#TEMP
domingo. 26.06.2022

Al votante miedoso

¿Por qué usan el miedo como arma electoral? ¿Es ético y moral? ¿Qué responsabilidad tiene la prensa en estas prácticas?

Estamos viviendo tiempos convulsos, padeciendo una de las crisis económicas más intensas que se  recuerdan y que está teniendo fuertes consecuencias sociales en gran parte de la población, provocando una pobreza nunca conocida, llevando a miles de españoles a situaciones de carencia de lo más básico para la vida: alimentación, luz, agua…, que nos dibujan un futuro nada esperanzador.

Junto a esto se ha puesto en cuestión un sistema político endogámico, clientelar y corrupto, basado en el servicio a los poderosos y el desdén hacia la mayoría de la población

Junto a esto se ha puesto en cuestión un sistema político endogámico, clientelar y corrupto, basado en el servicio a los poderosos y el desdén hacia la mayoría de la población. Se ha producido una dejación de los deberes del estado con su población, que lo deja todo al albur de la caridad, llevándonos a épocas del inicio del siglo XX que ya creíamos superadas.

Un sistema político carente de la menor ética y que usa la mentira y el engaño como forma diaria en su forma de gobernar. Con una prensa servil y acrítica al servicio exclusivo de las elites del país.

Como hemos visto, una de las consecuencias de la crisis es el MIEDO, miedo propio al temer por nuestro futuro y el de nuestros hijos y el miedo inducido desde el PODER, para que aceptemos con resignación el destino, sin poner en cuestión el origen de nuestro desastre económico y social

Como estamos en un sistema “democrático” que cuando llegan las elecciones, asistimos a una campaña obscena de tergiversación de los hechos, como justificación de las deplorables políticas realizadas, haciéndonos creer, que no podían hacer otra cosa. A ello hay que unir “los regalos  electorales” para comprar votos. Una vez más, nos tratan como tontos e inútiles.

Vemos como en TVE ha aumentado el control ideológico y de noticias, como intentan acallar las protestas con la ley mordaza que recuerda a las franquistas, o como hacen para acabar con los jueces que le son incómodos.

Otra forma de meter miedo y hacer cambiar el voto ciudadano es el llamado “voto útil”, que tanto ha empleado el PSOE, con el canto de promesas, que al segundo de conocerse los resultados eran tirados a la papelera, confiando claro en la amnesia social que sufre este país, porque elección tras elección usan el mismo recurso. Recordarán como muchas ves han votado al PP y al PSOE tapándose la nariz. ¡Lo recuerdan!

Esta estrategia del voto del miedo, ya no provienen sólo de nuestro fosilizado sistema de partidos, sino que ante la posibilidad de la desaparición del sistema bipartito, son los empresarios quien ya se empiezan a expresar de forma vehemente que hay que votar y que no debemos votar

Pero esta estrategia del voto del miedo, ya no provienen sólo de nuestro fosilizado sistema de partidos, sino que ante la posibilidad de la desaparición del sistema bipartito, son los empresarios quien ya se empiezan a expresar de forma vehemente que hay que votar y que no debemos votar, en un tutelaje del electorado, que demuestra “el cinismo democrático” en el que nos encontramos en este momento.

Pero si todo esto ya no fuera suficiente, en la práctica del voto del miedo, ahora los poderes neoliberales y conservadores que dirigen la Unión Europea, se atreven a inmiscuirse en la vida de los países. Esto ya se produjo en las anteriores elecciones griegas, cuando podía ganar Syriza y desde Bruselas y Berlín, anunciando la catástrofe económica sino ganaban los conservadores y el socialista PASOK con la intervención de la propia Merkel. Lo que ha pasado tres años después en Grecia  es la mayor catástrofe económica y social, con un retroceso del país en las condiciones de vida al año sesenta del siglo pasado, consecuencia del gobierno de los conservadores y socialistas.

Con el peligro de unas nuevas elecciones en Grecia y ante el hartazgo ciudadano con una clase política griega sumisa, se puede dar la posibilidad  del triunfo de la izquierda de Syriza, el actual presidente de la Comisión Europea, el conservador Jean Claude Juncker ha llamado a los griegos para que estos voten bien y no se equivoquen. Hace falta tener cara y obscenidad para decir esto.

Jean Claude Juncker es el que ha convertido Luxemburgo en un paraíso fiscal, pagando las multinacionales un 1% de sus beneficios, en vez del 25-30%  que deberían pagar en el resto de países de donde sacan los beneficios. De esta forma se impide que la Hacienda estatal recaude anualmente unos 5.000 millones de euros, que impiden por ejemplo, atender las necesidades sanitarias y de educación.

Deben de saber que Jean Claude Juncker ocupa su puesto gracias al voto de los conservadores y socialistas ¡Qué casualidad!

En nuestro país, ante la posibilidad de un cambio político, el ultraconservador presidente del Bundesbank ya nos anuncia catástrofes financieras si no votas bien. Estamos viendo día sí y día también, como se ataca con todo lo que se puede, incluso con invenciones, para intentar impedir un cambio electoral, que también les va a ellos y a nosotros tan mal. A lo largo de la historia de España, vemos como el bipartidismo y la alternancia placentera del poder, es una de las causas del retraso crónico que padecemos respecto a otros países.

Como ven, e irán viendo con más intensidad tal como vayamos acercándonos a los procesos electorales y las encuestas no encajen en los intereses electorales de las elites, veremos cómo se acentúan las declaraciones para provocar miedo e intentar encauzar el voto a sus intereses políticos, que no son otros que mantener el bipartidismo.

¿Por qué usan el miedo como arma electoral? ¿Es ético y moral usarlo como arma electoral? ¿Qué responsabilidad tiene la prensa en estas prácticas?

Hoy en la sociedad española, para nuestra tristeza, hay muchísimo miedo y explotar esto por parte de las elites tiene el objetivo de réditos electorales para sus intereses de clase. Le importa un bledo el mal que producen socialmente, ni en el daño que infringen es las personas y en sus libertades. Después lucen de ser adalides de la libertad.

Pediría a todas las personas que vayan a ejercer el voto, que lo hagan con total libertad, que no se dejen influenciar por los poderosos, porque sus intereses no son los suyos. Voten con dignidad. La dignidad es en muchos casos nuestro único patrimonio, procuremos que no nos lo quiten también.

Al votante miedoso