domingo. 26.05.2024

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

Hay noticias que pasan desapercibidas para el gran público, pero que sin embargo, chino chano, van configurando una nueva realidad en las formas de producción y de abastecimiento de energía en las empresas y hogares españoles.

Sistemas de instalación de paneles solares compartidos para diferentes domicilios o el cambio de consumo de energía de una empresa de tamaño mediano no ocupan primeras páginas de los periódicos, pero son granos de arena que generan cambios profundos en el largo plazo del consumo energético y del abastecimiento de materias primas.

Conseguir disminuir la emisión de CO2 a la atmósfera o consumir menos energía fósil no son eslóganes de una lista de reivindicaciones. Son necesidades reales que tenemos los humanos para hacer sostenible el planeta en las próximas décadas. Los avisos de científicos de todo el mundo van calando, quizás más despacio de lo que debieran, en la conciencia colectiva.

Me ha llamado la atención una información facilitada por la agencia de noticias europa press indicando que una empresa situada en la ribera de navarra ha instalado nada menos que 3.907 paneles solares en las naves donde producen alimentos tan habituales en nuestras mesas como salsas de tomate, albóndigas,espárragos o bacalao al pil-pil.

Una empresa de energía Quantica Renovables y otra alimentaria, IAN, han unido sus fuerzas para acometer esa importante remodelación en una fábrica rodeada de huertas y grandes extensiones de verduras de todo tipo, cercana a la desembocadura del rio Arga en el río Aragón.

Informan que este cambio evitará la emisión de 10.579 toneladas de CO2 a la atmósfera en los próximos 25 años, lo que equivale a la plantación de la nada desdeñable cifra de 40.787 árboles.

Comentan asimismo que esta actuación se encuentra enmarcada en la Agenda 2030 de la ONU, tan denostada y criticada por los negacionistas del cambio climático que se muestran insensibles o rechazan de plano problemas reales como el aumento de temperatura en el planeta o las desoladoras sequías que padecen muchos países.

Su director de las plantas de Villafranca y Cadreita Aitor Itoiz ha manifestado que "gracias a este importante proyecto, seguimos nuestro camino hacia el autoconsumo en nuestras plantas de producción, contribuyendo así a la reducción del impacto medioambiental". "La sostenibilidad es fundamental en cada uno de los procesos que llevamos a cabo para nuestros procesos productivos y, además, es el modelo de trabajo de nuestras fábricas en particular y de Grupo IAN en general para contribuir en la protección del planeta. Como empresa que busca llevar a cabo su crecimiento siendo responsable y sostenible, trabajamos en iniciativas como esta que nos ayudan a contribuir en la eficiencia energética siguiendo el camino hacia la economía circular".

Si las empresas asumen que deben contribuir entre sus objetivos estratégicos a "la protección del planeta" sin duda es una buena noticia que se debe valorar entre otras cosas por lo que supone de ejemplo para el resto del sector en que se mueve así como para las empresas de otros sectores de producción.

3.907 paneles fotovoltaicos instalados en una empresa agroalimentaria de Villafranca...