jueves. 18.04.2024

La vicepresidenta económica, Elena Salgado, se ha mostrado confiada en que empresarios y sindicatos lograrán alcanzar un acuerdo para la reforma de la negociación colectiva, a pesar de las dificultades que atraviesa la negociación. Con todo, si el acuerdo no fuera posible, Salgado insinuó que el Ejecutivo, que se vería obligado entonces a legislar por su cuenta, tomará como referencia los contenidos del preacuerdo alcanzado por los agentes sociales, frente al programa de máximos que ahora defiende CEOE.

Gómez: "Si alguien piensa en CEOE que es mejor esperar a un futuro cambio del ciclo político, se equivoca enormemente”Salgado pidió este martes a empresarios y sindicatos que traten de sellar el pacto “hasta el último momento”. Después de tres meses y medio de negociación, las posibilidades de acuerdo se enfriaron este lunes cuando la patronal presentó nuevas exigencias que los sindicatos juzgan inasumibles. En este sentido, la vicepresidenta económica recordó que los agentes sociales han mantenido posiciones “muy próximas” en algún punto de la negociación. “Eso tiene un valor en sí mismo”, dijo Salgado, que sugirió así que el Ejecutivo tomará ese preacuerdo como referencia en caso de que las conversaciones fracasen el 10 de junio, y se vea obligado a legislar por su cuenta.

Por su parte, el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, calificó de “mala noticia” el viraje de la patronal y afirmó que el Ejecutivo, en caso de tener que legislar sin contar con los agentes sociales, buscará “un equilibrio” entre la flexibilidad en el seno de las empresas y la protección de los trabajadores, aunque ello coseche críticas por ambos lados.

Sobre las causas del viraje en CEOE, el titular de Trabajo ha lanzado algunos mensajes a la patronal. “Si alguien piensa en CEOE que es mejor esperar a un futuro cambio del ciclo político (en referencia a una posible victoria electoral del PP), se equivoca enormemente”. Además, Gómez ha incidido en la idea de que es necesario completar la agenda de “reformas pendientes”.

Toxo: Los patronos quieren que la flexibilidad opere “exclusivamente a criterio del empresario”UN DOCUMENTO DE MÁXIMOS

El secretario general de Comisiones Obreras (CCOO), Ignacio Fernández Toxo, lamentó este martes el cambio de postura en CEOE que se ha materializado tras la presentación por parte de la patronal madrileña CEIM de un documento con algunas propuestas como el contrato único, una figura que contempla una rebaja sustancial en las indemnizaciones por despido.

El líder de CCOO constató la “distancia tremenda” que existe entre los sindicatos y la patronal a pesar de que la semana pasada la negociación se encontraba “a las puertas del acuerdo”. Según Toxo, para la patronal, el convenio colectivo parece más “un estorbo” que un instrumento de resolución de los “problemas que se generan”.

Además, Toxo lamentó que los patronos quieran que la flexibilidad opere “exclusivamente a criterio del empresario”. Sobre la vigencia de los convenios, el líder sindical informó de que los empresarios quieren ahora que los convenios decaigan cuando han caducado, una situación que, en opinión sindical, dejaría a los trabajadores desprotegidos.

LA INFLUENCIA DEL AMBIENTE

Toxo descartó que haya “una conspiración desde la política por impedir que haya un acuerdo”. En este sentido, sobre una posible injerencia del PP, Toxo dijo que “un partido que aspira a gobernar no puede ser tan torpe como para irrumpir de esa manera en una proceso de negociación bipartita”.

“Otra cosa es la influencia del ambiente”, añadió Toxo, generado por los resultados de las elecciones municipales y autonómicas del pasado 22-M, así como las exigencias de la Unión Europea (UE) a Portugal en materia laboral, añadió el líder sindical, que, junto al líder de UGT, Cándido Méndez, volverá a reunirse este miércoles con el presidente de la empresarial, Juan Rosell, para intentar recomponer el acuerdo.

El Gobierno no prevé endurecer la reforma de los convenios si fracasa el acuerdo