#TEMP
jueves. 11.08.2022

Carbón, señor González

Señor presidente de la Comunidad de Madrid, eso es lo que le han traído los Reyes Magos. Por favor, compártalo a partes iguales con Esperanza Aguirre. Además, hace bien en no culparla de la herencia recibida, de las medidas que está tomando. Aguirre nos puso en deriva económica, social y política, pero usted como buen alumno ha consolidado ese rumbo y nos lleva además hacia un clima de total asfixia democrática.

Señor presidente de la Comunidad de Madrid, eso es lo que le han traído los Reyes Magos. Por favor, compártalo a partes iguales con Esperanza Aguirre. Además, hace bien en no culparla de la herencia recibida, de las medidas que está tomando. Aguirre nos puso en deriva económica, social y política, pero usted como buen alumno ha consolidado ese rumbo y nos lleva además hacia un clima de total asfixia democrática. No quiere que la sociedad madrileña se manifieste, tachan a los profesores de vagos, a los médicos de cosas peores, despiden a los profesionales de Telemadrid, no dejan asistir a los plenos de la Asamblea. Señor González, en política no todo vale y la sociedad madrileña quita y pone a sus dirigentes. Incluso, aunque hace muchos años que los socialistas gobernamos la Comunidad de Madrid, sus compañeros populares han llegado a decir a estas alturas que medidas que se toman hoy son consecuencia de aquella gestión socialista. Cuando los socialistas, que de la mano de Rafael Simancas pudimos volver a gobernar si no llega a ser por el juego sucio, perdimos la confianza de los votantes en la Comunidad de Madrid, la situación era muy diferente: Telemadrid era un medio con grandes series e informativos de calidad, Madrid era motor económico y no fábrica de parados como ahora, la Educación y la Sanidad eran verdaderos referentes: la situación era muy diferente. Ahora se está esforzando por aniquilar todos esos logros, y entregarlos en forma de negocio como regalo a amigos y amigas para que lo gestionen, cuando ni siquiera ha sabido evaluar los efectos en los presupuestos, aunque sí que tiene claro el objetivo, que es la degradación de servicios sociales y dejar esquilmado el estado de bienestar, haciendo negocio de todo. Sus diputados, con una mano votan a favor de dar facilidades al empresario que quiere construir Eurovegas, y con la otra votan un recorte en educación, aprueban el Copago, privatizan hospitales, ponen trabas a la aplicación de la Ley de Dependencia y, sobre todo, causan mucho dolor a las familias y nos alejan de la salida a la crisis.

Carbón, González, y no del dulce, sino amargo. En la política no todo vale, lo que está haciendo son verdaderos cambios ideológicos. Todo es mejorable y los socialistas nunca estamos cerrados a reformar, pero siempre para mejorar, lo mismo que siempre estamos dispuestos a asumir errores, con humildad. Porque somos la alternativa de Gobierno y muchos ciudadanos deseamos ver a Tomás Gómez como presidente. Señor González, en las crisis como en las guerras, cuando se sale de ellas hay gente que sale mucho más rica y está gobernando para esos ricos, que con su ayuda lo van a ser mucho más. Cuando los socialistas gobernemos lo haremos para todos, pero sobre todo pensando en los humildes y en quien más lo necesite. Mientras, estaremos al lado de la gente y en sus reivindicaciones. Señor González, quédese el carbón, y tenga por seguro que los socialistas nos esforzaremos porque los ciudadanos no pierdan la sonrisa. El trabajo mano a mano con la ciudadanía se consolidará con un cambio de Gobierno regional más pronto que tarde. Como oposición y cuando llegue el momento como Gobierno, ese diálogo y contacto con la ciudadanía no lo perderemos. Los socialistas no conformarán un Gobierno como el actual, que a todo pone precio y que incluso si pudiese privatizaría y vendería una sonrisa.

Carbón, señor González