<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
jueves. 18.08.2022

Ideologías trasnochadas (una carta)

Dice el diccionario: trasnochar, pasar uno la noche, o gran parte de ella, sin dormir. El participio pasado es trasnochado...

Dice el diccionario: trasnochar, pasar uno la noche, o gran parte de ella, sin dormir. El participio pasado es trasnochado. O sea, el que ha pasado la noche sin dormir. Haber trasnochado era sinónimo de haberse divertido, de estar junto con otros amigos, quizá de haberse enamorado. Estar trasnochado es diferente. Tiene otra acepción, la de anticuado o pasado de moda. Lo que me lleva a pensar que quien está pasado de moda y no duerme una noche porque se ha ido de juerga está doblemente trasnochado.

El presidente del Gobierno español ha dicho en Sevilla, donde se trasnocha bastante, sobre todo en primavera y verano por la cosa del calor, el buen tiempo y los azahares, que lamenta que tantos políticos se hayan puesto las anteojeras de las ideologías trasnochadas. Dejemos las anteojeras, que significa  para el diccionario cada una de las piezas que tapan lateralmente los ojos de una caballería para que no vea por los lados, sino de frente, o sea que está refiriéndose a los diputados que se le opusieron en el debate de la nación como caballerías, mulos, bestias de carga. Es decir acémilas.

No pasa ná. Pero hay que ver lo de las ideologías anticuadas. Lo importante es reparar si están o no a la moda, aunque este hecho posiblemente depende mucho del gusto de cada uno. No sabría yo decir, por ejemplo, si la ideología católica está trasnochada, o sea es anticuada y pasada de moda. Antigua sí que es, y demodée un poquito, admitámoslo. No digamos nada las fotos de la conferencia episcopal. Pero posiblemente para nuestro presidente del gobierno el catolicismo y el confesionalismo es algo in como se decía un tiempo ya pasado de moda. No hay más que ver el proyecto de ley de interrupción del embarazo en el que se proyecta la ideología de una confesión religiosa como norma de estado, o la implicación de la cúspide del poder judicial en un acto confesional de nombramiento de príncipes de la iglesia.

Hablar de la moda como uso o costumbre que está en plena vigencia y se sigue de forma pasajera es más ajustado, porque parece que la ideología en plenitud durará poco al frente del gobierno, aunque cada día que pasa es más letal, como todas las españolas – y españoles – sabemos.

A lo que vamos, que no ha sido un comentario aceptable. Y sigo con los paralelismos.

La ideología ha trasnochado porque ha recorrido tiempos de oscuridad y de silencio sin dormir, siempre alerta y divertida. Está pasada de moda porque quieren que las personas que trasnochan no puedan hacerlo. Hoy nos obligan a todos a dormir y callar por la noche, es un nuevo tiempo de silencio que se opone a que nos comamos la noche hablando y riendo, sin temor de estar en la calle. Hoy pretenden aletargar las ideas, hacerlas dormir durante una noche larga y gris con las ventanas cerradas, para ni siquiera poder oir las flatulencias y las toses de los vecinos.

Y así nos va.

Ideologías trasnochadas (una carta)