viernes. 23.02.2024

Fue un reino dinástico coreano, que duró aproximadamente cinco siglos. Fue fundado por Taejo de Joseon, en julio del año 1392, y fue reemplazado por el Imperio Coreano, en octubre del año 1897. Se fundó después de la disolución de la dinastía Koryo en lo que hoy es la ciudad de Kaesong. 

La capital se reubicó en lo que hoy es Seúl. Las fronteras más septentrionales del reino se ampliaron, siendo sus fronteras naturales en los ríos de Yalu y Trumen a través del sometimiento de los Yurchen. Joseon fue la última dinastía de Corea y fue la dinastía confuciana de más larga duración.

  1. ¿Cómo llega la Dinastía Joseon al poder?
  2. Sejong el Grande
  3. Periodo medio Joseon
  4. Período tardío de Joseon
  5. Fin de la dinastía

Durante su reinado, Joseon alentó el afianzamiento de los ideales y doctrinas confucianas chinas en la sociedad coreana. El neoconfucionismo se instaló como la ideología estatal de la nueva dinastía. 

El budismo se desalentó y ocasionalmente se enfrentaron a persecuciones por parte de la dinastía. Joseon, que consolidó su dominio efectivo sobre el territorio de Corea actual y vio el apogeo de la cultura, el comercio, la ciencia, la literatura y la tecnología clásica de Corea. 

La dinastía se debilitó severamente a fines del siglo XVI y principios del XVII, cuando las invasiones japonesas de Corea, entre los años 1592 y 1598, y la primera y la segunda invasión manchú en el año 1636, que casi invaden la península coreana, lo que llevó a la dinastía a una política aislacionista cada vez más dura. 

Al país se le conoció como el “reino ermitaño” en la literatura occidental. Después del final de las invasiones de Manchuria, Joseon experimentó un período de paz de casi 200 años.

Sin embargo, cualquier poder que el reino recuperó durante su aislamiento, disminuyó aún más a medida que el siglo XVIII llegaba a su fin Se enfrentaron a luchas internas, luchas de poder, presión internacional y rebeliones en el hogar. La dinastía Joseon declinó rápidamente a fines del siglo XIX.

El período de Joseon ha dejado un legado sustancial a la Corea moderna, donde gran parte de la cultura coreana moderna, la etiqueta, las normas y las actitudes sociales hacia los problemas actuales fueron desarrolladas durante este período. 

El idioma coreano moderno, sus dialectos y el grupo étnico mayoritario de Corea, que se refieren a sí mismos como el “pueblo Joseon”, derivan de la cultura y las tradiciones de Joseon. 

Palacio Gyeongbokgung en Seúl
Palacio Gyeongbokgung en Seúl

¿Cómo llega la Dinastía Joseon al poder?

A fines del siglo XIV, la dinastía Koryo, de casi 500 años de existencia, establecida en el año 918, se tambaleaba y sus fundamentos colapsaron tras años de guerra y ocupación de facto del imperio mongol, que ya se encontraba en desintegración. 

Tras la aparición de la dinastía Ming, la corte real de Koryo se dividió en dos facciones enfrentadas: 

  • El grupo dirigido por el general Yi, que apoyaba a los Ming.
  • El campamento dirigido por el general Choe, de pie junto al Yuan.

La dinastía Koryo afirmaba ser el sucesor del antiguo reino de Goguryeo. La restauración de Manchuria como parte del territorio coreano fue parte de su política exterior a lo largo de su historia. 

Cuando un mensajero Ming llegó a Koryo en el año 1388, para exigir que el antiguo territorio del norte de Koryo fuera entregado, el general Choe aprovechó la oportunidad para abogar por un ataque a la península de Liaodong. 

Yi fue elegido para dirigir el ataque; sin embargo, se rebeló y regresó a Gaegyeong e inició un golpe de Estado, derrocando al Rey U en favor de su hijo, Chang de Goryeo en el año 1388. 

Más tarde, mató al Rey U y a su hijo, después de una restauración fallida y colocó por la fuerza a una realeza llamada Yi en el trono que se convirtió en Gongyang de Koryo. 

Al comienzo de su reinado, Yi Seonggye, gobernante de Corea, tenía la intención de continuar usando el nombre de Koryo y simplemente quería cambiar la línea real de descendencia a la suya, manteniendo así los 500 años de existencia. 

