sábado 04.04.2020
¿Me acompaña a descubrirla?

Jaca, una pequeña ciudad coqueta

Jaca, una pequeña ciudad coqueta

Jaca es una pequeña ciudad en la zona pirenaica de Aragón. Siempre ha tenido una función administrativa y militar al estar muy cerca de la frontera francesa. Lugar de encuentro de la gente de montaña y zona veraniega por excelencia.

Destaca sobre todo por su catedral pero y les aconsejaría que no dejarán de ver el museo diocesano donde descubrirán el arte románico y no pueden de dejar de ver la Ciudadela.

¿Me acompañan a visitarla?


LA CATEDRAL

Es una de las construcciones más características y antiguas del románico español. Comenzó a construirse casi al tiempo que la de Santiago de Compostela en el último cuarto del siglo XI como sede episcopal y cabeza del Reino de Aragón por iniciativa del rey Sancho Ramírez, que había obtenido el vasallaje vaticano tras su viaje a Roma en el año 1068, a resultas del cual se le concedió la sede episcopal. ​

Las fechas de la construcción no están claras, se pueden distinguir en ella dos etapas. Una primera, podría estar situada entre los años 1077 y 1082 que corresponde al reinado de Sancho Ramírez y el obispado de su hermano, el infante García; y una segunda entre los años 1104 y 1130, que es corresponde con el reinado de Alfonso I el Batallador y Esteban de Huesca como obispo.

jaca-11

La Catedral está construida con piedra sillar. Tras comenzar la construcción y hecha la planta del edificio románico inicial, poco a poco se añadieron dependencias que eran necesarias para llevar a cabo la vida capitular.

La maestría con se edificó este templo, muestra su refinamiento con el que fueron labrados los capiteles de las columnas de las dos portadas, la ventana exterior del único ábside original conservado y el gran Crismón de la puerta principal demuestran que fueron obras de auténticos maestros.

En los inicios del siglo XVI se incluyen algunos añadidos, como las bóvedas de las naves laterales, del gótico tardío, y las portadas de las nuevas capillas de San Sebastián, San Agustín, Anunciación y Santa Ana. 

Posteriormente, en el Renacimiento, se añaden las capillas de San Miguel y de la Trinidad, ambas en el año 1572. Fue en el año 1598 cuando se construye la bóveda de la nave central y se abren ventanales en ella.

Se termina la construcción del retablo en el siglo XVII y se emprende la reconstrucción del claustro, que es sustituido por el actual barroco, terminado a finales de dicho siglo. En este mismo periodo se construye la capilla de Santa Orosia, que es el principal elemento barroco del templo. También a finales del XVII se sustituye el ábside románico y se erige uno nuevo, decorado con pinturas de Manuel Bayeu entre los años 1792 y 1793.

El edificio conserva la estructura y configuración románica, con planta basilical, varios ábsides, y dos puertas de acceso (la de la Plaza de San Pedro, donde antiguamente había un monasterio homónimo, y la puerta meridional, que en el siglo XVI se dota de pórtico, vinculada a la plaza del Mercado, así como una cúpula.

jaca-10

De la cabecera románica primigenia, sólo puede apreciarse en adecuado estado de conservación el meridional, pues el septentrional se modificó en su superficie ya que se le añadió una vivienda. En este ábside meridional se localizan los elementos arquitectónicos que resumen el lenguaje característico de la arquitectura románica del camino de Santiago, que se difunde luego por toda la ruta compostelana: el ajedrezado que discurre en forma de imposta y las bolas, que están presentes en los soportes interiores.

En la fachada oeste de la catedral encontramos el atrio y la portada, cuyo arco de mayor radio, semicircular, enlaza con la nave central, de bóveda de cañón, del interior del templo.

En el tímpano de esta fachada, la principal de la catedral, se halla una pieza excepcional: el Crismón, símbolo de la monarquía aragonesa y con un claro carácter trinitario y penitente. Podemos encontrar un pórtico bastante grande. Este fue dañado por un rayo hace un siglo y es considerado un referente imprescindible en la simbología animal del arte románico.

El Crismón o monograma de Cristo, está flanqueado por dos leones, y en la base del tímpano está escrito:

"Si quieres vivir, tú que estás sujeto a la ley de la muerte, ven suplicando, rechazando venenosos placeres. Limpia el corazón de pecados, para no morir de una segunda muerte".

