martes. 28.05.2024

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

El lema socialismo o barbarie se hace realidad. El capitalismo se basa en la explotación del hombre por el hombre y obtener con ello más riqueza para la casta capitalista, no para el común.

Toda la acción política de la OTAN de la Unión Europea se basa en defender los mercados occidentales y la primacía de los capitales occidentales. La gran coalición de liberales, conservadores, neofascistas, ex comunistas, ex socialistas y verdes de los estados miembros de la OTAN, solo tiene un interés, defender los de sus élites y las riquezas de sus grandes fortunas. Todo lo demás es mentira. Además las falsedades y traiciones de los partidos que fueron de la causa del Trabajo, fortalecen a los nacionalismos reaccionarios, las extremas derechas y la cultura neoliberal. Abren la puerta a los jóvenes barbaros de las derechas. Los capitalistas a su vez necesitan unos autoritarismos fuertes, firmes y muy combativos. Financian a tipos como Milei, Trump, Ayuso.

Sin paz, no habrá posibilidad de intentar ser felices, vivir dignamente, ser iguales, defender el socialismo que transforme y reparta la riqueza

Ante este panorama hay que ser capaces de construir un nuevo programa que nos organice y vuelva a poner sobre la mesa, del debate del socialismo. El capitalismo no puede garantizar la paz porque necesita la guerra. En el resto del mundo, que es la inmensa mayoría del mismo, el capitalismo, se nacionaliza, basa su poder en su gran cantidad de materias primas, energía y producción de bienes y alimentos, territorio y población. El Sur cada vez está más organizado. Se libera de la tutela occidental poco a poco y con muchas dificultades, pero dentro del esquema del gran mercado mundial. Dos mundos-mercado chocan.

¿Porque Europa/UE la anglosfera e Israel necesitan la guerra? Vamos a ello brevemente: primero porque su globalización neoliberal ha fracasado y ya no existe, es pasado, afortunadamente. En segundo lugar porque es el mundo Sur-Global el que tiene la mayor parte de las energías, minerales, trigo e hidrocarburos, cada día más necesarios. La ventaja occidental es que el Sur Global todavía tiene grietas, dudas y elites corruptas en muchos casos pro-occidentales, aunque a su vez cuestionadas. En tercer lugar porque eso de que la UE, la anglosfera y la OTAN defienden la democracia no se sostiene. Es algo tan mentiroso que en su fuero interno ni los dirigentes políticos y empresariales occidentales, se creen. Es una mentira tan burda, que solo sirve para convencer a los incautos, desinformados o a las derechas reaccionarias y violentas. Finalmente no debemos olvidar en este panorama la actitud del estado de Israel no solo en cuanto a su ejercicio de colonización violenta contra Palestina y su genocidio en marcha, sino en su provocación constante contra Irán y su interés en provocar una guerra regional en todo el Oriente Próximo. Israel es un peón imprescindible para la política colonial e imperialista de la Anglosfera de forma muy especial. Israel es un enclave violento europeo imbricado por la fuerza en la zona.

Frente a la Anglosfera y la vieja Europa post colonial se alzan los nacionalismos de los antiguos colonizados, los nacionalismos irredentos de los ex oprimidos y saqueados, los nacionalismos anti-imperialistas. Respuesta lógica, pues el nacionalismo de clase y racista de los blancos occidentales judeocristianos es cada vez más violento, aunque su objetivo real es volver a ser potencias coloniales, de otra forma más moderna y práctica. Diferente. Lo que ocurre es que la globalización neoliberal, que era ese intento, ya fracasó. 

Así que la guerra es necesaria para mantener el tinglado supremacista. Vamos a ser claros, muy claros, no estamos ya en la tercera guerra mundial, gracias a la filosofía china, la paciencia de Irán y su saber matemático y la capacidad rusa de sufrir y seguir un liderazgo o las advertencias sinceras de las izquierdas de Brasil Colombia, Bolivia o Sudáfrica. Se hace necesario decir aquí, que mi observación es racional, arriesgada, no por simpatía o convencimiento, sino tras un análisis politológico de varios años de reflexionar. Y si el Sur Global en este momento es más fuerte económica y militarmente, es también más inteligente pues sabe que la guerra solo va a ser la destrucción.

Por tanto el asunto aquí es ver como se rescata el socialismo y lo primero es luchando por la paz. Paz justa en Ucrania, paz y fin de la colonización en Palestina, paz en el Sahara con su independencia y paz en las zonas de África enfangadas en guerras tribales herencia del colonialismo o fomentadas por el neocolonialismo. Un ejemplo de proceder occidental es Palestina masacrada al objeto de mantener el poder colonial europeo en medio del mundo árabe.

 Hemos de analizar seriamente cual es el papel que nos une a las izquierdas socialistas internacionales y nuevamente llegamos a la paz, la lucha contra el neoliberalismo, el neocolonialismo y las alianzas militares agresivas. La pobreza y la desigualdad galopante y una democracia falseada, prostituida, estafada. 

Hemos de ser capaces de analizar que necesitan nuestras poblaciones, las clases trabajadoras, la clase explotada mundial no la menestralía dominante. Por supuesto una es que la anglosfera se debilite y el imperialismo que los EEUU representan de forma palmaria se acabe. Ellos tienen un proyecto mundial y un sistema mundo que defender. La visión de su futuro se ve en las conclusiones de Davos. Los centros de poder financiero y la elites multimillonarias son el autentico poder en la Anglosfera y en la Unión Europea.

Los pueblos del Sur Global son nuestros hermanos. El miedo a los diferentes lo tienen ellos, nuestros amos occidentales. Nadie nos quiere invadir ni esclavizar, son nuestras élites las que nos quieren esclavas y encima consumidores y financiadores. Nosotras y nosotros no tenemos nada que ver con sus intereses.

Por eso falsean la historia, mienten con la realidad, inventan una nueva forma de ser personas y destruyen nuestras ideas, nuestros cuerpos, nuestros principios comenzado por la lucha de clases para enfangarnos en la lucha de identidades personales, nunca colectivas. Y claro ese relato nuevo, el Sur Global, los pueblos del Sur, no se lo compran. 

Sin paz, no habrá posibilidad de intentar ser felices, vivir dignamente, ser iguales, defender el socialismo que transforme y reparta la riqueza. 

El caos se apodera del mundo. Aparentemente, la barbarie desplaza al socialismo