Al nombrar a la nueva dinastía, Taejo contempló dos posibilidades: “Hwaryeong” y “Joseon”. Después de mucha deliberación interna, así como el respaldo del emperador de la dinastía Ming, Taejo declaró que el nombre del reino era Joseon, un tributo al antiguo estado coreano de Gojoseon. También cambió la capital de Kaesong a Hanyang.

Taejo planteó qué su hijo fuera su sucesor. Yi Bangwon, el quinto hijo de Taejo con la reina Sineui, había contribuido más para ayudar al ascenso de su padre al poder, pero el primer ministro Jeong Do-jeon y Nam Eun usaron su influencia con el rey Taejo para nombrar a su octavo hijo, segundo hijo de la reina Sindeok, 

Este conflicto surgió en gran parte porque Jeong Dojeon, quien formó y estableció los fundamentos ideológicos, institucionales y legales de la nueva dinastía más que nadie, vio a Joseon como un reino dirigido por ministros nombrados por el rey, mientras que Yi Bangwon quería establecer la monarquía absoluta gobernada directamente por el rey. 

Con el apoyo de Taejo, Jeong Dojeon siguió limitando el poder de la familia real al prohibir la participación política de los príncipes y al intentar abolir sus ejércitos privados. Ambas partes eran muy conscientes de la gran animosidad del otro y se estaban preparando para atacar primero.

Después de la muerte repentina de la reina Sindeok, y mientras el rey Taejo todavía estaba de luto por su segunda esposa, Yi Bangwon atacó primero el palacio y mató a Jeong Dojeon y sus seguidores, así como a los dos hijos de la reina Sindeok, incluido el príncipe heredero en el año 1398. Este incidente se conoció como la Primera Conflagración de Príncipes.

Horrorizado por el hecho de que sus hijos estaban dispuestos a matarse mutuamente por la corona, y psicológicamente exhausto por la muerte de su segunda esposa, el rey Taejo abdicó e inmediatamente coronó a su segundo hijo Yi Banggwa como el rey de Joseon. 

Uno de los primeros actos del rey Jeongjong como monarca fue revertir la capital a Kaesong, donde se cree que se sintió considerablemente más cómodo, lejos de la lucha por el poder. Sin embargo, Yi Bangwon retuvo el poder real y pronto estuvo en conflicto con su descontento hermano mayor Yi Banggan, quien también anhelaba poder. 

Las tensiones entre la facción de Yi Bangwon y el campamento de Yi Banggan se convirtieron en un conflicto total en el año 1400, que llegó a conocerse como la Segunda Lucha de Príncipes. 

A raíz de la lucha, el derrotado Yi Banggan fue exiliado a Dosan mientras sus partidarios fueron ejecutados. Completamente intimidado, el rey Jeongjong inmediatamente invistió a Yi Bangwon como heredero y voluntariamente abdicó. Ese mismo año, Yi Bangwon asumió el trono de Joseon, como el Rey Taejong, tercer rey de Joseon.

En el comienzo del reinado de Taejong se negó a renunciar al sello real, que significaba la legitimidad del gobierno de cualquier rey. Comenzó a realizar políticas probarían su capacidad para gobernar. Uno de sus primeros actos como rey, fue abolir el privilegio que gozaban los escalones superiores del gobierno y la aristocracia para mantener ejércitos privados. 

Su revocación de tales derechos a las fuerzas independientes del campo, cortó con eficacia su capacidad de reunir revueltas a gran escala, y aumentó drásticamente la cantidad de hombres empleados en el ejército nacional. 

El próximo acto de Taejong como rey consistió en revisar la legislación existente sobre la tributación de la propiedad de la tierra y el registro del estado de los sujetos. Con el descubrimiento de tierras previamente ocultas, el ingreso nacional se duplicó.

Teniendo ya clara la legislación impositiva, el rey Taejong emitió un nuevo decreto en el que todas las decisiones aprobadas por el Consejo de Estado solo podían entrar en vigor con la aprobación del rey. 

Esto puso fin a la costumbre de los ministros y asesores judiciales de tomar decisiones a través del debate y las negociaciones entre ellos, y así llevar al poder real a nuevas alturas.

