viernes. 23.02.2024
Trabajadores en unas viviendas en construcción
Trabajadores en unas viviendas en construcción

El grupo de las principales inmobiliarias españolas G-14 esperaba que las compraventas de viviendas se normalizarían con la llegada del segundo semestre del año, pero la caída del 34,8% en julio, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), evidencia según su presidente, Pedro Pérez, "una nueva situación de desplome generalizado del mercado" que va más allá de lo meramente coyuntural y a la que no se ve pronta solución.

Pérez mostró la preocupación de los promotores ante las perspectivas negativas que abre este nuevo dato. Según dijo, el G-14 ya contaba con un descenso global a lo largo del año de entre el 10% y el 15% tras el efecto corrector de la anticipación de las compraventas de viviendas para evitar la subida del IVA en julio de 2010.

Sin embargo, sobrepasado el ecuador del año "lo que se ve es que más allá de los factores coyunturales se está en una nueva situación de desplome generalizado del mercado".

Además, preguntado sobre si la reducción del IVA al 4% hasta diciembre en la compra de viviendas nuevas hará de contrapunto, Pérez aseguró que "no va a ser suficiente" para recuperar los niveles de operación del pasado año.

La razón es que los factores que están detrás del desplome --falta de financiación, malas perspectivas económicas y paro-- no remiten y "desgraciadamente eso pesa más en el ámbito del que tiene que tomar una decisión de comprar una vivienda que el que durante unos meses se pueda aprovechar de un IVA reducido".

"¿Quién va a comprar una vivienda si en su entorno está viendo que la gente está quedándose desempleada? Los que tienen un empleo blindado, que son unos pocos y que en su mayoría ya tienen vivienda", señaló en tono pesimista.

La compraventa profundiza su caída
Según los datos ofrecidos este lunes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la compraventa de viviendas cayó un 34,8% en julio respecto al mismo mes del año anterior, hasta un total de 28.391 operaciones, arrastrada por el descenso de las transacciones en la vivienda libre, que bajaron un 35,5%.

De esta forma, las operaciones de compraventa de viviendas profundizan su caída en el séptimo mes del año y caen por quinto mes consecutivo, ya que en junio retrocedieron un 22,9%, en mayo, un 18,3%, en abril, un 29,7% y en marzo, un 11,9%.

Dichos descensos se producen después de haber iniciado el año con tasas positivas, al haber registrado un aumento del 10,5% en febrero y del 19,6% en enero, mes en el que se rompió la senda negativa que el indicador había experimentado en los cuatro últimos meses del pasado año.

En tasa intermensual (julio sobre junio), la compraventa de viviendas experimentó un retroceso del 0,8%.

La compraventa de viviendas de segunda mano cayó en julio un 29,5% en tasa interanual, hasta 14.827 transacciones, mientras que la de viviendas nuevas retrocedió un 39,8%, con 13.564 operaciones en el séptimo mes del año 2011. Del total de operaciones, el 52,2% de las viviendas transmitidas por compraventa en julio fueron usadas y el 47,8% nuevas.

Las grandes constructoras descartan una recuperación de las ventas de pisos