El león izquierda para el espectador, está con la boca cerrada y parece acoger de forma paternal a un hombre que atrapa una serpiente. Encima una inscripción aclara:

"El león sabe perdonar al caído, y Cristo a quien le implora"

Mientras el león de la derecha para el espectador, tiene la garganta abierta, enseñando los dientes y pisa a un oso y un basilisco. También presenta otra inscripción que dice:

"El poderoso león aplasta el imperio de la muerte".

jaca-9

En la fachada sur encontramos otro pórtico, realizado en el siglo XVI con piezas de otras partes del edificio, destacando los capiteles realizados por el maestro de Jaca.

En cuanto a los ábsides, solo se conserva del románico el que da al sur, ya que los centrales y norte, como ya ha sido comentado, fueron modificados en el siglo XVIII. En este ábside se puede apreciar la organización tripartita del muro tanto horizontalmente como en vertical, característica propia del románico jaqués extendida por otras construcciones del Camino de Santiago.

jaca-8

En la parte superior del edificio se halla una espadaña donde está el cuerpo de campanas de la Catedral, pieza que fue añadida en el siglo XVI.

La planta del templo es basilical de tres naves con cinco crujías, de las que la central es más ancha y alta que las laterales, permitiendo de este modo abrir óculos en el muro de la nave central y por encima de las laterales para iluminar su interior. Un elemento destacable de su interior es la alternancia de soportes circulares y cruciformes.

Las naves se prolongan hasta los tres ábsides semicirculares. De mayor profundidad el central, debido a la reforma llevada a cabo en el siglo XVIII, que trató de solucionar los problemas de humedad que tenía el templo. Esto permitió que se colocara allí el órgano y el coro, que están a los pies de la nave central y que se trasladaron al ábside, aunque el traslado se llevó a cabo en el año 1919. La zona del crucero se cubre con una singular bóveda semiesférica de planta octogonal sobre trompas.

El interior de esta original cubierta está reforzado con nervaduras formadas por grandes arcos de medio punto que bajan el centro de cada uno de los lados de la base octogonal en sendos canecillos de rollos de carácter mozárabe.

En época barroca se abrió la capilla de Santa Orosia, decorada con llamativas pinturas mostrando su vida, martirio y encuentro de su cuerpo.

jaca-7

Cabe destacar el claustro adosado al muro norte de la catedral, que forma parte del Museo Diocesano de Jaca, que es uno de los más destacados de España de pintura románica y que les recomiendo verlo para así poder entender mejor el arte románico. Se aprecian pinturas románicas del ámbito jaqués que se encontraban en iglesias de Navasa, Ruesta o Bagües.

La catedral de Jaca, además de ser referencia por su arquitectura, lo es en cuanto a su rica y variada decoración escultórica en capiteles, ménsulas, metopas, muros y basas.

Los capiteles, ménsulas y metopas reciben decoración figurada con escenas de la Biblia o incluso algunas fantásticas o de la vida cotidiana de gran calidad procedentes de al menos dos manos diferentes, mientras que en los muros o basas es más bien geométrica, bolas situadas en las basas o el conocido ajedrezado jaqués que decora gran parte del edificio.

Estos dos elementos originarios del arte románico jaqués se pueden apreciar a lo largo del Camino de Santiago, lo que muestra la influencia que ejerció a lo largo de esta ruta de peregrinación.

En la puerta lateral de la catedral se encuentra tallado el patrón de una unidad de medida denominada vara jaquesa, que era una medida de la época medieval equivalente a 77 cm. Esta unidad se utilizaba durante la Edad Media en el mercado ubicado en la plaza de la catedral para medir longitudes, y dicha unidad métrica fue usada en todo Aragón.

MUSEO DIOCESANO DE JACA

El Museo Diocesano de Jaca, inaugurado el 22 de agosto de 1970, se encuentra situado en las estancias que rodean el claustro de la Catedral​.

Desde la década de 1960 se van descubriendo en varias parroquias de la diócesis pinturas murales medievales; estas obras románicas y góticas se convirtieron, por su interés y singularidad, en el núcleo expositivo.

Tras su cierre en 2003 y una profunda reforma para aplicar el Plan Director de la Catedral de Jaca, fue reinaugurado el 9 de febrero de 2010. Ofrece más de 2.000 m2 de arte medieval en su máxima expresión. Sobresale la extraordinaria colección de pinturas murales originales de estilo románico y gótico. Sin duda este conjunto de frescos hace del museo jaqués uno de los mejores museos de pintura medieval del mundo.

