#TEMP
domingo. 26.06.2022
Gustavo Petro y Federico Gutierrez

El domingo 29 de mayo, Colombia realiza elecciones para elegir nuevo presidente y su vicepresidente, en medio de expectativas de cambios tras cuatro años de gestión del Centro Democrático, con Iván Duque, quien deja el cargo con un 67% de desaprobación.

Cerca de 39 millones de colombianos están invitados a participar en el proceso. Quedan registradas seis candidaturas, luego de que dos candidatos, Luis Pérez (Colombia Pensa) e Ingrid Betancourt (Partido Oxígeno Verde), se retiraran de la carrera electoral a falta de 15 días. Se habilitaron 27 misiones de observación electoral, tanto de organismos regionales —la Organización de los Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea— como de expertos, entre ellos Transparencia Electoral, el Consejo de Especialistas Electorales de América Latina (Ceela) y la Asociación de Órganos.

Elecciones Mundiales

Estas serían las elecciones más supervisadas internacionalmente en la historia del país, según el titular de la Registraduría Nacional del Estado Civil, Alexander Vega. El voto es impreso y opcional. Si ninguna boleta obtiene más del 50% de los votos el 29 de mayo, La 2da vuelta se realizará el 19 de junio y la toma de posesión está prevista para el 7 de agosto. La legislación colombiana todavía determina que los subcampeones tendrán un escaño garantizado en el Senado y la Cámara de Representantes.

Una encuesta de la empresa Atlas Intel, publicada el 20 de mayo, señala que para el 66% de los colombianos el principal problema del país es la corrupción. En segundo lugar se encuentran la pobreza y la falta de oportunidades, catalogadas como flagelos por el 12% de los encuestados.

Para ocupar la presidencia, según las últimas encuestas de opinión, se adelantan tres coaliciones. En el campo progresista, Pacto Histórico, de Gustavo Petro y Francia Márquez, lidera con alrededor del 40 al 41% de las intenciones de voto. A la derecha, dos alianzas se disputan un lugar en una posible 2da vuelta: la Selección de Colombia, con Federico Gutiérrez y Rodrigo Lara, quienes tienen alrededor del 27 al 30% de la preferencia; seguida por la coalición Liga de Gobernadores Anticorrupción, con Rodolfo Hernández y Marelen Castillo, con alrededor del 20%. Petro y Francia también aparecen como ganadores en una eventual 2ª vuelta con alrededor del 45% de las intenciones de voto frente al 41 y 42% de los opositores de derecha.

Pese a las amenazas, Gustavo Petro y Francia Márquez se mantuvieron al frente de los sondeos de opinión durante todo el proceso electoral en Colombia / Paola Mafla / AFP

Pacto Histórico

La dupla favorita para ganar las elecciones en Colombia representa una alianza de centroizquierda, que reunió a los mayores partidos de oposición (Colombia Humana, Polo Democrático Alternativo, Partido del Trabajo, Partido Comunista, Unión Patriótica, Comunes) y movimientos populares colombianos.

Petro es senador por Colombia Humana, participó en las elecciones presidenciales de 2018, ocupando el segundo lugar con el 25% de los votos, 14 puntos porcentuales detrás de Iván Duque.

En la boleta con Francia Márquez, abogada, líder comunitaria y exdiputada del Consejo Nacional por la Paz, Petro propone combatir el hambre, reactivar negociaciones de paz con sectores insurgentes, investigar casos de violencia contra líderes sociales y campesinos, reconocer el derecho al territorio de indígenas y quilombolas, así como diversificar la base económica del país, con una perspectiva de desarrollo sostenible.

El pasado fin de semana, el Pacto Histórico cerró su campaña con un acto multitudinario en la Plaza Bolívar, centro de Bogotá. “Este 29 de mayo es el grito por la libertad de Colombia. Sin miedo, sin miedo, con alegría y decisión escribiremos esta nueva página de la nación colombiana, somos un pueblo libre para construir la Colombia que queremos”, declaró Petro.

El Pacto Histórico también propone la creación de una comisión de investigación independiente, en alianza con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), para investigar la situación de violencia y los casos de falsos positivos: civiles asesinados por fuerzas de seguridad del Estado acusados ​​de formar parte de movimientos insurgentes.

Imagem

“Somos millones los que soñamos con un país en paz, donde podamos vivir con dignidad y con derechos garantizados. Por eso estamos tomados de la mano, para empezar a escribir juntos una nueva historia por Colombia el 29 de mayo. ¡Gracias Bogotá! ¡Gracias Colombia! !», escribió Francia Márquez.

El martes pasado (24), el Pacto Histórico publicó un llamado a la comunidad internacional para proteger el conteo de votos y enfatizar que solo los jueces electos de escrutar el voto.

“Hay una evidente intervención político-electoral del presidente, sus ministros y el comandante del ejército, alienación de los mecanismos de control, Fiscalía, Contraloría y Defensoría con el gobierno, mostrando la falta de garantías a la oposición”, denuncia el coalición.

