#TEMP
lunes. 08.08.2022
ELECCIONES EN LA PATRONAL MADRILEÑA

“CEIM lleva diez años en caída libre”

El candidato a presidir la patronal madrileña, Hilario Alfaro, reitera, en alusión a Arturo Fernández que si él estuviera imputado no se presentaría a las elecciones.

hilario480
Hilario Alfaro, candidato a presidir la CEIM.

Nada puede cercenar más la libertad y el futuro de la empresa, que la connivencia con cualquier práctica corrupta

Empieza la cuenta atrás para las elecciones en CEIM que se celebrarán el próximo lunes, 24 de marzo. La contienda está reñida con los candidatos a presidir la patronal, Arturo Fernández e Hilario Alfaro, presidente de la Confederación del Comercio de Madrid (COCEM), a los que se suma otro aspirante en liza, el empresario Guillermo Marcos (UNIPYME), cuyo propósito de concurrir a estos comicios se ha conocido esta misma semana.

Hilario Alfaro presentó este miércoles en sociedad su candidatura. Lo hizo en el mismo escenario que Arturo Fernández, en el hotel Ritz de Madrid, invitado por Nueva Economía Forum y, al igual que su rival, tuvo invitados de excepción. Allí se dieron cita la alcaldesa, Ana Botella y su primera teniente de alcalde, Concepción Dancausa; el secretario general del PSM, Tomás Gómez, y otros dirigentes socialistas como el portavoz del PSOE en el ayuntamiento de Madrid, Jaime Lissavetzky, el diputado regional Antonio Carmona, o el diputado nacional Rafael Simancas. También acudieron los líderes sindicales de CCOO y UGT de Madrid, Jaime Cedrún y José Ricardo Martínez.

Se echó en falta algún representante de peso del Gobierno de la Comunidad de Madrid. En el desayuno de Hilario Alfaro el ‘plantón” fue de los aguirristas. En el de Arturo Fernández, los ausentes fueron los socialistas madrileños. De ahí que se ande diciendo estos días que el primero es el candidato por el que apuesta el Partido Socialista en Madrid. “Los del PP dicen que soy del PSOE, y lo del PSOE que soy del PP”, bromeó al respecto.

Pero Alfaro no quiso atender esas cuestiones y tampoco abrir más la herida respecto a su rival con el que estos últimos días ha tenido un encontronazo dialéctico importante a raíz del presunto fraude en los cursos de formación. Lo que sí reiteró, como ya hiciera en una entrevista en estas mismas páginas, es que, si estuviera imputado como Fernández, no se presentaría a las elecciones.

Nada se dejó al azar en su puesta en escena, en un acto al que acudieron empresarios, políticos y hasta algún actor, como Arturo Fernández, con el que el moderador del desayuno informativo bromeó aludiendo al ‘otro’ Arturo Fernández, ausente en el acto. Y si algo se midió con precisión fue la persona que Alfaro eligió para presentarle: Irene Villa, a la que calificó de “amiga” y exponente de los valores que él mismo desea poner como bandera en su candidatura, toda una “declaración de principios”, dijo: “el coraje, el espíritu de superación, la capacidad de sacrificio y al firmeza de las propias convicciones”.

Alfaro habló de la situación de crisis económica, política y social que atraviesa España y alzó la voz contra los intentos secesionistas de Cataluña y contra determinados sectores empresariales que no se han pronunciado, a su juicio, con la suficiente claridad en cuanto a la defensa de la unidad del país. “Solamente en las últimas semanas algunos están tomando conciencia de cuáles pueden ser las funestas consecuencias de dar alas al separatismo, y sesenta empresarios alemanes que operan en Cataluña han firmado un manifiesto oponiéndose al proceso, lo que deja en evidencia el hecho de que ninguna cúpula patronal haya sido hasta ahora, capaz de hacer lo mismo”, dijo. Tampoco dejó pasar la oportunidad de resaltar que si llega a la presidencia de CEIM, pedirá a los empresarios de Madrid que “no formen parte de ningún eje secesionista que, so pretexto de reivindicar que pagan a otras regiones más de lo que reciben, demanden privilegios fiscales o estatus de bilateralidad para sí mismos o para otras autonomías”.

Igual de contundente se mostró al defender una bajada de impuestos, sobre todo en lo que respecta a las cotizaciones sociales, poniendo como objetivo la creación de empleo en Madrid, con más de medio millón de parados, una situación por la que se comprometió a trabajar “hasta la extenuación”.

En cuanto a la situación de CEIM, Hilario Alfaro se mostró también muy crítico. Aseguró que los empresarios en general no se sienten “cercanos” a las patronales y reivindicó más independencia y menos interferencias políticas, más generosidad y menos protagonismo. A su juicio, la patronal madrileña “lleva diez años en caída libre” y “en franca decadencia” y pidió a los empresarios presentes en el foro que voten “sin miedo”.

El presidente de COCEM lanzó varios mensajes a la actual cúpula de CEIM por los “escándalos mediáticos” de los últimos tiempos:

“Nuestras organizaciones necesitan urgentemente reforzar su crédito ante sus representados, y la mejor manera de hacerlo es garantizar una trayectoria ejemplar en los elegidos.

La ejemplaridad conlleva tanto una voluntad permanente de transparencia como una renuncia expresa a cualquier cargo, contrato, licencia o concesión que pudiera empañar ese designio de independencia en el ejercicio del liderazgo empresarial.

Nada puede cercenar más la libertad y el futuro de la empresa, que la connivencia con cualquier práctica corrupta.

Debemos ser abanderados de la urgente regeneración social que nuestra comunidad y España reclama.

La unidad patronal, que un día se consiguió alrededor de la CEOE, contrasta con una resignada decadencia a la que nos hemos acostumbrado desde hace más de un lustro”.

Hilario Alfaro no sólo afeó la gestión del actual presidente de CEIM, también criticó al tercer aspirante Guillermo Marcos, presente en el desayuno, por anunciar su candidatura a última hora, lo que calificó como una “falta de respeto” hacia los otros dos candidatos que llevan trabajando meses en la presentación de sus candidaturas.

1.200 empresarios están llamados a votar una Junta Directiva formado por 200 miembros que serán los encargados de elegir posteriormente a la cúpula directiva. El complicado sistema de elección marcado por los Estatutos de CEIM y que ha sido criticado tanto por Alfaro como por Marcos, puede alargar el recuento de votos.

“CEIM lleva diez años en caída libre”
Comentarios