jueves. 20.06.2024

La junta directiva de CEOE –compuesta por 220 notables y con capacidad de decisión- ha decidido respaldar la negociación que su presidente, Juan Rosell, mantiene con los sindicatos para la reforma de la negociación colectiva. Entre los críticos destaca el presidente de Ametic, Jesús Banegas, -enfrentado a Rosell en el último proceso electoral – que se ha ahorrado el mal trago al ausentarse de la reunión.

Rosell ha logrado este miércoles el respaldo del máximo órgano directivo de los empresarios españoles. Así la junta le ha encomendado avanzar en las negociaciones que están llamadas a introducir modificaciones esenciales en el sistema español de convenios, según reclaman desde Bruselas.

La reunión de los patronos ha dejado traslucir, sin embargo, algunas voces críticas. Así , el presidente de Cepoe y directivo de Cepyme, Antonio Primo, destacó a la salida de la junta que “no hay unanimidad” entre los empresarios. Primo se refería así a “seis o siete” discursos que son “contradictorios” entre sí, dijo, tras mostrar su oposición a que se cierre un acuerdo con los sindicatos.

Romper el acuerdo, contraproducente

Otras voces han recordado que la amenaza del Gobierno de legislar por su cuenta “no ayudaría a nadie”, según ha señalado el vicepresidente de Fomento del Trabajo Nacional, Juan Canals, cercano a Rosell. En su opinión, la ruptura del acuerdo sería “contraproducente” para los empresarios, dijo, el también presidente de la Comisión para el Mediterráneo de CEOE.

Algunas voces quieren ver incluso una amenaza en la actitud del Gobierno. Así, el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, ha rechazado la posibilidad de que un convenio decaiga tras alcanzar su fecha de caducidad, como desean los empresarios. En una intervención en el Senado, Gómez defendió en cambio el papel de árbitros y mediadores, la vía explorada por los negociadores en esta cuestión.

El disgusto de Banegas

Entre los defensores de Rosell, el presidente del Consejo de Turismo de la patronal, Joan Gaspart, ha descartado que la patronal haya pedido “más dureza” a CEOE para cerrar el acuerdo. Con estas palabras, Gaspart desmentía las afirmaciones vertidas en algunos medios afines al sector aguirrista del PP. Estos medios sitúan a la patronal madrileña CEIM presidida por Arturo Fernández, destacado admirador del ala dura del PP que representa Esperanza Aguirre, al frente del bloque opositor al acuerdo, junto a otras organizaciones como Confemetal y la Confederación Nacional de la Construcción. Una maniobra en la que algunos creen ver la mano oscura del PP.

Sin embargo, para Gaspart, todo aquel que ha estado en las reuniones “no puede negar que todo el mundo está al lado de Rosell”, favorable a la firma del acuerdo. Con su defensa, Garpart criticaba de rebote la posición del presidente de las tecnológicas de Ametic, Jesús Banegas, -y enfrentado a Rosell en la reciente disputa electoral en CEOE- que ha decidido ausentarse de la junta, disgustado por la marcha de las conversaciones. Banegas no se recató a la hora de mostrar su decepción ante los medios y justificó su ausencia porque la junta iba a ser una “repetición” del comité ejecutivo celebrado con anterioridad.

Respecto al contenido, el presidente de la Confederación de Tarragona, José Antonio Belmonte, tras reivindicar que la Junta "ha ido a una" y descartar "muchas discrepancias", situó los contratos como una de las "claves" de las negociaciones.

Valeriano Gómez da de plazo hasta el 6 de junio
Por su parte, el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, advirtió este miércoles que la reforma de la negociación colectiva tiene que estar culminada antes del 6 de junio, fecha en la que termina el plazo de enmiendas a la reforma de las pensiones en el Congreso, ya que entre ellas se prevé incluir la reforma de las mutuas, con lo que las negociaciones entre patronal y sindicatos deberían culminar "durante la semana próxima".

La cúpula de CEOE respalda la negociación con los sindicatos