<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
jueves. 02.02.2023

El juez 'bocazas'

NUEVATRIBUNA.ES - 29.12.200911 de febrero de 2009: "La mujer de 30 años que falleció presuntamente apuñalada por su marido en Sevilla recibió 12 cuchilladas, varias de ellas mortales de necesidad. (...) La mujer se había negado a acusar a su asesino en el juicio que se celebró en el año 2006 y declaró a la juez que vivían juntos "sin ningún problema". Cristina M.R.
NUEVATRIBUNA.ES - 29.12.2009

11 de febrero de 2009: "La mujer de 30 años que falleció presuntamente apuñalada por su marido en Sevilla recibió 12 cuchilladas, varias de ellas mortales de necesidad. (...) La mujer se había negado a acusar a su asesino en el juicio que se celebró en el año 2006 y declaró a la juez que vivían juntos "sin ningún problema". Cristina M.R. había interpuesto dos denuncias contra su marido, ambas archivadas porque la agresión se produjo sin testigos y porque la víctima no las ratificó ante el juez".

15 de mayo de 2009: "Carmen Rosa Dorta Hernández, la mujer que fue hallada muerta en su casa de Agua Dulce el pasado martes, sufrió un largo calvario en la intimidad de su hogar. Esa tragedia comenzó en los días de la luna de miel, cuando su ex marido le propinó la primera paliza de consideración. El problema de los malos tratos se prolongó durante algo más de una década, es decir, mientras convivió el matrimonio".

19 de septiembre de 2009: "Gabriela Rocío Prado, la joven ecuatoriana que fue encontrada muerta en su domicilio después de ser estrangulada, había sufrido malos tratos continuos por parte de su marido en los seis años que llevaban de matrimonio, pero a pesar de ello no había orden de alejamiento contra..."

28 de diciembre de 2009: "El Juzgado de Instrucción número 3 de Huelva ha decretado prisión sin fianza para el joven de 21 años de nacionalidad cubana e identificado como R.M.T. que supuestamente acabó con la vida una mujer colombiana de 42 años con la que compartía piso en la calle Federico Molina de la capital onubense. Los hechos sucedieron el día de Navidad..."

Sin ánimo de ser pesada, creo que estos ejemplos escogidos al azar son una muestra suficientemente explícita de la violencia que se ejerce contra las mujeres por un exacerbado y machista sentido de la propiedad, en unos casos, o por un desequilibrio mental, en otros, pero con un denominador común en casi todos ellos: la ausencia de denuncias por parte de la mujer-víctima y su asunción resignada del rol de saco de boxeo del marido o compañero maltratador.

Frente a este panorama, no me parece que sea exagerado tildar de "atentado contra las mujeres" las declaraciones del juez de Sevilla Francisco Serrano cuando aseguró que "miles de hombres son detenidos por denuncias falsas" a la luz de una normativa inspirada en la "dictadura" del "feminismo radical". Pero lo peor de todo es que cuestionaba la Ley contra la Violencia de Género aprobada en 2004 por "discriminatoria" porque, según él, dice que la mujer, "por ser mujer, es inferior al hombre" en la relación de pareja y, el hombre, por el hecho de serlo, ejerce sobre la misma una relación de "poder y de dominio". La ley, siempre según este juez, margina a la mujer.

Independientemente de las virtudes o defectos jurídicos de la norma, lo que sí resulta desproporcionado y peligroso es sembrar dudas sobre la protección que puede brindar a un colectivo que, por desgracia, sigue mostrándose reacio a acudir a instancias judiciales, aún a costa de la propia vida, por miedo o por desconfianza.

Cierto que también hay hombres maltratados. Pero son los menos. Les guste o no, las cifras están ahí y demuestran que los hombres matan más que las mujeres. Con ocasión de la polémica en torno al juez Serrano, el Consejo General del Poder Judicial ha recordado el informe correspondiente al año pasado: en 2008, de las 121 muertes que se produjeron por violencia doméstica, 90 eran de mujeres y 31, de hombres. De las mujeres, 75 fueron asesinadas por sus parejas o ex parejas (violencia de género) frente a seis hombres, de los cuales uno fue asesinado por otro varón, su ex novio.

La magistrada al cargo de la Sección 27 de la Audiencia Provincial de Madrid, especializada en violencia sobre la mujer, María Tardón Olmos, también ha llamado la atención sobre el "problema" que supone generar en la opinión pública "la idea de que se están produciendo muchas denuncias falsas y que los informes del CGPJ no se ajustan a la realidad, porque además de ser absolutamente inexacto, crea inseguridad en las víctimas" y puede desincentivar las denuncias. Y el presidente de la Audiencia Provincial de Alicante y coautor del informe del CGPJ, Vicente Magro, ha recomendado: "Si las víctimas nos ven seguros y unidos denunciarán y tenemos que transmitir esa seguridad, porque si bien se producen unas 160.000 denuncias por violencia de género anuales, los informes del Instituto de la Mujer estiman que podrían darse unos 700.000 hechos de maltrato cada año, lo que supone que hay un paquete importante de mujeres que no se atreven a denunciar".

Podemos estar o no de acuerdo con estas declaraciones, pero los datos cantan. Y es en este panorama en el que se han producido las declaraciones del juez Serrano. Lo menos que se le puede pedir es que reflexione antes de poner patas arriba el esfuerzo que las instituciones están haciendo desde hace años para extirpar el cáncer de los malos tratos tanto de los hombres como de las mujeres. Y que sea menos bocazas.

El juez 'bocazas'
Comentarios