#TEMP
miércoles. 10.08.2022
PARALIZADOS LOS TRANSPORTES

Los griegos paralizan Atenas durante la tercera huelga general del año

Atascos kilométricos en la capital por el seguimiento masivo del paro por parte de taxistas y conductores de transportes.

Unos 3.500 policías se han desplegado para evitar incidentes.
Unos 3.500 policías se han desplegado para evitar incidentes.

Los trabajadores griegos han llevado a cabo este jueves una huelga de 24 horas para protestar contra las nuevas medidas de austeridad anunciadas por el Gobierno heleno y que ha paralizado el sistema de transporte de la capital, Atenas.

Unos mil miembros del grupo comunista MAS marcharon hacia el Parlamento al grito de "resistencia" y "la plutocracia debería pagar esta crisis" en el marco de las primeras protestas en el país desde junio pasado, cuando las manifestaciones casi diarias terminaron en sangrientos disturbios con la Policía.

Otros 6.000 estudiantes, algunos de ellos con banderas negras y máscaras antigás, y maestros se unieron a ellos en el exterior del Parlamento. En torno al edificio se desplegó un importante contingente de agentes antidisturbios.

Tanto los taxistas como los conductores de autobús, metro y cercanías han hecho huelga, por lo que los ciudadanos se han visto obligados a coger sus vehículos particulares, provocando atascos kilométricos y dejando a los turistas atrapados en los hoteles en el centro histórico de la capital.

"La situación es dramática, todas las calles principales están atascadas", ha señalado un responsable de la Policía de tráfico, que pidió no ser identificado. Por otra parte, los paros protagonizados por los controladores aéreos también han obligado a retrasar unos cien vuelos hasta cuatro horas mientras que decenas más han sido cancelados.

El Gobierno griego anunció ayer nuevas medidas para poder cumplir con los objetivos que le fijaron el FMI y la UE para concederle el paquete de rescate. Entre las nuevas medidas, además de rebajar las pensiones y de extender la subida del impuesto sobre inmuebles, el Ejecutivo anunció que pondrá en la "reserva" a 30.000 funcionarios este año, reduciendo su paga en un 60 por ciento y dándoles doce meses para encontrar un nuevo empleo o perder sus puestos.

"Esta es una política que no toleramos, no la queremos. Estamos en una continua, total y permanente oposición a la misma", ha señalado el presidente del sindicato GSEE, Yannis Panagopoulos, en declaraciones a NET TV.

Con la previsión de que la economía se contraiga al menos un 5 por ciento este año, después de desplomarse un 4,4 por ciento en 2010, y una tasa de paro del 16 por ciento en aumento, la mayoría de los griegos tienen pocas esperanzas de que las medidas ayuden al país a salir de la crisis.

"Estamos viviendo en el terror de perder nuestros empleos, nuestras vidas. Incluso si estas medidas son necesarias, no estamos siendo tratados como seres humanos", se lamenta Costas Andrianopoulos, de 32 años, que trabaja en el Teatro Nacional.

"Bajan nuestros salarios y nuestras pensiones y lo aceptamos, pero no creemos que nada más de todo esto sea bueno para el país. Nos sacrificaremos por nada, no podemos evitar el 'default', no tenemos ninguna esperanza", añade.

Los griegos paralizan Atenas durante la tercera huelga general del año
Comentarios