lunes. 04.03.2024

Unos 2.000 'indignados' bloquean los accesos al Parlamento catalán, ubicado en el Parque de la Ciutadella, complicando la entrada de los diputados al pleno de los presupuestos, que prevé serios recortes, ante un fuerte cordón policial compuesto por unos 400 agentes de la Brigada Móvil de los Mossos d'Esquadra y efectivos de la Guardia Urbana.

En la entrada por la calle Wellington ha habido algún tipo de negociación, pero los 'indignados' se han negado a dejar pasar furgonetas de los Mossos.

Los manifestantes, en actitud de resistencia pasiva, gritan consignas como 'No nos representan' y han cantado 'L'estaca', y han abucheado a trabajadores que entraban en el Parlamento catalán por la entrada de la confluencia de las calles Wellington y Pujadas.

Finalmente, el plenol ha empezado a las 10.15 horas, con quince minutos de retraso, respecto a la hora programada y cambios importantes en el orden del día.

Una parte de los escaños están vacíos, unos 70, porque los diputados van llegando poco a poco y una treintena había sido confinada en una comisaría cercana al parque de la Ciutadella, al no poder acceder por el bloqueo.

Ante las protestas de los 'indignados', se ha acordado a última hora pasar la sesión de control a las 16.00 horas, en lugar de las 10.00 horas, y se ha empezado la sesión con su tercer punto, una comunicación sobre las mesas de las comisiones y luego el debate de los presupuestos.

Han podido entrar al hemiciclo, entre otros, el presidente de la Generalitat, Artur Mas; el líder de la oposición, Joaquim Nadal; y algunos consejeros como Andreu Mas-Colell --que ha empezado con la primera intervención--, y el consejero Boi Ruiz. 

ACCESOS CERRADOS

Desde las 17 horas de este martes, el recinto del Parque de la Citadella permanece cerrado por decisión conjunta de la Consejería de Interior y el Ayuntamiento de Barcelona, y varios centenares de 'indignados' han dormido en el paseo Picasso y hacen resistencia pasiva para impedir el pleno de los Presupuestos.

Los primeros choques entre manifestantes y policía se ha producido en la confluencia de las calles Wellington y Pujadas, donde se acumulan decenas de personas frente a la barrera policial, y los Mossos ya han disparado sus escopetas y han dispersado en varias ocasiones a la multitud, que ha creado varias barricadas con contenedores en la zona.

Un fuerte policial conjunto con decenas de furgonetas de antidisturbios de Mossos d'Esquadra y Guardia Urbana están controlando toda la zona, y un helicóptero vigila desde el aire todos los movimientos.

Los manifestantes han cantado consignas como 'No pasarán', han llamado a una resistencia pacífica y han increpado a los Mossos por no llevar el número de placa visible en sus uniformes.

Cerca de 2.000 ‘indignados’ rodean el Parlamento catalán