domingo. 14.07.2024
julia pasionaria
¡Que venga "la Julia"! Julia Álvarez Resano, la navarra que enardeció multitudes
Autora: Isabel Lizarraga Vizcarra
Editorial: Eunate, 2021
Páginas: 278
Pasionaria. La vida inesperada de Dolores Ibárruri
Autor: Diego Díaz
Editorial: Hoja de Lata, 2021
Páginas: 299


La figura política de Dolores Ibárruri es muy popular entre las filas de los interesados en tales menesteres y entre quienes calzan un buen número de años con los que caminar en este camino de piedra al que llamamos 'vida'. Por ello, Enric Juliana la considera “el demonio preferido por la dictadura” en el prólogo que da paso al libro del doctor en Historia e investigador ovetense Diego Díaz titulado Pasionaria. No es, sin embargo, tal figura, la única especialmente reseñable de la lucha antifascista a cargo de la mujer más determinada de una Península Ibérica que entonces parecía responder a criterios culturales y políticos diferentes.

que venga la julia ediciones eunate 1En este sentido, también el recuerdo de la abogada y maestra navarra Julia Álvarez porta virtudes imprescindibles en épocas bien peligrosas y así nos lo hace saber Isabel Lizarraga gracias a otro libro de actualidad: ¡Que venga la Julia!, biografía novelada en la que el espíritu de la villafranquesa acompaña al lector tras la senda del Frente Popular y otras organizaciones similares en tiempos necesitados de esperanza. La esperanza en una sociedad más justa que movía a estas y otras mujeres, realmente inolvidables y no siempre reconocidas en su justa medida.

La vizcaína de Gallarta vivió “los primeros días de la Segunda República en Somorrostro, donde su marido entra como concejal comunista en el Ayuntamiento, convirtiéndose en uno de los pocos ediles del partido en toda España”. Como puede suponerse, la cosa se las traía: “El PCE era en 1932 un partido abiertamente antirrepublicano que abogaba por una revolución obrera y campesina que superase la República del 14 de abril e implantase en España una Unión de Repúblicas Socialistas Ibéricas. Consecuentemente, las autoridades gubernamentales vigilarían estrechamente las actividades del partido (…)”.

pasionaria diego diazPese a todo, La Pasionaria nunca cejará en su empeño y, antes de dar con sus huesos en el exilio, persistirá durante décadas en un ejemplar combate. Al igual que Julia Álvarez, protagonista de este relato de Isabel Lizarraga que puede leerse, según su autora, “de dos formas distintas. La primera, en el mismo orden en que ha sido concebido (…). La segunda, para los amantes del orden cronológico, puede realizarse siguiendo el devenir temporal”. El devenir temporal de otra luchadora incansable “cuya figura merecía una reparación en justicia”, pues Julia Álvarez “sacrificó su vida por sus ideales, hasta hace poco olvidada y doblemente postergada por su condición de mujer y de exiliada”.

Dolores y Julia fueron dos luchadoras antifascistas que la juventud actual medianamente progresista puede tomar como ejemplo ante la enésima vuelta de tuerca de la política peninsular más reaccionaria cuando el PCE cumple un siglo de vida y el sueño republicano sobrevive (como buenamente puede) en tierras doblegadas por una monarquía en tela de juicio. Por cierto: Eunate también a acaba de presentar Por lema, la revolución, nombre de un conjunto de textos de Julia Álvarez recopilados y comentados por Isabel Lizarraga.


“Relatar los episodios difíciles de la vida de Dolores Ibárruri no ha sido fácil, pero había que hacerlo”


'La Julia', 'La Pasionaria': mujeres inolvidables