martes. 28.05.2024

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

La amenaza de entrar en la III Guerra mundial es algo más que una frase hecha. 

La política de la OTAN ósea los EEUU, es de confrontación bélica y esto desde el estado español se observa muy claramente en tres hechos de mucho interés: el primero nuestra implicación en la guerra de Ucrania en una guerra no declarada legalmente pero que conlleva gastos inmensos nunca explicados y costoso traslado de tropas del exiguo ejército español a las fronteras con Rusia, desde luego no en “misión de paz”. En segundo lugar en la pasividad ante la limpieza étnica y el genocidio del pueblo palestino en Gaza y los asesinatos y violaciones constantes de los derechos humanos en la Cisjordania ocupada, nunca denunciados ni condenados por la UE en este reino de opereta más allá de declaraciones vacías, pues carecemos de soberanía. En tercer lugar con las maniobras del Reino de Marruecos en aguas españolas frente a las Islas Canarias que la monarquía alauita anhela anexionarse mientras los EEUU permiten esta esperanza, pues el gobierno de España y la oposición derechista son sus instrumentos y los controla vergonzosamente. 

Los presupuestos de defensa han aumentado exponencialmente y beben de muchas partidas diferentes del presupuesto

En Ucrania se vive una guerra desde 2014 propiciada por los EEUU y secundada por la OTAN con el concurso de Gran Bretaña, Alemania y Francia. Desde el golpe de estado del Maidan y la vulneración “otanista” de los acuerdos de Minsk, se provoca la guerra e invasión de Ucrania por parte de Rusia. Pero dicho muy claramente a Rusia no se le deja más opción que la guerra. Luego esta guerra y perdón por la reiteración del término, termina por envolvernos a todas y todos. La Europa Unión está en guerra con Rusia. España está en guerra y nadie la ha declarado. Al estar en una confrontación bélica, hay censura, mentira y descarada propaganda de todos los medios públicos y privados que desean implicar al pueblo en la contienda. Nadie en el Parlamento, nadie, pide cuentas de cuanto nos cuesta la aventura apoyando la anglosfera. Curiosamente en los EEUU si hay congresistas y senadores que exigen números, aquí ninguna ni ninguno. El silencio de los corderos.

El gobierno de España dice ahora que antes del verano va a reconocer el estado palestino, es decir dos estados, los sionistas con la parte del león de la Palestina histórica y los palestinos expulsados de sus tierras, colonizados y vilmente asesinados desde 1948, en la exigua franja de Gaza y en la Cisjordania ocupada, cuajada de colonias judías violentas y racistas que todos los días usurpan campos y tierras a sus habitantes, ante la pasividad mundial. Esto hace inviable el estado Palestino que Sánchez propone, es una falacia, una excusa, una mentira cobarde. Palestina no es viable sino recupera su integridad territorial y no logra recuperar lo que la colonización sionista le arrebató. El estado palestino solo puede ser, si lo es moderno, laico y multi-religioso con democracia y sin apartheid. El gobierno español tiene miedo al sionismo y es presa de su falta de libertad.

Nadie en el Parlamento, nadie, pide cuentas de cuanto nos cuesta la aventura apoyando la anglosfera. El silencio de los corderos

Otra faceta más de esta falta de soberanía es el caso de Canarias. Las maniobras de la armada real marroquí con fuego real y de larga duración apadrinadas y protegidas por los EEUU son una auténtica vergüenza nacional. Somos un estado incapaz de defender su propio territorio y que solo actúa en defensa de intereses extranjeros de la OTAN y los EEUU, son las Canarias una apreciada presa para el decadente imperio de los EEUU que necesita aliados fieles y bases militares donde situar a su cada día más obsoleta, pero peligrosa armada. Si Marruecos garantiza bases, ¿Por qué no permitirle hacerse con el archipiélago? Con la nueva de Mahón no tienen suficiente. España esta cuajada de bases y cuarteles españoles que albergan instalaciones extranjeras. El escudo antimisiles ha sido ampliado en Rota y nadie en el Parlamento ha dicho nada. Menos el PP y Vox los que falsa e interesadamente dicen defender a España, pero que jamás reclaman el final de la ocupación militar de los EEUU, mintiendo pues de sus objetivos reales no son otros que gobernar todavía más, para las elites.

El PP y Vox los que falsa e interesadamente dicen defender a España, pero que jamás reclaman el final de la ocupación militar de los EEUU

Para las trabajadoras y trabajadores que lean esto, ¿se puede decir que no va con ellos? Pues si va y mucho. Los presupuestos de defensa han aumentado exponencialmente y beben de muchas partidas diferentes del presupuesto. Más que van a aumentar, pues Europa ha fiado su futuro al triunfo electoral Biden y las izquierdas woke que van desde la cúpula del PSOE a Sumar más Podemos e IU están ligadas al globalismo y el Partido Demócrata de los EEUU a través de una maraña de fundaciones y por tanto nada van a reclamar y de hecho nunca lo hacen, todo lo más algún twuit para disimular, pero todos ellos incluidos los liberales europeos temen que gane Trump las elecciones y este caso, los gastos militares todavía serán superiores en la UE, vamos un papelón. Traducido, hay un solo ganador político las derechas más extremas. Ante esta realidad es de suponer que la disminución salarial, de servicios y la condición cada vez más precaria del empleo que ya solo el turismo sostiene, lo que nos convierte en un pobre país que desprecia su agricultura y a sus agricultoras y agricultores, desmátela su industria y liquida su economía productiva, destruyendo todos los servicios públicos y en esto Gobierno y real oposición coinciden, se debe esperar y proponer una reacción positiva y activa popular por acabar con el terror de un futuro incierto, por bélico y por haber apostado nuestras elites por el mundo colonialista en decadencia. 

Por eso es necesario, primero denunciar esta situación y en segundo lugar proponer un cambio real y luchar por recuperar la soberanía tanto del estado como la popular. 

Reflexiones contra el terror