#TEMP
miércoles. 17.08.2022

El vómito al poder

NUEVATRIBUNA.ES - 26.10.2009No pocas veces el polvo que levantan las trifulcas impide calibrar en su medida la trascendencia de las palabras que las generan. Por ejemplo, entre guantazo en la mandíbula y patadas en salvas sean las partes de ‘aguirristas’ y ‘gallardonistas’, bandas que dejan a los ‘mods’ y a los ‘rockers’ a la altura de unos catequistas aun por desflorar, late mucho más que el desahogo de un vicealcalde.
NUEVATRIBUNA.ES - 26.10.2009

No pocas veces el polvo que levantan las trifulcas impide calibrar en su medida la trascendencia de las palabras que las generan. Por ejemplo, entre guantazo en la mandíbula y patadas en salvas sean las partes de ‘aguirristas’ y ‘gallardonistas’, bandas que dejan a los ‘mods’ y a los ‘rockers’ a la altura de unos catequistas aun por desflorar, late mucho más que el desahogo de un vicealcalde. Estamos, nada menos, que ante el alumbramiento de la corriente after punk del Partido Popular. Lo que viene a ser el vómito al poder.

Al parecer las maniobras de Espe en Cajamadrid le producen a don Manuel Cobo los mismos efectos que la ingesta desaforada de kalimotxo. Es posible que, entre gente fina y de posibles como son, sea menester cambiar la litrona por una sidra El Gaitero (Môet Chandon en etapa precrisis) pero, por lo demás, la disputa hace buena aquella máxima que rezaba ‘para qué vamos a discutir si lo podemos solucionar a hostias’. Perdón por el exabrupto, pero visto el paisaje camorrista, uno ya se considera uno más de la pandilla.

Don Manuel lo siente sobremanera por el trato que le están dando a don Rodrigo. Es normal que ande desvelado por un futuro laboral tan incierto. No debe ser agradable estar sin saber si uno tiene que sellar la cartilla del paro o, por un casual, te llaman de la oficina del Inem para presidir Cajamadrid. Acaso pueda parecer raro que esto pase, pero quién nos iba a decir que para Reyes el Gobierno nos iba a regalar una bombilla para la casa y un ordenador para el nene y aquí estamos con los zapatos en el alféizar y sin pegar ojo.

Digo yo que, de cuajar el nombramiento, o Rato deja algún cargo o en vez de llevar tarjetas va a tener que llevar un contenedor con cartulinas. Desde la multiocupación de Nacho Cano a los teclados no se conocía cosa igual. Tal y como está la cosa en la entidad financiera da canguelo hasta ir al cajero. Uno no sabe si, además de no darte el recibo, alguien te va a dar un bofetón. Este por Nacho (González no Cano) y este por Rodrigo. Yo, desde mi proverbial modestia, propondría una tercera vía de consenso. Sin ir más lejos (y menos sin furgón) nombrar para este ansiado cargo al Dioni. Te roba como todos los bancos pero, por lo menos, echas unas risas y además canta de pena.

Aun no se ha aclarado si el vicealcalde hablaba en su calidad de poseído o de entrevistado. Lo digo por si es eximente a la hora de sancionarle. Menudo disgusto le van a dar a Cobo si le castigan sin pasar por la sede hasta la próxima Semana Santa, fechas de penitencia propicias para volver. Gallardón, que con su Manolo es muy de ve tú, ve tú que a mi me entra la risa, ya le ha mostrado su total respaldo. Faltaría más.

El alcalde no dice lo de las ganas de ‘potar’ porque es de un refinado que hasta disecciona el pollo asado con un bisturí para no cogerlo con las manos, pero por falta de ganas no habrá sido. Después del sofocón de Río 2016 lo que le faltaba al estadista incomprendido. Al final nos lo cabrean y nos soterra el aeropuerto. Todo sea por tener más obras.

Germán Temprano es escritor y periodista

JAULA DE GRILLOS

El vómito al poder
Comentarios