Poco después, Taejong instaló una oficina, conocida como la Oficina Sinmun, para escuchar casos en los que los sujetos perjudicados, sentían que habían sido explotados o tratados injustamente por funcionarios del gobierno o aristócratas. 

Sin embargo, Taejong mantuvo intactas las reformas de Jeong Dojeon en su mayor parte. Además, Taejong ejecutó o exilió a muchos de sus seguidores, que lo ayudaron a ascender al trono para fortalecer la autoridad real. 

Para limitar la influencia de los suegros, también mató a los cuatro hermanos de la reina y al suegro de su hijo Sejong. Taejong sigue siendo una figura controvertida, que mató a muchos de sus rivales y parientes para obtener poder y, sin embargo, gobernó efectivamente para mejorar la vida de la población, fortalecer la defensa nacional y establecer una base sólida para el gobierno de su sucesor Sejong.

Sejong el Grande

En agosto del año 1418, después de la abdicación de Taejong, Sejong el Grande ascendió al trono. En mayo del año 1419, el rey Sejong, bajo el consejo y la guía de su padre Taejong, se embarcó en una expedición al este de Gihae para eliminar a los piratas costeros, que habían estado operando desde la isla de Tsusima. 

En septiembre del año 1419, el daimyo de Tsushima, Sadamori, capituló ante la corte de Joseon. Se firmó el Tratado de Gyehae, en el año 1443, por el que se otorgaba al daimyo de Tsushima los derechos de comerciar con Corea con cincuenta barcos por año, a cambio de enviar tributo a Corea y ayudar a detener cualquier ataque costero pirata contra los puertos coreanos. 

Sejong estableció cuatro fuertes y seis puestos para proteger a su pueblo de los Yurchen en la frontera norte. Sejong envió a Kim Jong-seo, que era un funcionario del gobierno, al norte para defender al reino de los Yurchen [1] en el año 1433. La campaña militar de Kim capturó varios castillos, empujó hacia el norte y restauró el territorio coreano, más o menos hasta la frontera actual entre Corea del Norte y China. 

Durante el gobierno de Sejong, Corea vio avances en las ciencias naturales, la agricultura, la literatura, la medicina tradicional china y la ingeniería. Debido a tal éxito, se le dio el título de “Sejong el Grande”.

La contribución más recordada del rey Sejong es la creación del Hangul, el alfabeto coreano, en el año1443. El uso cotidiano del Hanja [2] en la escritura eventualmente fue superado por el Hangul [3] en la segunda mitad del siglo XX.

Después de la muerte del rey Sejong, su hijo Munjong continuó con el legado de su padre, pero pronto murió de una enfermedad en el año 1452, solo dos años después de la coronación. 

Le sucedió su hijo de doce años, Danjong . Sin embargo, el tío de Danjong, Sejo, obtuvo el control del gobierno y finalmente depuso a su sobrino para convertirse en el séptimo rey de Joseon en el año 1455. 

Retrato del rey Taejo
Retrato del rey Taejo

Después de que seis ministros leales a Danjong intentaran asesinar a Sejo para devolver a Danjong al trono, Sejo ejecutó a los seis ministros y también mató a Danjong en su lugar de exilio.

El rey Sejo permitió al gobierno determinar el número exacto de la población y movilizar a las tropas de manera efectiva. Revisó la ordenanza de tierras para mejorar la economía nacional y alentó la publicación de libros. 

Realizó el Gran Código para la Administración del Estado, que se convirtió en la piedra angular de la administración dinástica y proporcionó la primera forma de ley constitucional en forma escrita en Corea.

Sin embargo, socavó muchos cimientos, incluido el Jiphyeonjeon, que sus predecesores, el rey Sejong y Munjong, habían establecido cuidadosamente, reduciendo todo lo que consideraba indigno del esfuerzo y, por lo tanto, causaba innumerables complicaciones a largo plazo. 

Gran parte de sus acciones de gobierno n tuvieron en cuenta las consecuencias y los problemas que se producirían. El favoritismo implacable que mostró hacia los ministros que le ayudaron en la toma del trono condujo a mucha corrupción en el escalón más alto del campo político.

