<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
domingo. 05.02.2023

¿Dónde tiene el honor la Guardia Civil?

Tal vez en la mente de ese Instituto armado el honor se ubique en las extrañas lindes del “aguantar los malos tratos sin rechistar”...

El gobierno trama ampliar la jornada de los guardias civiles de 37,5 a 48 horas. A lo que debe sumarse una nueva vuelta de tuerca en la libertad de expresión y la reciente congelación salarial. Sin olvidar la progresiva disminución de plantilla, algo especialmente grave en servicios peligrosos desempeñados por el cuerpo policial peor pagado y que, para más recochineo, más horas trabaja.

Y de fondo un silencio hosco, denso, ¿pusilánime?

Llegados a este punto uno se pregunta: ¿dónde tiene el honor la Guardia Civil? Salvo que por honor se entienda sacar brillo al tricornio para formar ante las “autoridades” y quebrar la voz mientras se canta por enésima vez aquello de “Viva España, viva el rey…”.

Por mi parte, y si me permiten el uso tabernario del lenguaje, considero que el honor consiste en poner de una santa vez los cojones encima de la mesa y apostar por el fin de tanto atropello, humillación y burla. Exigir, simplemente, un trato como el de sus homólogos.

Sin duda mucha “gente de orden” (misa dominical, putas los sábados y fraude a Hacienda y la S.S. todo el año) babearán ante la imagen de una Guardia Civil como la de antaño, con su capote largo lamiendo el suelo, sus botas, el Máuser al hombro tronchando la espalda, ateridos en invierno y reventados de sofoco en verano… ¡Oh, qué disciplina y abnegación, sigamos robando a los trabajadores y al Estado que la Benemérita vela por nosotros!

Por no hablar de las épocas de la bicicleta o del Renault 4 latas… ¡qué tiempos! Nos forrábamos (como hoy) mediante contratos públicos, pufos a Hacienda, especulación, sueldos y jubilaciones millonarias de banqueros a costa del contribuyente y de tasas bancarias abusivas… ¡pero la disciplina de la Guardia Civil aventaba a los “revolucionarios” que nos señalaban!

Y hoy… ¡que tranquilidad aporta contar con unas docenas de miles sumisos policías militarizados! Trabajan, obedecen  y aguantan los malos tratos sin rechistar como la seráfica Cenicienta de Ana Botella. Están dispuestos a enfrentarse a otros trabajadores como ellos para protegernos a nosotros. Sus servicios de información vigilan a quienes no se pliegan en protestas domesticadas y, lo más importante, como el conejillo de las pilas Duracell… resisten, resisten, resisten.

Por ello, en pago de sus servicios, vamos a devolverlos a las condiciones de los años ochenta y setenta. A ser posible con  profusión de himnos, trajes de gala, medallitas de purpurina y latón. El obispo que no falte, por Dios (nunca mejor dicho), junto a las “autoridades civiles y militares” que, dicho sea de paso, se gastarán en el banquete subsiguiente más de lo que un guardia civil pueda ahorrar en su vida.

Y llegados a este punto solo cabe repreguntarse: ¿dónde tiene el honor la Guardia Civil? Tal vez en la mente de ese Instituto armado el honor se ubique en las extrañas lindes del “aguantar los malos tratos sin rechistar”.

Pues bien, muchos no compartimos ese concepto de “honor”. Entre otras cosas porque sin dignidad no cabe honor. Y quien se deja pisar sin la más leve reacción carece de dignidad.

No estoy proponiendo un alzamiento. Ni mucho menos. Bien sabemos que llegados a ese mojón las cosas empiezan mal y acaban peor. Pero sí resultaría deseable que la unidad y la dignidad se impusiera entre los Guardias civiles y de manera indiscutible y decidida, unidos y firmes, lucharan por su honor. El honor de verdad, aquel que, en la lucha por los derechos, se antepone a los intereses particulares y asume las consecuencias… este es el verdadero honor. Y a este honor de verdad suele acompañarle la victoria.

¿Dónde tiene el honor la Guardia Civil?