martes. 16.04.2024

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

Niego la mayor, la Unión Europea no es una estructura democrática. La democracia que es la expresión institucionalizada de la soberanía popular, carece precisamente de eso, de soberanía y de representación popular, pues el Parlamento Europeo carece de competencias reales, no puede legislar y excepto la PAC destinada a destruir la agricultura europea y a favorecer a terratenientes y multinacionales de la industria alimentaria, es la única política sobre la que puede decidir. Luego en lo demás es otra tomadura de pelo, puesto que no elabora el presupuesto de la Unión.

Además la UE carece de soberanía y está ligada a los intereses de los EEUU y de la anglosfera, la férrea alianza EEUU y Gran Bretaña domina la UE a pesar de que ninguno de los dos está en la organización. La política exterior de la UE se basa en apoyar intereses de potencias anglosajonas, por tanto extra unión. Los dirigentes de la UE traicionan los intereses de los pueblos de Europa y su interés en este momento es tan solo la guerra con Rusia y no el libre comercio con el mundo y poder comerciar energía barata con Rusia. Que Rusia desea invadir Europa es decir la UE, es sencillamente mentira. La guerra de Ucrania ha sido además alimentada por los EEUU tras el golpe fascista del Maidan y la UE sin embargo paga los platos rotos y mantiene al estado fallido ucraniano. Pero como la UE es un negociado de la OTAN miente y hace creer a los pueblos de Europa que debemos ir a la guerra.

Ese “panquemado” amasado con verdes, populistas, woke, “soristas” y globalistas vuelve a asesinar a Jaures, a Rosa Luxemburgo, se burla de Kaustki, ignora a Pablo Iglesias Posse o se rie de Largo Caballero

La UE además apoya de forma mayoritaria al sionismo. Envía armas al estado de Israel para que este pueda seguir asesinando a mujeres, niñas y niños palestinos y acabar con la limpieza étnica científicamente preparada que los sionistas, ejecutan sin piedad ni oposición europea desde 1948, con excusas de mala conciencia. En realidad la UE, la OTAN y los EEUU necesitan un Israel violento, armado hasta los dientes y racista en medio del mundo árabe como primera trinchera contra Oriente cercano y África del Norte.

La UE tiene un estado en su interior que manda y manda mucho y es Alemania. Alemania es sionista o al menos lo son sus dirigentes y elites y combate al pueblo palestino con saña, además de desear la guerra contra Rusia en una fobia heredada de Adolf Hitler. Pero Alemania desea incluir a toda la UE en sus políticas exteriores y económicas, a pesar de que Alemania fruto de estas insensateces se dirige directa a la recesión, la crisis y la decadencia. Con su falta de visión los alemanes nos arrastran a todos los europeos al hundimiento y la pobreza.

La UE trufada de potencias ex coloniales incluido el Reino de España, cree tener un importante papel en el mundo. Otra ridiculez, es bochornoso pensar que un subcontinente que carece de materias primas, recursos naturales, que a destruido su agricultura y su industria y encima carece de ejércitos eficaces y bien armados, que es incapaz en caso de necesidad de reclutar fuerzas pues sus poblaciones carecen de capacidad de sufrimiento, disciplina y valentía, puede jugar un papel en el mundo, que no sea subsidiario de los EEUU y de su fuerza militar disuasoria.

Las “izquierdas” institucionales europeas abren la puerta a las derechas más extremas al apoyar precisamente y de forma perruna a la UE, hacer privatizaciones y consentir desmanes de la multinacionales

La UE se ha alejado del 70% de la tierra, al menos. Sin interlocución ante los BRICS, carente ya de influencia en África y con muy poca y residual en América Latina, se cierra las puertas de la primera potencia económica y militar del mundo que es China, dispuesta sin embargo a acuerdos con la UE. Rompiendo sus muy jugosas y necesarias relaciones económicas con Rusia. Europa/Unión se descapitaliza en beneficio de los EEUU y se suicida en beneficio de intereses extranjeros y/o extra europeos. Estamos gobernados por personajes carentes de razón, valores y valor.

Al objeto de practicar estas políticas y estar sometidos al capitalismo anglosajón, los europeos de la UE sufrimos censura, represión y auge de la extrema derecha trumpista, el fascismo y el nazismo. Porque la nueva y poderosa extrema derecha europea es pro EEUU y apoya el sionismo. Es decir los nuevos nazis son sionistas. 

Las “izquierdas” institucionales europeas abren la puerta a las derechas más extremas al apoyar precisamente y de forma perruna a la UE, hacer privatizaciones y consentir desmanes de la multinacionales, trabajar en beneficio de los bancos, el capital financiero y apoyar la guerra. La destrucción de los servicios públicos ha sido consentida por toda la mal llamada izquierda europeísta. Las teorías woke e importadas de Soros y sus fundaciones son hoy la ideología de estas fuerzas verdes, populistas “progresistas” identitarias, que no de clase y lo que incluye los ex socialdemócratas.

Ese “panquemado” amasado con verdes, populistas, woke, “soristas” y globalistas vuelve a asesinar a Jaures, a Rosa Luxemburgo, se burla de Kaustki, ignora a Pablo Iglesias Posse o se rie de Largo Caballero, enterrando su dignidad y su herencia. Nada que hacer. Los barrios y los campos olvidados de la UE han abandonado a esos mesocratas fracasados e incapaces de ilusionar. No tienen ideas y no se atreven a criticar el capitalismo, han enterrado a Marx y Engels y reniegan del feminismo, Jeremy Corbin u Oskar Lafontaine. Nada que hacer, la derecha avanza rampante antes estos corderitos y corderitas liberales. Encima muchas y muchos de ellos son corruptos.

¿Hay esperanza? Si. Comenzando por la capacidad de no callar y de poder exponer lo que realmente existe. Hay personas y no solo individualidades dispuestas a escribir esto y salir a las calles a defender las casusas de la paz, el salario o los servicios públicos, la democracia y la igualdad entre mujeres y hombres. Palestina libre y su resistencia valiente, la segunda descolonización de África, la lucha de saharauis, los pueblos de América del Sur o la creación de nuevos entes internacionales al margen de la Anglosfera nos bridan a mujeres, socialistas de izquierdas y sindicalistas de clase la posibilidad de reaccionar y poder hacer política. Porque hay que hacer política y podemos hacer política. 

La Unión Europea no tiene control democrático