Una página de Hunmin Jeong-eum Eonhae, una traducción parcial del Hunminjeongeum, la promulgación original del alfabeto coreano
Una página de Hunmin Jeong-eum Eonhae,
una traducción parcial del Hunminjeongeum,
la promulgación original del alfabeto coreano

El hijo débil de Sejo, Yejong, lo sucedió como el octavo rey, pero murió dos años más tarde en el año 1469. El sobrino de Yejong, Seongjong, ascendió al trono. Su reinado estuvo marcado por la prosperidad y el crecimiento de la economía nacional y el surgimiento de eruditos neoconfucianos llamados sarim, quienes se animaron por Seongjong a ingresar en la política de la corte. 

Estableció el Hongmungwan, la biblioteca real y el consejo asesor compuesto por eruditos confucianos, con quienes discutió filosofía y políticas gubernamentales. Fue el comienzo de una edad de oro cultural que rivalizó con el reinado de Sejong al publicar numerosos libros sobre geografía, ética y otros campos.

Se realizaron varias campañas militares contra los Yurchen en la frontera norte en el año 1491, como muchos de sus predecesores. La campaña, dirigida por el general Heo Jong, fue exitosa, y los derrotados Yurchen, liderados por el clan Udige, se retiraron al norte del río Yalu. El rey Seongjong fue sucedido por su hijo, Yeonsangun, en el año1494.

Yeonsangun es a menudo considerado el peor tirano de los Joseon, cuyo reinado estuvo marcado por las purgas de los literatos coreanos entre los años 1498 y 1506. 

Su comportamiento se volvió errático después de enterarse de que su madre biológica no era la reina Junghyeon, sino la depuesta reina Dama Yun, quien se vio obligada a beber veneno después de envenenar a una de las concubinas de Seongjong por celos y dejar una marca de arañazo en la cara de Seongjong. 

Un barco tortuga
Un barco tortuga

Cuando se le mostró una prenda que supuestamente estaba manchada con la sangre de su madre vomitada después de beber veneno, mató a golpes a dos de las concubinas de Seongjong que habían acusado a la consorte Yun y empujó a la Gran Reina Insu, quien murió después. 

Ejecutó a funcionarios del gobierno que apoyaron la muerte de la consorte Yun junto con sus familias. También ejecutó a eruditos sarim [4] por escribir frases críticas sobre la usurpación del trono por parte de Sejo.

Yeonsangun también se apoderó de un millar de mujeres de las provincias para servir como animadores de palacio y se apropió de Sungkyunkwan como un terreno de placer personal. Abolió la Oficina de Censores, cuya función era criticar las acciones y políticas inapropiadas del rey y el Hongmungwan. 

Prohibió el uso del hangul cuando la gente común lo escribió en carteles que criticaban al rey. Después de doce años de mal gobierno, finalmente fue depuesto en un golpe que colocó a su medio hermano Jungjong en el trono en el año 1506.

Jungjong era un rey fundamentalmente débil debido a las circunstancias que lo colocaron en el trono, y en su reinado también hubo un período de importantes reformas lideradas por su ministro Jo Gwang-jo, el carismático líder de los sarim. 

Heungseon Daewongun
Heungseon Daewongun

Éste estableció un sistema local de autogobierno llamado hyangyak [5] para fortalecer la autonomía local y el espíritu comunitario entre la gente. Buscó reducir la brecha entre ricos y pobres con una reforma agraria que distribuiría la tierra a los agricultores de forma más equitativa y limitaría la cantidad de tierra y número de esclavos que uno podía poseer.

Promulgó ampliamente entre la población escritos confucianos con traducciones vernáculas, y trató de recortar el tamaño del gobierno mediante la reducción del número de burócratas. 

Según los Anales de la dinastía Joseon, ningún funcionario se atrevió a recibir un soborno o explotar a la población durante este tiempo, porque se aplicaba la ley estrictamente.

Estas reformas radicales fueron muy populares entre la población, pero fueron ferozmente opuestas por los funcionarios conservadores que ayudaron a poner a Jungjong en el trono. 

Éstos tramaron hacer que Jungjong dudara de la lealtad de Jo, siendo éste ejecutado, y la mayoría de sus medidas de reforma murieron con él en la resultante Tercera Purga de la Literatura del año 1519. 

