martes. 23.04.2024

El Congreso no retocará finalmente el contenido del decreto ley para la reforma de la negociación colectiva. Pese a las exigencias de los nacionalistas catalanes y vascos, los socialistas contarán finalmente con la abstención del PP para convalidar la norma, que no se tramitará como proyecto de ley. Su convalidación, prevista para este jueves, salva así la llamada ‘ultraactividad’ de los convenios, defendida por los sindicatos y cuyo fin reclamaban, tanto los nacionalistas de CiU, como la patronal.

El Congreso de los Diputados ha ampliado hasta el jueves el plazo de enmiendas al proyecto de ley de reforma de la negociación colectiva, con lo que hace imposible concluir la tramitación parlamentaria del texto como proyecto de ley, según han indicado en fuentes parlamentarias. Este proyecto deriva del decreto aprobado por el Gobierno el pasado mes de junio.

El Ejecutivo salvó la convalidación de este decreto ley gracias a las abstenciones de los nacionalistas catalanes y vascos, con los que se comprometió a modificar la norma para introducir la prevalencia de los convenios sectoriales autonómicos y a negociar una "mayor flexibilidad interna" de las empresas, sin descartar tampoco cambios puntuales de los plazos sobre la 'ultraactividad' de los convenios, que se fija ahora entre 8 y 14 meses.  

Para ello, aceptó su tramitación como proyecto de ley, si bien el Congreso rechazó habilitar el debate durante el periodo extraordinario de julio y agosto --como sí se hizo el año pasado para la reforma laboral-- y fijó el primer plazo de enmiendas para el pasado sábado, día 10.

En su momento, el Gobierno justificó este retraso para poder negociar las enmiendas, tanto con los nacionalistas vascos y catalanes como con los agentes sociales. Eso sí, el decreto ley original entró en vigor desde el momento de su publicación en el BOE.

Sin embargo, la decisión del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de adelantar la convocatoria de elecciones generales al 20 de noviembre y disolver las Cortes el 26 de septiembre, complicó la posibilidad de que la norma pudiera tramitarse.

Abstención del PP

En las últimas semanas, la negociación con CiU y PNV se ha centrado en buscar fórmulas para introducir las modificaciones pactadas hace unos meses, si bien ninguna de ellas se ha concretado finalmente.

En este sentido, los nacionalistas presionaron con un posible voto en contra de la convalidación del decreto de medidas laborales aprobado por el Gobierno el pasado 26 de agosto y que irá al Pleno del Congreso este jueves.

Sin embargo, el PP ha decidido abstenerse en la votación de este decreto, que incluye la prórroga de las ayudas de 400 euros a parados sin prestación ligadas a la formación, con lo que los socialistas podrán sacar adelante solo con sus votos la norma, que también contempla medidas como la modificación del contrasto de formación y la suspensión hasta 2014 del límite para encadenar contratos temporales.

El PNV pide explicaciones sobre contratación

Por otro lado, el diputado del PNV Emilio Olabarria aprovechará la sesión de control del próximo miércoles en el Congreso para preguntar al ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, por el "uso fraudulento" por parte de algunos empresarios de los contratos juveniles de aprendizaje.

En concreto, Olabarria quiere que Gómez aclare qué planes tiene el Ejecutivo "para evitar que algunos jóvenes, sean contratados precariamente y con sueldos inferiores a los que se correspondería" cuando en realidad están ocupando "puestos estructurales" en las empresas.

El decreto de medidas laborales aprobado el pasado 26 de agosto por el Gobierno contempla una revisión del contrasto de formación y aprendizaje, fijando topes de edad de entre 16 y 25 años, y hasta 30 años de manera transitoria hasta 31 de diciembre de 2013, así como un límite de duración mínima de un año y de dos como máximo para el contrato.

Rajoy reclama indemnizaciones "adecuadas"

Por otro lado, el presidente del PP, Mariano Rajoy, ha afirmado que la regla general en el mercado de trabajo debe ser el contrato indefinido con una indemnización "adecuada" y no el contrato temporal que, según dijo, se ha convertido en la norma.

Rajoy indicó, en una entrevista en Telecinco, que el PP no pretende abaratar el despido, sino convertir el contrato indefinido en la regla general. Así, señaló que en España hay personas que tienen contratos indefinidos porque fueron contratadas hace "mucho años" y otras personas, sobre todo gente más joven, que "nunca" tendrá un contrato indefinido.

"Y ahora el PSOE ha cambiado la legislación y la temporalidad se convierte en la norma y en la regla general", apuntó Rajoy, quien no obstante indicó que debe haber algunos contratos temporales donde se necesiten, como por ejemplo en la hostelería.

El Congreso no retocará la negociación colectiva