domingo 21.07.2019

El Día Internacional de la Mujer

A todas las españolas que nunca fueron invisibles por mucho que se empeñaran algunos, a todas ellas gracias por el empeño, por las fatigas, por los intensos sufrimientos, por vuestro ejemplo, porque luchasteis no sólo por vuestros derechos, sino por el de todos y todas

El 8 de marzo es un día de fiesta y celebración para las mujeres, pero también para los hombres, para todos los que tienen sensibilidad social, para los que luchan de distintas formas para que no haya desigualdades en el trabajo, ni en sus condiciones ni en el salario, ni en ningun ámbito de la vida. Y es también un día para reflexionar sobre quiénes han contribuido en la Historia con su esfuerzo y hasta con su sacrificio para combatir las desigualdades entre hombres y mujeres. El ejemplo de esas personas es un acicate para trabajar hoy y para seguir trabajando mañana.

Aunque hay orígenes previos sería en 1910 en la Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas cuando se decidió a propuesta de Clara Zetkin aprobar por unanimidad que el 8 de marzo sería el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Esta segunda Conferencia, que se celebró en Copenhague, pretendía luchar por la igualdad de los derechos de la mujer y muy especialmente por el reconocimiento del derecho al voto.

La primera celebración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora tuvo lugar al año siguiente con mítines en los que se exigieron el derecho al voto, el acceso de las mujeres a los cargos públicos, a la formación profesional y el fin de la discriminación laboral. En vísperas de la Gran Guerra la celebración se fue extendiendo por el mundo. Las mujeres rusas lo celebraron el último día de febrero en el año 1913. Al año siguiente las celebraciones se oficializaron el día 8 de marzo en Alemania, Suecia y la propia Rusia.

El Día se convirtió en fiesta oficial en la Rusia soviética, aunque sería laborable, gracias a los esfuerzos de la comisaria Alexandra Kollontai. En China se comenzó a celebrar en 1922. En nuestro país la primera celebración tuvo lugar en el año 1936. La ONU declaró el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer en 1975. Dos años después se convirtió en el Día Internacional de la Mujer y la Paz Internacional. En Estados Unidos se celebra oficialmente desde 1994, a pesar de que en aquel país se encuentran los orígenes de esta conmemoración.

Terminamos este breve artículo con un particular homenaje a todas aquellas mujeres españolas trabajadoras y a las luchadoras que, desde siempre, y especialmente, desde el siglo XIX, han combatido contra viento y marea, contra poderosos enemigos y frente la incomprensión de no pocos compañeros contra la desigualdad entre hombres y mujeres. Recordamos a las cigarreras, a las campesinas, a las planchadoras, a las vendedoras en ferias y mercados, a las castañeras y vendedoras de flores, a las jornaleras, a las obreras del textil, a las modistas, a las trabajadoras de las industrias conserveras, a las criadas, niñeras y amas de cría, a las limpiadoras, a las oficinistas y telefonistas, a las taquilleras del Metro, a las dependientas del comercio, a las secretarias, a las obreras de fábricas de todo tipo, a las maestras, a las sindicalistas, socialistas, comunistas y anarquistas, a las milicianas, a las viudas, esposas, hermanas, hijas y madres de represaliados, a las víctimas femeninas de esa misma represión, a las feministas, en fin, a todas las españolas que nunca fueron invisibles por mucho que se empeñaran algunos, a todas ellas gracias por el empeño, por las fatigas, por los intensos sufrimientos, por vuestro ejemplo, porque luchasteis no sólo por vuestros derechos, sino por el de todos y todas. En el país de los desmemoriados, algunos nos empeñamos en honrar vuestra memoria.

El Día Internacional de la Mujer