Durante casi cincuenta años después, la política de la Corte estuvo marcada por sangrientas y caóticas luchas entre facciones, que respaldaban consortes y príncipes rivales. Los suegros de la familia real ejercieron un gran poder y contribuyeron a mucha corrupción en esa época.

Las tumbas reales de la dinastía Joseon
Las tumbas reales de la dinastía Joseon

Periodo medio Joseon

El período medio de la dinastía Joseon estuvo marcado por una serie de intensas y sangrientas luchas de poder entre las facciones políticas, que debilitaron el país y las invasiones a gran escala de Japón y los Manchú que casi derrocaron a la dinastía.

La facción sarim había sufrido una serie de derrotas políticas durante los reinados de Yeonsangun, Jungjong y Myeongjong, pero obtuvo el control del gobierno durante el reinado del rey Seonjo. Los sarim pronto se dividieron en facciones opuestas conocidas como los orientales y los occidentales. 

Durante décadas, los orientales se dividieron en los sureños y los norteños. Los occidentales también se dividieron permanentemente en el siglo XVII en los Noron y los Soron. 

Las alternancias en el poder entre estas facciones a menudo iban acompañadas de traiciones y sangrientas purgas, iniciando un ciclo de venganza con cada cambio de régimen.

A lo largo de la historia de Corea, eran frecuentes los piratas en el mar y el bandidaje en tierra. El único propósito de la marina de Joseon era asegurar el comercio marítimo y evitar que los piratas intervinieran en éste. La armada repelió a los piratas utilizando una avanzada tecnología de pólvora, incluidos cañones y flechas de fuego en forma de singijeon [6] puestos en hwachas

La división de facciones en la corte de Joseon, la incapacidad de evaluar la capacidad militar japonesa y los intentos fallidos de diplomacia condujeron a una preparación deficiente por parte de Joseon. 

El uso de armas de fuego europeas por parte de los japoneses dejó la mayor parte de la parte sur de la Península Coreana ocupada en unos meses, con la captura de Hanseon, actual Seúl y Pyongyang. 

La resistencia local ralentizó el avance japonés y las decisivas victorias navales del almirante Yi dejaron el control de las rutas marítimas en manos de Corea, lo que dificultó seriamente las líneas de suministro japonesas. Además, la dinastía Ming intervino a favor de los coreanos, enviando una gran fuerza junto a los coreanos en el año 1593 que hizo retroceder a los japoneses.

Durante la guerra, los coreanos desarrollaron potentes armas de fuego y las naves tortugas [7]. Las fuerzas de Joseon y las de la dinastía Ming derrotaron a los japoneses a un alto precio. Después de la guerra, las relaciones entre Corea y Japón fueron suspendidas por completo hasta el año 1609.

Después de las invasiones japonesas, la península de Corea quedó devastada. Mientras tanto, Nurhacie entre los años 1583 y 1626, el caudillo Yurchen de Jianzhou, estaba unificando las tribus Yurchen de Manchuria en una fuerte coalición que su hijo Hung Taiji entre los años 1626 y 1643, y eventualmente cambiaría al nombre de Manchúes. 

Después de que declararan los siete agravios contra la dinastía Ming en el año 1618, Nurhaci y los Ming se involucraron en varios conflictos militares. En tales ocasiones, Nurhaci pedía ayuda a Gwanghaegun de Joseon entre los años 1608 y 1623, poniendo al estado coreano en una posición difícil porque el tribunal Ming también solicitaba ayuda. 

Gwanghaegun trató de mantenerse neutral, pero la mayoría de sus funcionarios se opusieron a él por no apoyar a los Ming, que habían salvado a Joseon durante las invasiones japonesas. 

Gwanghaegun fue depuesto y reemplazado en el año 1623 por Injo de Joseon entre los años 1623 y 1649, que desterró a los partidarios de Gwanghaejun. Revirtiendo la política exterior de su predecesor, el nuevo rey decidió apoyar abiertamente a los Ming, pero una rebelión liderada por el comandante militar Yi Gwal estalló en el año 1624 y destruyó las defensas militares de Joseon en el norte. 

Incluso después de que la rebelión había sido reprimida, el rey Injo tuvo que dedicar fuerzas militares para garantizar la estabilidad de la capital, dejando menos soldados para defender las fronteras del norte.

