si se hiciera una cosa distinta a lo que se está haciendo, el resultado sería, no solo distinto, si no mejor. Me refiero a quien, teniendo acceso a esos big data, explica los resultados que el pasado proyecta sobre el futuro habida cuenta del comportamiento conocido del cuerpo social.

Por eso, y pasemos ya de las musas al teatro, puede predecirse cuanto caerá la economía, medida en PIB, en diferentes escenarios de paralización, y duración de esta, de todos y cada uno de los sectores de la actividad económica mientras dura la actual pandemia por COVID19.

También puede predecirse el número de infectados, y de muertos, que distintas modalidades de aislamiento social evitarán respecto de otras modalidades más laxas.

Y, por último, hay una relación, por otra parte muy fácil de entender, entre el aislamiento social y las actividades económicas realizadas por personas que se tienen que reunir para desarrollarlas. A mayor aislamiento, hay una menor actividad económica, y viceversa.

Pues bien, si alguien debe tener acceso a esos datos deben ser los administradores del estado, es decir, el gobierno, quien deberá estar valorando, y comparando, en una especie de tabla de datos, el número de muertos y el PIB resultantes de cada uno de los escenarios posibles y, en función de estas previsiones, deben estar adoptando sus decisiones. En esto consiste la labor de un hombre, o mujer, de estado, en decidir sobre cuantas vidas hay que sacrificar para que los supervivientes puedan vivir mejor cuando acabe la pandemia. Es un dilema como el que se le plantea a un estratega cuando planifica una batalla.

Pero, a alguien como yo, sin madera de hombre de estado, me asalta una curiosidad: ¿Cuál es la relación entre la mortalidad por el COVID19 y el comportamiento previsible de la economía? O, dicho de otra manera: ¿Cuántos muertos cuesta cada punto de PIB que se deje de perder en esta crisis?

Y no crean que se trata de una curiosidad malsana, sino de un dato para poder valorar las distintas hipótesis que los diferentes grupos políticos empiezan a esbozar respecto de las medidas a adoptar. No, como digo, por equipararme a un hombre de estado, sino para actuar como un simple votante la próxima vez que me pregunten.

¿Cuantos muertos cuesta el PIB?