#TEMP
domingo 29/5/22

Siempre IU

Momento difícil el que vive Gaspar Llamazares. Porque quien conozca a IU sabe las dificultades que tendrá para que entren en razón los concejales de Mondragón. A lo peor, tampoco Llamazares tiene hoy la autoridad suficiente para poner orden en una organización que no se ha distinguido precisamente por su disciplina.Tal vez habría que considerar cuáles fueron sus orígenes para entender estas dificultades. IU no es un partido.
Momento difícil el que vive Gaspar Llamazares. Porque quien conozca a IU sabe las dificultades que tendrá para que entren en razón los concejales de Mondragón. A lo peor, tampoco Llamazares tiene hoy la autoridad suficiente para poner orden en una organización que no se ha distinguido precisamente por su disciplina.

Tal vez habría que considerar cuáles fueron sus orígenes para entender estas dificultades. IU no es un partido. Era en origen no digo que ahora- un lugar de encuentro surgido en momentos muy significativos y que tuvo su gloria y su razón de ser. IU no ha evolucionado. Pero, en teoría, sigue siendo espacio en el que se encuentran gentes e ideas muy diversas, a veces, sólo unidas por un sentimiento anti PSOE o anti PP.

Y que conste que tiene razón Gaspar Llamazares. No se puede sostener un gobierno municipal que calla ante la sinrazón, ante la muerte, ante la sangre. Debería bastar la vida de Isaías para que cualquier ser humano se levantara protestando, se rebelara contra el asesinato, contra el atentado a la esencia de la Humanidad. Lo demás son excusas que a nada llevan. Ganas de justificar lo injustificable.

No puede seguir siendo cómplice el silencio. No puede ser el silencio un arma asesina. Los concejales de IU tienen que decir con quién está. Y hoy, ahora, allí sólo se está con la vida o contra la vida. Se está con la libertad o con el miedo. Se está con la pistola o con la mano abierta.

No es verdad que IU no tenga mecanismos de expulsión. Los tiene. IU expulsó de sus filas a organizaciones regionales enteras. A lo mejor no formalmente, pero sí “desafectándolas” por utilizar un lenguaje muy vinculado a la política. Y eso, al final, da igual. Porque lo que cuenta ante el ciudadano es la reprobación pública, el dejar claro que determinadas actitudes no son compartidas, son repudiadas y rechazadas.

Llamazares ya ha expulsado a los concejales que prefieren estar con la muerte. No importa que sigan utilizando sus siglas. Si algo debe de quedar claro es que en el alma democrática de IU no cabe la muerte ni el asesinato.

Hay que leer los versos del inmortal Vallejo:

Al fin de la batalla,
y muerto el combatiente, vino hacia él un hombre

y le dijo: "¡No mueras, te amo tanto!"
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.
() Entonces todos los hombres de la tierra

le rodearon; les vio el cadáver triste, emocionado;
incorporóse lentamente,
abrazó al primer hombre; echóse a andar...


Para poder avanzar, para echarse andar, hay que decir: No te mueras, te amo tanto. Y abrazarse a él, a la víctima, a Isaías, todos los hombres de la tierra.

Siempre IU
Comentarios