Un ejército Yurchen de 30.000 hombres conducido por el sobrino de Nurhaci, Amin, derrotó a las defensas de Joseon en el año 1627. Después de una campaña rápida. que fue asistida por el yangban del norte que había apoyado a Gwanghaegun, los Yurchen impusieron un tratado que forzó a Joseon a aceptar relaciones fraternales con el reino de Yurchen. 

Debido a que Injo persistió en sus políticas anti Manchú, el emperador Qing Hong Taiji envió una expedición punitiva de 120.000 hombres a Joseon en el año 1636. Derrotado, el rey Injo fue forzado a terminar sus relaciones con los Ming y reconocer a los Qing como soberanos en su lugar. 

El sucesor de Injo, Hyojong de Joseon entre los años 1649 y 1659, intentó formar un ejército para mantener alejados a sus enemigos y vencer a los Qing en busca de venganza, pero nunca pudo actuar según sus planes.

A pesar de restablecer las relaciones económicas al ingresar oficialmente en el sistema tributario imperial chino, los líderes e intelectuales de Joseon permanecieron resentidos con los manchúes, a quienes consideraban bárbaros. Mucho después de someterse a los Qing, la corte de Joseon y muchos intelectuales coreanos seguían usando los períodos de la dinastía Ming.

Período tardío de Joseon

Después de las invasiones de Japón y Manchuria, Joseon experimentó un período de paz de casi 200 años. Joseon presenció el surgimiento de los Silhak [8]. El primer grupo de eruditos de los Silhak abogó por la reforma integral del examen del servicio civil, la tributación, las ciencias naturales y la mejora de las técnicas agropecuarias y agrícolas. 

Su objetivo era reconstruir la sociedad de Joseon después de haber sido devastada por las dos invasiones. Bajo el liderazgo de Kim Yuk, el ministro principal del rey Hyeonjong, la implementación de reformas resultó altamente ventajosa tanto para los ingresos del Estado como para los campesinos.

El conflicto de las facciones se hizo particularmente intenso bajo los reinados de los reyes Sukjong y Gyeongjong, con importantes reveses de la facción gobernante. Como respuesta, los siguientes reyes, Yeongjo y Jeongjo, generalmente persiguieron a los Tangpyeongchaek, una política para mantener el equilibrio y la igualdad entre las facciones. 

Los dos reyes lideraron un segundo renacimiento de la dinastía Joseon. El nieto de Yeongjo, el rey Jeongjo, promulgó varias reformas a lo largo de su reinado, estableciendo en particular Gyujanggak como una biblioteca real con el fin de mejorar la posición cultural y política de Joseon y reclutar oficiales dotados para dirigir la nación. 

El rey Jeongjo también encabezó iniciativas sociales audaces, abriendo posiciones del gobierno a aquellos que anteriormente habrían sido excluidos debido a su condición social. El rey Jeongjo tenía el apoyo de muchos eruditos de los Silhak, que apoyaban su poder regio. 

El reinado del Rey Jeongjo también vio el mayor crecimiento y desarrollo de la cultura popular de Joseon. En ese momento, el grupo de académicos de los Silhak alentaba a los individuos a reflexionar sobre las tradiciones y el estilo de vida del Estado, iniciando los estudios de Corea que abordaron su historia, geografía, epigrafía e idioma.

Después de la muerte del Rey Jeongjo, Joseon enfrentó problemas externos e internos difíciles. Internamente, la base de la ley y el orden nacional se debilitó como resultado de la política realizada por parte de la familia política real.

Pabellón Hyangwonjeong del palacio Gyeongbok
Pabellón Hyangwonjeong del palacio Gyeongbok

El joven rey Sunjo sucedió al rey Jeongjo en el año 1800. Con la muerte de Jeongjo, la facción Patriarca Intransigente tomó el poder con la regencia de la reina viuda Jeongsun, cuya familia tenía fuertes lazos con los Intransigentes, e inició una persecución de los católicos. 

Después del retiro y la muerte de la Reina Viuda, los Intransigentes fueron expulsados gradualmente y la facción de Expediente, incluida la familia de Kim Jo-sun, el padre de la reina, ganó el poder. Gradualmente, los Andong Kims llegaron a dominar el reino.

