#TEMP
sábado 21/5/22

Andalucía

El triunfo de la Democracia frente a las agencias demoscópicas. Otra vez el electorado andaluz ha ridiculizado a las agencias y sus encuestas. Otra vez Andalucía ha vuelto a poner de manifiesto la sabiduría de sus gentes. Otra vez Andalucía ha reiterado su condición de progresista y de centro-izquierda. Y otra vez los andaluces y andaluzas han expresado su sentimientos y voluntad clara y han enviado un mensaje nítido y contundente.

El triunfo de la Democracia frente a las agencias demoscópicas. Otra vez el electorado andaluz ha ridiculizado a las agencias y sus encuestas. Otra vez Andalucía ha vuelto a poner de manifiesto la sabiduría de sus gentes. Otra vez Andalucía ha reiterado su condición de progresista y de centro-izquierda. Y otra vez los andaluces y andaluzas han expresado su sentimientos y voluntad clara y han enviado un mensaje nítido y contundente. No quiere que gobierne la derecha. Este es el mensaje.

Ojala que las dos formaciones a las que va dirigido ese mensaje sepan interpretarlo correctamente y abandonando maximalismos, sectarismos y posiciones extravagantes, que de todo hay en las dos, sepan buscar los caminos que conduzcan al encuentro y den satisfacción a esa voluntad mayoritaria del pueblo andaluz, que no es otra que gobierne la izquierda y que a pesar de las muchas dificultades existentes, bueno será que todos sean conscientes de ellas, y otras que se inventaran, se puedan desarrollar políticas que se diferencien de las que aplica la derecha. No será fácil pero hay que encontrar formulas y estas deben ser transparentes y pedagógicas, tanto para las que puedan desarrollarse como para aquellas que queriendo llevarlas a cabo se haga imposible por los obstáculos que impone el mundo en el que vivimos. Este es el reto de PSOE e IU en Andalucía.

El PSOE ha salvado la debacle que les pronosticaban las encuestas, e IU ha crecido notablemente. Pero nada de esto es nuevo en esta tierra, ya ocurrió en otro tiempo de nuestra joven Autonomía, (94-96). En Aquella ocasión IU se equivocó al interpretar el mensaje del electorado que era el mismo que el de ahora. IU se equivocó y bien que lo ha pagado durante un largo periodo de tiempo, 16 años, ojala que en esta segunda ocasión y oportunidad acierte.

IU ha obtenido una buena cosecha de votos y ha doblado el número de parlamentarios. Ahora es una fuerza necesaria, imprescindible para el gobierno de la izquierda. Es importante que IU se sepa así y que lo sepan los demás, que lo sepa el PSOE. Pero tan importante es saberse necesario e imprescindible, como que su fuerza reside en tener 12 parlamentarios y que la otra fuerza, también necesaria e imprescindible para el gobierno de la izquierda, cuenta con 47, esta es la justa medida y el valor de la izquierda, cada uno con lo que tiene por voluntad de los electores. Este valor de la aritmética parlamentaria también hay que interpretarlo correctamente, porque ese es el veredicto de los andaluces y andaluzas. En aquella legislatura del 94-96 no se interpreto así y las consecuencias para IU fueron nefastas.

Muchos de esos votos de crecimiento de IU son prestados, sería un error no reconocerlo así, y ese voto prestado tiene también un mensaje claro, darle utilidad desde una posición de izquierda. En la medida que se de satisfacción a ese mensaje, ese préstamo puede convertirse en un voto más contante, la utilidad de ese voto puede fidelizarlo a IU, este podría ser un objetivo de esta formación y pienso que fácilmente alcanzable si se logra acertar y que esos votantes vean que su voto tiene la utilidad que pretendían en el momento que lo depositaban en las urnas.

Pero también el PSOE como fuerza mayoritaria de la izquierda tiene que saber interpretar y ser consciente que si se quiere gobernar en izquierda es imprescindible el concurso de IU, y es el PSOE por ser el mayoritario al que le corresponde poner mayores dosis de humildad y generosidad, orillando cualquier atisbo de rigidez, maximalismo y sectarismo que pudieran arruinar la voluntad y los deseos de la mayoría de los votantes andaluces.

Lo dicho, ojala que acierte el PSOE e IU en la interpretación del mensaje y podamos tener cuatro años de gobierno de izquierda estable, independientemente de la formulación que se elija para esa necesaria estabilidad de gobierno, en coalición o mediante pacto para la investidura y de legislatura, las dos formulas darían satisfacción a lo que mayoritariamente han dicho los electores de Andalucía. Habría una tercera que podría consistir en apoyos puntuales, pero esa no sería tan estable y podría estar sometida a vaivenes poco deseables con la derecha siempre al acecho.

Si yo pudiera elegir optaría por el gobierno de coalición, pero seguro que existen otras opiniones dentro de las formaciones concernidas tan legítimas y respetables como la mía. En cualquier caso, lo importantes es que todas esas opciones son a día de hoy perfectamente posibles, probables y deseables, porque con cualquiera de ellas se cumpliría con el mandato mayoritario de este pueblo sabio que se llama Andalucía.

Andalucía
Comentarios