Federico Gutiérrez, de la coalición derechista Equipe por Colombia, es segundo en las encuestas y busca jugar en octavos contra Gustavo Petro / Yuri Cortez /AFP equipo de colombia

Los órganos electorales deberían ser los encargados de escrutar el voto. “Hay una evidente intervención político-electoral del presidente, sus ministros y el comandante del ejército, alejamiento de los mecanismos de control, Fiscalía, Contraloría y Defensoría con el gobierno, mostrando la falta de garantías a la oposición”, denuncia la coalición .

Federico Gutiérrez, de la coalición derechista Equipe por Colombia, es segundo en las encuestas y busca jugar en octavos contra Gustavo Petro / Yuri Cortez /AFP equipo de colombia

La planilla encabezada por Federico Gutiérrez, exalcalde de la ciudad de Medellín, y Rodrigo Lara, exalcalde de la ciudad de Neiva, realizó su última actividad de campaña en la capital del estado antioqueño, en el Parque del Río. Con la promesa de frenar la amenaza del «populismo de izquierda», «Fico» Gutiérrez promete combatir la desigualdad social creando empleos y aumentando el flujo de producción en el interior del país, a través de vías férreas y fluviales. “Aquí los únicos que no son bienvenidos son los corruptos y los violentos. Hay que entender que hay 20 millones de colombianos que se mueren de hambre, es urgente hacer varios cambios, pero no podemos dar un salto al vacío, como en Nicaragua y Venezuela”, dijo Gutiérrez durante el acto final de la campaña.

Imagem

“Gracias Medellín, gracias Colombia. Ganemos la presidencia”, escribió el candidato presidencial en su red social. En oposición a la reforma de pensiones, defendida por Iván Duque, Gutiérrez promete aumentar el subsidio a los jubilados.

Según una encuesta de la empresa Atlas Intel, la mayoría del electorado que apoya a Gutiérrez tiene entre 45 y 65 años. A pesar de tratar de distanciarse del llamado uribismo —corriente fundada por el expresidente Álvaro Uribe Vélez, padrino político del actual mandatario—, la candidatura de Gutiérrez engloba a la mayor parte del sector tradicional de la derecha colombiana, con los partidos União pela Gente (PUG). ., Partido Conservador Colombiano, Partido Político Mira, los Movimientos, Colombia Adelante, País de Oportunidades y Creemos en Colombia. El partido de Iván Duque, Centro Democrático, no formó parte de la boleta, pero ya declaró su apoyo a Gutiérrez luego de que la candidatura de Óscar Iván Zuluaga no despegara.

La encuesta difundida por la empresa Atlas también señala que el 37,9% de los colombianos se identifican como antiuribistas, el 13,9% como uribistas, mientras que el 41,9% ni a favor ni en contra del uribismo. Desde 2002, con la primera administración de Uribe, hasta el momento actual, Colombia es gobernada por presidentes cercanos al uribismo. Aunque Juan Manuel Santos firmó los Acuerdos de Paz con las FARC-EP en 2016, antes fue ministro de Defensa de Uribe.

El actual presidente, Iván Duque, es considerado seguidor político de Álvaro Uribe Vélez. La Justicia Especial para la Paz (JEP) dice que hay evidencia de al menos 6.400 casos de falsos positivos durante los primeros seis años del mandato de Uribe como presidente y Santos como ministro de Defensa. Lea también: Colombia destituye a general del ejército tras revelación de negocios de narcotráfico “El sector representado por Álvaro Uribe Vélez puede estar en declive electoral, pero no está en declive en su rol frente a la derecha mundial, que ve en Colombia la plataforma para el control hegemónico del poder político [en la región]” , defiende la exalcaldesa de Apartadó y defensora de derechos humanos Gloria Cuartas Montoya.

Entre las propuestas centrales de Gutiérrez están la lucha contra la corrupción y la garantía de la seguridad en el país.

Rodolfo Hernández, de la Liga Anticorrupción, ocupa el tercer lugar en las encuestas de opinión para las elecciones presidenciales en Colombia / Jeison Gutierrez /AFP

Liga de Gobernantes Anticorrupción

En el tercer lugar de las encuestas, y también en el campo por la derecha, se encuentran el exalcalde de la ciudad de Bucaramanga, Rodolfo Hernández, y la bióloga Marelen Castillo. Con el lema «no robes, no mientas, no traiciones», la dupla apoya su campaña en la lucha contra la corrupción, como sugiere el nombre de la alianza, y en el hecho de que son una alternativa a la «vieja política».

La candidatura cuenta con el apoyo del Movimiento Cívico Lógica, Ética y Estética. Hernández es ingeniero civil y propietario de HG Construtora. Con un fuerte discurso contra los movimientos insurgentes, Rodolfo Hernández asegura que tuvo familiares secuestrados en el pasado por las FARC-EP y el ELN.

Durante su mandato como alcalde, fue suspendido por tres meses luego de agredir a un concejal opositor. A pesar de los antecedentes, el 58% de los colombianos dijo tener una evaluación positiva de Hernández, según una encuesta de la empresa Atlas Intel.

Montaje: Thales Schmidt. Fuente Brasil do Fato. Resumen Latinoamericano

¿Quiénes son los candidatos favoritos en las presidenciales de Colombia?