A medida que el poder se concentró en las manos del linaje de la realeza, hubo un desorden en el proceso de gobierno y la corrupción se volvió desenfrenada. Grandes sumas se ofrecieron en sobornos a los linajes poderosos para obtener puestos con rango nominalmente alto. 

Incluso los puestos de bajo rango fueron comprados y vendidos. Este período, que abarcó sesenta años, vio la manifestación de la pobreza severa entre la población coreana y las rebeliones incesantes en varias partes del país.

Externamente, Joseon se volvió cada vez más aislacionista, ya que sus gobernantes trataron de limitar el contacto con países extranjeros.

Fin de la dinastía

El rey Gojong tomó el trono en el año 1863. Su padre, el Regente Heungseon Daewongun, gobernó por él hasta que Gojong llegó a la edad adulta. A mediados de la década de los años 1860, el Regente fue el principal defensor del aislacionismo y el instrumento de la persecución de católicos nativos y extranjeros, una política que condujo directamente a Francia contra Corea en el año 1866. 

Los primeros años de su gobierno también fueron testigos de un gran esfuerzo para restaurar el empobrecido palacio Gyeongbok, el lugar de la autoridad real. Durante su reinado, el poder y la autoridad de las familias políticas como los Andong Kims disminuyeron drásticamente. 

Para deshacerse de las familias de Andong Kim y Pungyang Cho, promovió personas sin hacer referencia a afiliaciones familiares o de partidos políticos, y para reducir las cargas de la gente y solidificar las bases de la economía de la nación reformó el sistema de impuestos. 

Las fuerzas norteamericanas y coreanas se enfrentaron en un intento norteamericano de diplomacia de cañoneras en el año 1871, tras el incidente del general Sherman en el año 1866.

Japón, después de la Restauración Meiji , adquirió tecnología militar occidental y forzó a Joseon a firmar el Tratado de Kanghwa en el año 1876, abriendo tres puertos para comerciar y otorgar extraterritorialidad a los japoneses. Port Hamilton fue ocupada por la marina británica en el año 1885.

Muchos coreanos despreciaron las influencias japonesas y extranjeras sobre su tierra y al gobierno corrupto y opresivo de la dinastía Joseon. Byeolgigun, una moderna unidad militar de élite, se formó con entrenadores japoneses en el año 1881. 

Los salarios de los otros soldados fueron retenidos y en el año 1882 los soldados atacaron a los oficiales japoneses e incluso obligaron a la reina a refugiarse en el campo. 

La revolución campesina Donghak vio a los granjeros levantarse en una rebelión masiva en el año 1894, con el líder campesino Jeon Bong-jun que derrotan a las fuerzas del gobernante local, Jo Byong-gap en la batalla de Go-bu, el once de enero del año 1894. Tras la batalla, las propiedades de Jo fueron entregadas a los campesinos. 

El ejército campesino había llegado a Jeonju en el mes de mayo, y el gobierno de Joseon pidió ayuda al gobierno de la dinastía Qing para poner fin a la revuelta. Los Qing enviaron 3.000 soldados y los rebeldes negociaron una tregua, pero los japoneses consideraron, que la presencia Qing era una amenaza y enviaron 8.000 soldados japoneses, tomaron el Palacio Real en Seúl e instalaron un gobierno pro-japonés, el ocho de junio del año 1894. 

Se produjo al Iª Guerra Sino-Japonesa entre los años de 1894 y 1895 entre Japón y la China Qing, que se libró principalmente en Corea.

La emperatriz Myeongseong, conocida como “la Reina Min” había intentado contrarrestar la interferencia japonesa en Corea y estaba considerando recurrir al Imperio ruso o a China en busca de apoyo. La emperatriz Myeongseong fue asesinada por agentes japoneses en el año 1895. 

El ministro japonés en Corea, el teniente general Vizconde Miura, preparó el complot en su contra. Un grupo de agentes japoneses entró en el Palacio Real de Gyeongbokgung en Seúl, que estaba bajo control japonés, y la Reina Min fue asesinada y su cuerpo profanado en el ala norte del palacio.

Los Qing reconocieron la derrota en el Tratado de Shimonoseki, firmado el diecisiete de abril del año 1895, que garantizaba oficialmente la independencia de Corea de China. Fue un paso importante para Japón ganando la hegemonía regional en Corea. 

