#TEMP
viernes 27/5/22

La corrupción cerca al Partido Popular

NUEVATRIBUNA.ES - 13.4.2010Hoy por hoy, no se sabe como afectará todo el tema de la corrupción al Partido Popular ante los procesos electorales pendientes.Si hiciéramos caso de las encuestas conocidas hasta la fecha, la verdad es que más bien poco.
NUEVATRIBUNA.ES - 13.4.2010

Hoy por hoy, no se sabe como afectará todo el tema de la corrupción al Partido Popular ante los procesos electorales pendientes.

Si hiciéramos caso de las encuestas conocidas hasta la fecha, la verdad es que más bien poco. Los encuestados muestran una gran indignación (incluidos aquí los votantes del Partido Popular) pero eso luego no se traduce en cambios importantes en la intención de voto, que se mantiene prácticamente incólume con una fidelidad digna de mejores causas.

Todo lo revelado del caso Gürtel, tras el levantamiento del secreto del sumario, pone los pelos de punta. Ver y comprobar en manos de qué clase de personas han estado o están algunas administraciones causa profunda indignación. Y ver la pasividad y la falta de decisión del líder del principal partido de la oposición para enfrentarse a sus militantes y cargos imputados y acusados de corrupción produce, además de inquietud, también un gran sonrojo.

Porque, ¿Cómo se puede pretender que se está capacitado para gobernar España cuando no se es capaz ni de gobernar su 'casa', ni de echar a los acusados e imputados de corrupción del seno de su propio partido?

Esta incapacidad del señor Rajoy para actuar y cortar por lo sano con autoridad es lo que ha acabado por convertir el “caso Gürtel” y todo lo demás que le va creciendo últimamente al PP, (Matas y Baleares, incluyendo el pago de la propia fianza de Matas, reunida en unos pocos días, a pesar de serle requeridos tres millones de euros) en un grave problema político del Partido Popular.

Y es que no vale con decir (como hacen los dirigentes del Partido Popular al unísono) que el PP no se ha lucrado de la red Gürtel ni de la corrupción cuando su hasta “ayer” tesorero, varios alcaldes que ejercían el cargo cuando se conocieron los hechos, tres diputados autonómicos de Madrid, un Diputado en el Congreso… aparecen todos ellos como imputados y con serios indicios de participación en la trama montada por Correa, cuando además de existir pruebas de que se dedicaron a enriquecerse personalmente, se desprende que con los “ingresos irregulares” han pagado actos electorales de algunas campañas del Partido Popular.

Y por si no eran suficientes los problemas y las implicaciones, le estalla lo del ex presidente balear Matas, fuera de la trama Gürtel, pero en sí mismo todo un lodazal de corrupción que ha llevado a que le impongan tres millones de euros de fianza desde los tribunales, y que conecta su caso con la financiación de la última campaña electoral del imputado en las islas.

¡Tremendo! La verdad es que no tiene nombre. Y mientras, en el Partido Popular, mirando al cielo a ver si escampa. ¡Qué bochorno!

No, en política no debiera esperarse a que un juez dicte una sentencia para apartar a los acusados de corrupción.

Ante imputaciones por corrupción, cualquier político, sea del partido que sea, debiera ser apartado y dado de baja de inmediato preventivamente y a la espera del resultado de la investigación. Lo demás no está sirviendo de nada. La machacona pretensión de que la presunción de inocencia exime de tomar medidas, a la que una y otra vez viene recurriendo el PP, solo está sirviendo como una terrible coartada para los imputados, algo que se parece mucho a una lacerante impunidad durante los muchos años que suelen durar, por desgracia, los procesos.

El Partido Popular y su presidente Rajoy están ahora mismo en medio del huracán que su falta de diligencia ha ido dejando crecer. Pero el problema, no nos engañemos, es de bastante más largo alcance. Salpica muy seriamente a la actividad política y a los partidos: hoy de unos, ayer de otros y mañana de cualquiera que tenga poder y decisión sobre las adjudicaciones. Y la verdad es que una buena parte del personal empieza a estar bastante harto de todo este lodazal interminable, en el que acaba saliéndoles rentable a los corruptos de todo pelaje pasar por la cárcel y quedarse con una buena parte de lo robado.

No, no es ninguna casualidad, que las últimas encuestas estén mostrando que los partidos políticos son percibidos por los ciudadanos como el tercer problema de los españoles. Alguien debería empezar a reflexionar sobre a dónde se llega por ese camino.

Martín Landa - Sindicalista.

La corrupción cerca al Partido Popular
Comentarios