Se muestra una interesante selección de capiteles, tallas de vírgenes y Cristos y rejas románicas. En la década de 1960 y 1970, la diócesis de Jaca sorprendió con la recuperación de varios conjuntos de pinturas murales pertenecientes a la época medieval.

jaca-6

Es sabido que las iglesias del románico no se daban por terminadas, mientras en su interior no estuvieran recubiertas de pintura sus muros, ábsides, bóvedas. Se trataba de ofrecer a las gentes que no sabían leer, en imágenes, toda la historia de la Salvación.

La planta inferior ofrece un programa expositivo basado principalmente en la pintura románica y gótica, que se muestra en el refectorio y la sala dedicada a las pinturas románicas de la iglesia de los Santos Julián y Basilisa en Bagües (Zaragoza).

Las pinturas de Bagües, realizadas entre 1080 y 1096, son consideradas como una joya única del arte románico europeo. Fueron sacadas de la iglesia por la familia Gudiol en el verano de 1966, siendo trasladadas al lienzo y recolocadas en sus talleres de Barcelona.

Posteriormente llegaron al museo de Jaca donde se construyó una sala que reproduce exactamente las mismas dimensiones de la iglesia de Bagües. Representa el conjunto de pintura mural más grande de España en estilo románico.

Debemos destacar también las pinturas románicas de la iglesia parroquial de Navasa. También el ábside de San Juan Bautista de Ruesta que presenta la cabeza del Pantocrátor, unas de las más importantes del museo.

La planta superior está dedicada al gótico y a la edad moderna, destacando entre toda la colección el frontal gótico del altar de la iglesia del Monasterio de Santa María de Iguácel.

jaca-5

En la planta baja se encuentran las salas correspondientes al claustro, torreta, refectorio, sala de Bagües, capillas claustrales y sala capitular, mientras que en la planta primera se localizan la sala del Secretum y, en la antigua biblioteca, la sala dedicada al gótico y a la Edad Moderna.

jaca-4La tradición museística de la Diócesis de Jaca se remonta a 1934, cuando fue inaugurado el Museo Románico diocesano, en el antiguo Monasterio de Benedictinas con la exposición del sarcófago de Doña Sancha.

LA CIUDADELA DE JACA

La Ciudadela de Jaca, llamada hasta el siglo XIX “Castillo de San Pedro”, es una fortaleza de origen italiano. Fue mandada edificar por Felipe II a finales del año 1592 tras los graves desórdenes acaecidos con la huida de Antonio Pérez, antiguo secretario del rey. Antonio Pérez invadió el valle de Tena con tropas procedentes del sur de Francia. De esta forma Jaca pasó a formar parte de la estrategia defensiva contra Francia, impidiendo el paso de los hugonotes a través del Pirineo.

Se encomendó su construcción al ingeniero italiano Tiburcio Spannochi. Declarado monumento histórico artístico desde el 28 de junio de 1951. Su diseño parte de la necesidad de responder eficazmente a los ataques de un ejército provisto de artillería por eso su planta es un pentágono regular.

jaca-12

Las obras comenzaron a mediados de 1592 y un año después ya estaban prácticamente terminados los trabajos del exterior, a falta del revestimiento con piedra sillar. En el interior se habían levantado los cinco cuarteles que albergarían a los trescientos hombres de la guarnición.

En el año 1613, bajo el reinado de Felipe III, se concluyó la portada de acceso. Sin embargo fueron más lentas las obras de excavación de los fosos y otros proyectos colaterales, que todavía continuaban en el tramo final del siglo XVII.

Sus ángulos están reforzados mediante cinco baluartes artillados y las defensas avanzadas disponen del correspondiente foso perimetral, caminos cubiertos, plazas de armas y glacis exterior.

Uno de los cuarteles de la Ciudadela acoge el Museo de Miniaturas Militares. Sus salas alojan una colección de 32. 000 figuras de plomo, que se exhiben en 23 escenarios temáticos que recrean batallas singulares en la historia de la humanidad.

jaca-2

La fortaleza tiene planta estrellada de cinco puntas y se conserva prácticamente intacta desde su construcción. Observa las características de una fortaleza de traza italiana, manteniendo todos sus elementos: fosos, baluartes, escarpas y contraescarpas, cuartales para el alojamiento de los soldados, polvorines, túneles……. 

El acceso se realiza cruzando el foso a través de un puente de tres arcos más un puente levadizo para acceder a la puerta del recinto, de traza herreriana de gran interés artístico.

En el interior, nos encontraremos con una gran plaza de armas también pentagonal, alrededor de la cual se articulan las dependencias de acuartelamiento y la capilla de la ciudadela que es la iglesia de San Pedro, que fue construida en el siglo XVII de estilo barroco con portada de piedra.

jaca-1

Jaca, una pequeña ciudad coqueta
Comentarios