La corte de Joseon, presionada por la invasión de grandes potencias, sintió la necesidad de reforzar la integridad nacional y declaró el Imperio Coreano, junto con la Reforma Gwangmu en el año 1897. 

El rey Gojong asumió el título de Emperador para afirmar la independencia de Corea. Además, Corea buscó a otras potencias extranjeras para conseguir tecnología militar, especialmente de Rusia, para defenderse de los japoneses. 

Técnicamente, el año 1897, marca el final del período de Joseon, ya que el nombre oficial del imperio fue cambiado. Sin embargo, la dinastía Joseon seguiría reinando, aunque perturbada por Japón y Rusia.

El palacio Gyeongbok
El palacio Gyeongbok

En una serie complicada de maniobras, contramaniobras y un asedio, Japón hizo retroceder a la flota rusa en la batalla de Port Arthur en el año 1905. Con la conclusión de la guerra ruso-japonesa de los años 1904 y 1905, con el Tratado de Portsmouth, el camino estaba abierto para Japón para tomar el control de Corea. 

Después de la firma del Tratado de Protectorado en el año 1905, Corea se convirtió en un protectorado de Japón. El príncipe Ito fue el primer residente general de Corea, aunque fue asesinado por el activista independentista coreano, An Jung-geun, en el año 1909 en la estación de tren de Harbin. El Imperio japonés finalmente se anexionó Corea en el año 1910.


[1] Los yurchen fueron un pueblo asiático que habitó la región en torno al río Amur, que en la actualidad marca la frontera oriental entre Rusia y China. Los yurchen, pueblo de lengua tungús, pasarían a ser conocidos a partir del siglo XVII por el nombre de manchúes.
[2] Es el nombre que reciben los sinogramas en coreano pero, de forma más específica, se refiere a los caracteres chinos que los coreanos tomaron prestados e incorporaron a su idioma, cambiando su pronunciación.
[3] Significa gran escritura en coreano arcaico y escritura coreana en el moderno. No puede ser escrito en hanja, aunque la sílaba Han se puede escribir con el significado de coreano. 
[4] El linaje filosófico de los eruditos de Sarim se originó en la escuela neoconfuciana de Gil Jae entre los años 1353 y 1419. Un erudito de Goryeo que estudió con Yi Saek y Jeong Mong-ju. Después de la caída de la dinastía Goryeo, se retiró a su pueblo natal negándose a servir a la nueva dinastía Joseon a pesar de la petición del rey Taejoong.
[5] Es un contrato que permitía un cierto nivel de gobierno local. Durante el gobierno de Jungjong entre los años 1506 y 1544, este sistema se aplicaba mediante funcionarios locales. Los detalles concretos eran publicados y funcionaban como una ley común informal. El hyangyak pasó a ser la base de la ley social de Corea y la forma de articular su gobierno local. Fue una pieza fundamental en la administración Joseon. Los yangban, (eruditos) locales ganaron importancia dado que la implementación del sistema abrió las puertas a escuelas y santuarion y los a la administración local.
[6] Era un tipo de cohete para colocar y lanzar flechas de fuego utilizado durante la dinastía Joseon de Corea entre los años1392 y 1897. Era posible disparar múltiples singijeon mediante el uso de un hwacha, lanzador múltiple de cohetes.
[7] Este tipo de embarcación contaba con una armadura cubriendo el techo de la nave, que protegía a marineros y remeros. Esta protección estaba formada por planchas de madera que impedían al enemigo abordar la nave. Por la boca de la cabeza de dragón en el frente se liberaban vapores y humos para ocultar al barco del enemigo. Además contaban con poder de artillería, otorgado por una carga de 11 cañones por banda, dos en la popa y uno en proa.1​ Su aspecto se asemejaba al de una tortuga, derivando de ahí su nombre.
[8] Silhak fue un movimiento de reforma social confuciano coreano de la dianstía Joseon. Sil significa real o práctico y hak significa estudios o aprendizaje. Se desarrolló en respuesta a la naturaleza cada vez más metafísica del neoconfucionismo, que parecía desconectado de los rápidos cambios agrícolas, industriales y políticos que ocurrieron en Corea entre finales del siglo XVII y principios del XIX.

La dinastía Joseon