domingo. 21.04.2024
Foto: Consejo Europeo
Foto: Consejo Europeo

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

El mundo no va a perdonar la capacidad destructora de los Estados que conforman la OTAN. En su mayoría antiguas o nuevas potencias colonizadoras desde el siglo XVI hasta nuestros, días dejando matanzas, robos de materias primas, esclavitud y sufrimiento cuando no aniquilación de pueblos colonizados como ahora sucede con Israel.

Esto conforma una visión del mundo como algo propio, en el que solo ellos son la “comunidad internacional”. Un mundo en el que si alguna potencia colonial y/o neocolonial interviene favoreciendo un golpe de estado, apoyando un sátrapa corrupto y sanguinario o comprando voluntades, nada ocurre, se tolera en esa cada vez menor fracción de la tierra. Afganistán o Irak fueron invadidos para imponer la democracia y han acabado huyendo los de la OTAN dejando a los talibanes en uno y dejándole bajo la influencia de Irán a Iraq. En Siria dijeron apoyar la primavera árabe y han acabado apoyando a los restos del ISIS. 

Los poderes imperiales e imperialistas se fundamentan no en una civilización superior, otro cuento, -que se lo digan a los aztecas-, sino en la fuerza y capacidad destructiva. Poderosas marinas de guerra, la caballería, o la invención de la ametralladora son piezas imprescindibles en las colonizaciones más modernas. Bases estratégicamente situadas a pesar sus independencias manteniendo fuerzas de control y/o ocupación están fallando hoy estrepitosamente en África

Las oligarquías locales son muy necesarias para mantener la influencia de los antiguos colonos. Hay por tanto un trasfondo de explotación, corrupción y lucha de clases liberadora en contra. No solo el nacionalismo.

Una Unión Europea que autodestruye su agricultura y su soberanía alimentaria, ha destruido su industria pesada, cerrado sus minas y acabado con la conciencia critica de la mayor parte de las generaciones jóvenes

Las oligarquías pueden ser y de hecho muchas son nacionalistas, es decir la nación para ellas. Pero a pesar de todo, en este momento vivimos un choque tremendo entre al menos dos visiones diferentes del poder y del reparto de la riqueza del mundo. Todo esto sin olvidar al aliado sionista cuya crueldad y nazismo está asombrando al sur global por la colaboración del Norte con el genocidio palestino.

Han surgido nuevas potencias militares y económicas. China posee mejor ejército que los EEUU ya. Rusia avanza en Ucrania y la lleva a una dura y cruel guerra de desgaste en la que están convirtiendo en chatarra a los tanques Leopard, Challanger o Abrams que eran invencibles. Claro europeos blancos, esos tanques están pensados para invadir países pobres y sin ejércitos modernos no para sufrir las estepas de Ucrania y recibir la leña rusa. 

Hasta ahora la OTAN solo ha conseguido convertir a Libia en un estado fallido, ser derrotada en Afganistán y todo hay que decirlo, proteger los intereses de dominio del capitalismo financiero asustando a potencias menores y sobre todo engañando y dominando a su propia población. Los habitantes del jardín europeo o de la jungla estadounidense viven en un mundo irreal que sus “media”, propiedad también del poder financiero les venden, cultivando su egoísmo. Por todo esto y porque el poder financiero si conoce de verdad en que mundo vivimos y su cada vez mayor aislamiento en el frente interno propicia la extrema derecha generando partidos y políticos neofascistas y trumpistas e ideando una nueva salida: el rearme, la vuelta a producir armas y convencer a sus pueblos de que la guerra es necesaria. 

Al frente de los gobiernos UE políticos liberales estúpidos y supremacistas liberales, insisto, incapaces como Macrón o socioliberales, progresistas woke y verdes belicistas más preocupados por imponer las ideas globalistas y queer de los EEUU y millonarios progres que por trabajar por la paz, el progreso y los intereses de la mayoría social a la vez que compran el discurso de la guerra y de la bondad sus “instituciones”. Así una Unión Europea que autodestruye su agricultura y su soberanía alimentaria, ha destruido su industria pesada, cerrado sus minas y acabado con la conciencia critica de la mayor parte de las generaciones jóvenes además de aplicar programas de estudios de bajo nivel que le interesan al sistema es decir una mayoría de personas incultas pero con títulos universitarios incapaces de darse cuenta de la falsedad en la que vivimos, trabajando –la UE- por intereses extra europeos que no por sus pueblos. 

Ante esto y con dificultades y fuertes contradicciones el Sur Global se independiza y se fortalece, expulsa a sus colonizadores o busca su propio camino. Cierto es que muchos estados del sur global están en manos de sus oligarquías nacionalistas o dictaduras de todo tipo, pero en las “democracias occidentales” siempre hay una ley mordaza a punto o una acusación de terrorismo a mano para impedir la libertad. Luego ninguna lección.

Este texto es políticamente incorrecto en la UE, pero por eso lo escribo y por eso desde la izquierda de clase y por el socialismo hemos de cuestionar el imperialismo y la propia Unión Europea

En la Unión Europea a parte de Robert Fico el socialdemócrata rebelde de Chequia, el único político consciente de la situación, nadie, nada. Mientras en otros continentes figuras como Ibrahim Traoré, Naledi Pandor, Lula, Petro, López Obrador o personajes con los que se puede estar en desacuerdo por sus posiciones políticas pero que saben lo que quieren, marcan la diferencia y emergen con fuerza. Nosotras caminamos hacía la decadencia más absoluta.

La solución es la tercera guerra mundial para el poder financiero internacional, Davos y la OTAN, y eso es el fin. Encima los ejércitos OTAN cada vez tienen más dificultades para completar sus reemplazos y reclutar a gente. Los jóvenes europeos ni se ven ni son capaces de aceptar la disciplina militar y no por pacifistas sino mayoritariamente por hedonistas, por incapacidad de disciplina y sufrimiento, completándose la falta de tropa con mercenarios extranjeros en todos los ejércitos occidentales. Por lo que las llamadas al rearme y a la guerra son más estúpidas todavía e indican la maldad intrínseca del capitalismo.

Habrá que recordar de nuevo, primero, que los EEUU nunca desde la segunda guerra mundial han ganado una guerra. Segundo, agradecer a China su paciencia y su carácter de potencia no agresora a pesar de ser ya la mayor potencia militar, de forma rotunda, si le sumamos al aliado ruso. El hecho de que Yemen pueda con las marinas de guerra de Gran Bretaña y los EEUU es toda una declaración de principios.

Se que este texto es políticamente incorrecto en la UE, pero por eso lo escribo y por eso desde la izquierda de clase y por el socialismo hemos de cuestionar el imperialismo y la propia Unión Europea. Lo hago desde una pluma libre.  

Donde entran la lían. El fracaso occidental