#TEMP
domingo 22/5/22

Jornada de lucha mundial por el trabajo decente

Para el 7 de octubre la Confederación Sindical Internacional, que agrupa a sindicatos de 155 países de todo el mundo, ha convocado una “Jornada Mundial por el Trabajo Decente”. Es la primera gran convocatoria sindical mundial para reivindicar el trabajo decente, es decir para que los derechos sociales, sindicales y humanos sean plenamente respetados en el entorno laboral.
Para el 7 de octubre la Confederación Sindical Internacional, que agrupa a sindicatos de 155 países de todo el mundo, ha convocado una “Jornada Mundial por el Trabajo Decente”. Es la primera gran convocatoria sindical mundial para reivindicar el trabajo decente, es decir para que los derechos sociales, sindicales y humanos sean plenamente respetados en el entorno laboral.

Una jornada de movilización en defensa del derecho al trabajo, de la dignidad del trabajador, por “un trabajo decente y productivo en condiciones de libertad, equidad, seguridad y dignidad humana”, que es así como la Organización Internacional del Trabajo define el “trabajo decente”.

Una jornada de movilización mundial que pretende ser una llamada de atención, un grito para reivindicar un modelo económico socialmente justo y avanzado, en el que los derechos sociales y laborales no sean concebidos como un estorbo, tal y como vienen sosteniendo las viejas y fracasada tesis neoliberales.

Una jornada que reivindica otro modelo de globalización capaz de superar el actual modelo que ha generado la gran crisis financiera internacional, que está lastrando a la economía real, y que tiene que saldarse con un cambio de modelo económico, con la regulación los mercados financieros, con un mayor protagonismo de las políticas públicas.

Una globalización donde el sindicalismo tiene un papel importante que jugar en la organización y defensa de los trabajadores y trabajadoras. Una defensa que en muchos lugares del planeta pasa por luchar contra distintas formas de trabajo abusivo, forzoso o en condiciones de explotación inhumanas y en otros la lucha es contra la precariedad, los bajos salarios, las nuevas formas de discriminación, la prolongación de jornada, y la ausencia de seguridad en el trabajo. Todos ellas formas de trabajo indecente.

En Europa la lucha es contra la Directiva sobre tiempo de trabajo, aprobada por los Ministros de Economía y Empleo de la Unión Europea, ampliando la jornada máxima legal semanal hasta las 65 horas, una Directiva impulsada por sectores conservadores y neoliberales que no solo supone un alargamiento abusivo de la jornada, sino una injerencia intolerable en la Negociación Colectiva.

En definitiva el 7 de octubre los trabajadores de todo el mundo nos manifestaremos para reclamar una sociedad, donde el trabajo infantil, la explotación, y la muerte de trabajadores no tengan cabida, donde el trabajo decente es la apuesta básica e irrenunciable para avanzar en la defensa de los derechos humanos, sociales y sindicales en unos lugares, y de defensa y ampliación de conquistas en otros.

Rodolfo Benito Valenciano
Presidente de la Fundación Sindical de Estudios y miembro de la Ejecutiva Confederal de CC.OO.

Jornada de lucha mundial por el trabajo decente
Comentarios