sábado. 02.03.2024
LOS INDIGNADOS TRASLADAN SU PROTESTA A LA PLAZA DE SANT JAUME

Mas justifica el "uso legítimo de la fuerza"

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, justificó que los Mossos d'Esquadra puedan utilizar la fuerza contra los violentos ante los altercados, el "caos" y la "indignidad" que se produjeron este miércoles en los alrededores del Parlamento catalán. La policía llevó a cabo varias cargas policiales.

Mas ha resaltado que en un país democrático, las fuerzas de seguridad "no están por la represión, sino por la seguridad", y que precisamente, tienen el monopolio del uso de la fuerza con la finalidad de garantizar la convivencia.

Ha pedido comprensión a la ciudadanía por si, fruto de la acción policial, acaban viendo escenas violentas contra los manifestantes a través de los medios de comunicación, y ha lamentado que se hayan "traspasado líneas rojas" con actos de violencia física y verbal contra los diputados.

Tras expresar su “defensa inequívoca de la democracia" y la condena más contundente a cualquier violencia, ha emplazado a los catalanes a que comprendan que la garantía de la seguridad e integridad del Parlamento catalán y de los diputados pueda "comportar que en algún momento pueda haber uso legítimo de la fuerza" por parte de la policía.

"Si fuese de este modo, pido comprensión al pueblo de Cataluña. A veces hay imágenes impactantes y duras, pero en cualquier democracia debe poder haber un uso legítimo de la fuerza" por parte del poder público, siempre cumpliendo la ley y sometida a los derechos y libertades que establece.

TRASLADAN SU PROTESTA A LA PLAZA DE SANT JAUME

Tras los altercados de la mañana, los indignados aprobaron  trasladar su protesta a la plaza Sant Jaume ante el Ayuntamiento y la Generalitat pero no sin antes dificultar la salida de los diputados del Parlamento catalán, y luego empezar una marcha hasta la plaza.

También aprobaron que la de este miércoles por la tarde fuera una protesta pacífica, y admitieron que entre los concentrados ha habido "reacciones violentas" por la mañana al bloquear el paso de los diputados al Parlamento catalán, aunque también han criticado la actuación de los Mossos.

Mientras algunos han considerado inevitable responder a las "provocaciones" de la policía, otros han abogado por hacer sentadas silenciosas y pacíficas ante los agentes.

Varios 'indignados' han presumido durante sus intervenciones de tener la capacidad de alterar los "parlamentos ilegítimos de terroristas", y han censurado que los Presupuestos catalanes -a debate este miércoles en la cámara- son un acto de violencia contra las clases populares.

Además, algunos han pedido que la Generalitat convoque un referéndum para que sean los ciudadanos los que deciden si avalan los recortes presupuestarios ante la crisis.

Uno de los momentos álgidos de la asamblea ha sido cuando un 'indignado' ha informado de que el presidente de la Generalitat y la del Parlamento catalán han tenido que llegar a la cámara en helicóptero: "No se han atrevido a pasar delante del pueblo", ha recalcado entre una ovación.

Han tildado de demagogos a quienes les acusan de antidemocráticos, y han avisado de que las movilizaciones de este miércoles son sólo un primer paso antes de "un septiembre caliente".

Se han fijado tres objetivos a corto plazo, aunque no se votan todavía en esta asamblea: parar los recortes presupuestarios, conseguir la dimisión del consejero de Interior, y promover la convocatoria de una huelga general.

CARGA POLICIAL

Mientras, los Mossos d'Esquadra han cargado contra un centenar de manifestantes que se concentraban frente a la puerta de acceso al recinto del Parlamento catalán de la calle Wellington, la única que permanece abierta al paso de vehículos, para permitir que salieran una quincena de vehículos policiales.

Los Mossos han avanzado el cordón policial, apartando a los manifestantes para crear un pasillo alrededor de las 16 horas, lo que ha generado momentos de tensión y algunos golpes de porra.

Tras la salida de los vehículos, los indignados han retomado la posición inicial frente a un nuevo cordón policial que les impide el paso, criticando a los Mossos por su violencia.

Mas justifica el "uso legítimo de la fuerza"