Nuevatribuna

Leopoldo López, Nasser Zafzafi, Santiago Ebee, Ramón Esono…

En Marruecos y Guinea Ecuatorial se están produciendo auténticos atentados a los derechos humanos y, sin embargo, no aparecen estos hechos ni en la agenda política ni lógicamente tampoco en la informativa

En esta España nuestra, llama poderosamente la atención el extraordinario interés mostrado por las principales fuerzas políticas y la mayoría de los medios de comunicación públicos y privados por la defensa de la democracia en Venezuela. Incluso desde el ámbito jurídico apareció "Un manifiesto de juristas por los derechos humanos en Venezuela-Libertad para Leopoldo López". Su redacción surgió del gabinete de abogados Cremades & Calvo Sotelo. Se sumaron políticos de postín: Felipe González, José María Aznar, Marcelino Oreja, Alberto Ruiz Gallardón, José María Álvarez del Manzano, Juan José Lucas, Fernando Álvarez de Miranda, etc. A este caso podemos aplicar la relación inversa. Cuanto más interés mostraron por la defensa de la democracia en Venezuela, menos por su defensa en otros lugares, como por ejemplo en Colombia o México, Honduras. Los derechos humanos tienen una dimensión universal. El filósofo, que ejerce de periodista, el colombiano Oscar Guardiola Rivera señaló  “Me pregunto si quienes están circulando el 'manifiesto de juristas por los derechos humanos en Venezuela-Libertad para Leopoldo López" estarían dispuestos a extender su argumento a los casos de Francisco Toloza y Húber Ballesteros en Colombia-".

No me voy a detener en las razones, al ser conocidas por cualquier ciudadano medianamente informado, de este repentino y altruista interés por todos los acontecimientos políticos de Venezuela. Lo que sí quiero fijarme es en Marruecos y Guinea Ecuatorial, donde se están produciendo auténticos atentados a los derechos humanos, y sin embargo no aparecen estos hechos ni en la agenda política ni lógicamente tampoco en la informativa, y cuando lo hacen de una manera marginal, ya que la mayoría de la prensa está al servicio del gobierno de turno. En relación a este servilismo de los grandes medios de comunicación, me parecen muy oportunas las reflexiones del periodista argentino Horacio Verbitsky "Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Criticar todo y a todos. Echar sal en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa, que del lado bueno se encarga la oficina de prensa".

Nasser Zafzafi

En Marruecos se están cometiendo todo tipo de atropellos a los derechos humanos para apagar las revueltas del Rif, que no son nuevas en las relaciones tensas con el poder central. El 28 de octubre de 2016, los rifeños salieron de nuevo a la calle indignados por la atroz muerte de Mojcín Fikri. Este joven vendedor de pescado de la ciudad de Alhucemas moría aplastado dentro de un camión de basura, en un acto de desesperación para evitar la confiscación de su mercancía. Desde entonces, el movimiento de contestación rifeño, HIRAK, no ha cesado de presentar sus justas reivindicaciones económicas y políticas. Uno de sus líderes, Nasser Zafzafi (en la imagen), un parado de 39 años, denunció a un Gobierno regional títere del Majzén-el régimen político marroquí- la corrupción, el clientelismo político, de los abusos de las autoridades, de la pobreza y la marginación que sufre el Rif. Su detención, y otros miembros del HIRAK, no han conseguido paralizar un movimiento reivindicativo de carácter político. Los procedimientos del gobierno de Marruecos son antidemocráticos, auténticos atentados a los derechos humanos. Además el Estado español todavía no ha reparado el Gernika amazigh o el Gernika rifeño, bombardeos realizados por el ejército español  entre 1923 y 1927 con gas mostaza sobre la población civil del Rif, pese a su prohibición por el tratado de Versalles de 1919.  La Asamblea Mundial Amazigh se dirigió al rey de España, al jefe del Estado, en el año 2015 pidiendo que tuviera la sensibilidad suficiente como para asumir que existe una deuda pendiente, que todavía sigue vigente. Y otra deuda de España con el Sahara occidental, por lo que debería buscar una solución aceptable para su libre determinación, como así pidió el exsecretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, en 2016. Mientras no se repare, todo español debería estar avergonzado.

Santiago Ebee

En Guinea Ecuatorial impera el régimen dictatorial de Teodoro Obiang. Lo que no impide que el pasado 12 noviembre se verificara un simulacro de elecciones con los resultados siguientes, que hablan por sí mismos. El gobernante Partido Democrático de Guinea Ecuatorial (PDGE) obtuvo el  98,11 % de los votos. El partido opositor Convergencia para la Democracia Social de Guinea Ecuatorial (CPDS) rechazó el escaño de senador ofrecido por el presidente del país, Obiang (en el poder desde 1979), al considerar fraudulentos los comicios legislativos. Por otra parte  Santiago Ebee Ela (en la imagen), dirigente del partido político Ciudadanos por la Innovación (CI), de 41 años de edad, detenido el día 2 de enero, murió recientemente por torturas en la comisaría central de policía de Malabo, popularmente conocida como Guantánamo. Además el dibujante y activista ecuatoguineano Ramón Esono Ebalé sigue detenido por su novela gráfica La pesadilla de Obi, muy crítica con Teodoro Obiang y con la situación socioeconómica de Guinea Ecuatorial. Lleva ya 5 meses preso en la cárcel Playa Negra, conocida como Black Beach, lo que ha provocado una protesta de la Comisión Africana de Derechos Humanos.

En Guinea Ecuatorial, Bono le dijo a Obiang "Es muchísimo más lo que nos une que lo que nos separa"

Para entender este vacío informativo sobre lo que ocurre en Marruecos o Guinea Ecuatorial, quizá puedan servirnos unos hechos recientes. Me pareció sorprendente que el mismo día de febrero de 2011 de la caída del dictador, Hosni Mubarak en Egipto, una representación diplomática española encabezada por José Bono, presidente entonces del Congreso de los Diputados, con parlamentarios del PSOE, PP y CIU y los consiguientes empresarios visitasen y agasajasen al dictador africano de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang, especialmente sanguinario. España a través de la ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, calificó de "histórico" que el pueblo egipcio hubiera tomado "las riendas de su propio destino" tras la marcha de Hosni Mubarak, ya que "facilitaría una transición más rápida hacia la democracia"; y a la vez declaró que la visita a Guinea Ecuatorial es "un viaje bueno para los intereses de España".

En Guinea Ecuatorial, Bono le dijo a Obiang "Es muchísimo más lo que nos une que lo que nos separa". Es cierto, el idioma, pero también el petróleo y los intereses comerciales. España es, tras Estados Unidos y China, el tercer socio comercial del país africano. En 2009 España vendió a Guinea un montante de 194 millones de euros en maquinaria, automóviles, bebidas y material eléctrico. Ese mismo año, España importó productos de Guinea por valor de 458 millones de euros, básicamente petróleo y derivados. Hoy están allí empresas españolas: Unión Fenosa (con una participación del 5% en el consorcio de explotación de gas natural 3G Guinea Gas Gathering), Repsol (se adjudicó en 2009 los derechos mineros sobre un bloque de exploración), y Enbasa (dedicada al envasado de agua, vino y refrescos y que posee la principal planta industrial agroalimentaria del país). Acertó de pleno hace ya 100 años el Conde Romanones: "Buscar el fundamento de las amistades internacionales en la afinidad de las razas, en la identidad de la sangre y del lenguaje, es una falacia engañosa. Todo lo antedicho sólo sirve como tropos para los juegos florales. En la política exterior sólo tienen primacía los intereses".