lunes 28/9/20

Asesinan a un ex-secretario privado de Cristina Kirchner

El hecho parece ser un crimen pasional, con fines extorsivos, pero causó gran conmoción en Argentina al ser un arrepentido de la justicia

@jgonzalezok / El que fuera secretario privado de Cristina Kirchner durante varios años, Fabián Gutiérrez, apareció asesinado este sábado, 4 de julio, en la localidad patagónica de El Calafate. Gutiérrez no solo fue una de las personas más próximas a la actual vicepresidente; también era una de las figuras clave en una de las causas por corrupción que tienen a Cristina como principal imputada. Y se había convertido en colaborador de la Justicia, acogiéndose a los beneficios del arrepentido.

Es por eso que su asesinato causó una profunda conmoción, aunque la rápida detención de cuatro jóvenes, que confesaron el crimen, parecen convertir el hecho en una nota de la crónica negra. Los presuntos asesinos, de entre 19 y 23 años, están relacionados con personajes bien conocidos en la localidad de El Calafate. Dos son hijos del escribano (notario) más conocido de la ciudad, que escrituró muchas propiedades de los Kirchner. Los otros dos tienen relación familiar con un ex alcalde de la localidad. El menor de ellos, habría establecido una relación amorosa con la víctima, con el fin de extorsionarlo. Según las primeras crónicas periodísticas, murió salvajemente golpeado, cuando los jóvenes trataron de sacarle información. “Como no obtuvieron lo que pretendían, le habrían cortado el cuello”, dijeron fuentes citadas por el portal informativo Infobae.

Aunque las primeras informaciones apuntan a que se trata de un crimen común, la opositora Juntos por el Cambio (macrismo), sacó un comunicado en el que afirma: “El secuestro, desaparición y asesinato de Fabián Gutiérrez, que en 2018 confesó ante la justicia haber sido testigo de los circuitos de corrupción del kirchnerismo, es un crimen de la mayor gravedad institucional”. Exige que la investigación pase a la justicia federal, por la posible conexión de su muerte con delitos federales, y que no intervengan en el asunto familiares de la vicepresidente, Cristina Kirchner. Hacen alusión a la única  fiscal de El Calafate, Natalia Mercado, que es hija de la gobernadora de la provincia, Alicia Kirchner y, por tanto, sobrina de Cristina. También señalaron que el Estado tenía la responsabilidad de garantizar su seguridad.

En este sentido, el diputado opositor Álvaro de la Madrid, que fue uno de los primeros denunciantes de las maniobras de corrupción de los Kirchner, denunció que era una señal de alarma “y un mensaje para los testigos protegidos de la corrupción K, es imperioso que el gobierno refuerce la seguridad de ellos”.

Pero, ¿quién era Fabián Gutiérrez? Fue secretario de la presidencia entre mayo de 2003 y mayo de 2005, encargado de ser la sombra de Cristina Kirchner, en ese momento senadora y primera dama. Entre diciembre de 2007 y enero de 2010, volvió a un cargo similar, esta vez a pedido de Néstor Kirchner, que le dijo que necesitaban de gente de confianza. Esta vez como segundo secretario y con Cristina en la presidencia.

Había sido investigado y procesado por el fallecido juez Claudio Bonadio por lavado de dinero. Tenía un patrimonio que incluía 36 inmuebles, 35 coches de lujo y tres barcos. Eso sin contar las propiedades que habría puesto a nombre de familiares. Para el juez, gran parte de su fortuna tendría que ver con el esquema de corrupción denunciado en su momento por el chofer del ministerio de Planificación, Oscar Centeno, que llevaba un diario detallado con la recaudación diaria de sobornos que hacían funcionarios del ministerio. Es el caso conocido como el de “los cuadernos de Centeno”.

Gutiérrez se convirtió en arrepentido y fue uno de los principales testigos de la causa, que aún sigue abierta. Su acceso a la primera línea del poder le permitió tener información de primera mano.

Declaró que cotidianamente acompañaba a la Casa Rosada a Cristina Kirchner, cuando ésta estaba terminaba de trabajar en el Senado. Allí tenía un despacho contiguo al de su esposo y presidente. Alrededor de las 21.30 llegaban al despacho de Néstor Kirchner el subsecretario del ministerio de Planificación, José López, y el secretario de Transportes, Ricardo Jaime. El primero siempre iba con bolsos, el segundo con mochila. Aunque dijo que no había visto el contenido, aclaró: “Mi percepción y el comentario de los secretarios era que traían recaudación”. También iba todos los días el titular del ministerio de Planificación, Julio De Vido, superior jerárquico de los anteriores, pero no lo veía porque llegaba antes.

En otro tramo de su declaración contó que otro de los secretarios, el ya fallecido Daniel Muñoz, era el encargado de llevar numerosas maletas con candado hacia el sur, cuando los Kirchner iban de fin de semana a Río Gallegos o El Calafate, donde tienen casas. Esas maletas estarían también llenas de dinero. Y apuntó que en dichas casas había un par de lugares donde no tenían acceso y podría haber bóvedas donde guardaban el dinero.

El citado Daniel Muñoz también fue investigado por la Justicia, considerando que sería testaferro de los Kirchner. Su patrimonio, que incluía numerosas propiedades en Nueva York, saltó a la luz pública con la divulgación de los Panamá Papers.

Fabián Gutiérrez también declaró que a los secretarios no les gustaba trabajar con Cristina por su mal carácter. Que la llamaban “la yegua”, “la loca” “y otro término que no quiero mencionar por razones de género”. También informó que había dejado su primera etapa como secretario después de que tuvo una fuerte discusión en un viaje a Jerusalén, cuando el secretario necesitó ir al baño en el hotel. También comentó que la acompañaba cuando iba de compras en los viajes al exterior, y que solía gastar en esas ocasiones entre 4.000 y 6.000 dólares.

La pequeña localidad de El Calafate, donde fue asesinado Fabián Gutiérrez es una ciudad de unos 25.000 habitantes -en los 90 eran solo 3.000- que en las tres últimas décadas creció de la mano del turismo, gracias a atractivos como el glaciar Perito Moreno. Allí tienen numerosas propiedades los Kirchner y la actual vicepresidente hace tiempo que declaró que ese era su lugar en el mundo. La élite del kirchnerismo se vio beneficiada en su momento de la venta de terrenos fiscales a precios irrisorios, pero la venta estaba reservada solo para el círculo más íntimo de los Kirchner.

Aunque Fabián Gutiérrez ya había declarado ante el juez en el llamado “caso de los cuadernos”, es decir, estaba terminada la primera etapa y la causa se había elevado a juicio, se desconoce qué incidencia tendrá su fallecimiento. En cualquier caso, consecuencia de la pandemia y de las maniobras para neutralizar estos procesos contra Cristina Kirchner, la causa está virtualmente congelada y su futuro es incierto.

Asesinan a un ex-secretario privado de Cristina Kirchner