<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
jueves. 29.09.2022
00

Los europeos estamos acostumbrados a conocer la historia solo de la parte de Europa occidental, como si en el resto del mundo nunca hubiera existido una vida. Si ustedes me han seguido en otros artículos han podido comprobar cómo ya algunos artículos hacen referencia a lo sucedido en Oriente. Este artículo y otros venideros irán en la misma línea para que se tenga un conocimiento más amplio de la historia del mundo.

Alrededor de los siglos I y III d. C., fue un imperio de la antigua India llegando a la cumbre de su poder entre los años 105 al 250 d. C., y se extendió desde el territorio del actual Tayikistán hasta el mar Caspio y por lo que hoy es Afganistán hasta el valle del río Ganges.

El imperio fue fundado por una tribu de los yuezhi, la llamada kushán, procedente del Sinkiang chino, y denominada tocarios [1] por los escritores árabes. Tuvieron contactos diplomáticos con el imperio romano, el imperio parto, la Persia sasánida y China y durante varios siglos estuvieron en el centro de los intercambios entre Oriente y Occidente.

El nombre kushán deriva del término chino guishuang, que describe una de las cinco tribus de los yuezhi, una débil confederación de pueblos iranios que hablaban una forma de sáka, es decir, escita oriental.

01

Fuentes chinas describen a los kusháns como una de las cinco tribus aristocráticas de los Yuezhi que era una confederación separada de la población indo-europea. Los Yuezhi son considerados como los hablantes con idiomas indo-europeos, que se encuentran más al este, los cuales viven de los pastos áridos del este de Asia central, en la actual Xinjuang y Gansu, siendo su idioma probablemente una versión del idioma de los tocarios

Tradicionalmente el término tocario ha sido aplicado a dos pueblos indoeuropeos diferentes:

  • Los śaka que son escitas.
  • Los tocarios de la cuenca del Tarim [2].

Parece que la migración de los kushán pudo haberse debido a la presión militar ejercida desde el oeste por los xiongnu y los wusun entre los años 176 y 160 a. C. Las cinco tribus yuezhi fueron conocidas en la historia china como xiumì, guishuang, shuangmi, xidun, y dumì.

Algunos restos y ruinas nos señalan la presencia de los kushán en la zona de Bactriana y Sogdiana. Se conocen estructuras arqueológicas en Takth-I-Sangin, que era un templo excepcional y en el palacio de Khalchayan.

02

Son conocidas varias esculturas y frisos, representando arqueros a caballo, y son significativos los hombres con calaveras deformadas artificialmente, como el príncipe Kushán de Khalxhayan que era una práctica bien documentada por los nómadas de Asia Central.

En las ruinas de las antiguas ciudades helenísticas como la de Ai-Khanou, se sabe que los kisans construyeron fortalezas. El primer gobernante documentado, y el primero que se proclamó como gobernante Khusán fue Heraios.

Este gobernante se denominó así mismo como Tirano en sus monedas, y además exhibió deformaciones de cráneo. Pudo ser un aliado de los griegos y compartió el mismo estilo en las monedas. Se cree que Heraios fue el padre del primer emperador Kushán, Kujula Kadphises.

Los yuezhi llegaron al reino griego de Bactriana, que se corresponde con el norte de Afganistán y Uzbekistán alrededor del año 135 a. C., y desplazaron a las dinastías griegas, que tuvieron que trasladarse a la cuenca del Indo, que se corresponde con el actual Pakistán en la parte occidental del Reino Indogriego.

Durante el siglo I a, C., la tribu yuezhi de los guishuang alcanzó el poder sobre las demás, y reunió a todas las tribus en una confederación. El nombre guishuang, que posteriormente se denomino kushán, fue adoptado para designar a la confederación en su conjunto, si bien los chinos continuaron denominándolos yuezhi.

A causa de la presión de las tribus escitas, los kushán se expandieron hacia el Sur, a la región conocida como en la actual Pakistán y el valle del río Kabul y Kandahar, donde tuvieron tres capitales: Kapishi la actual Begram, en Afganistán, Pushklavati la actual Peshawar, en Pakistán y Matura en la India.

03
Una tríada budista temprana. Siglo ii-iii de nuestra era. Gandhara. Museo Guimet.

Los kushán adoptaron muchos elementos de la cultura helenística de Bactriana. Adaptaron a su propia lengua el alfabeto griego, inventando una letra adicional, "sh", como en la palabra kushán y pronto empezaron a acuñar moneda siguiendo el modelo griego.

Emplearon inscripciones en griego en sus monedas y en letra kharoshti que es un antiguo alfabeto de la región de Gandhara hasta la época de Kanishta, y después de este monarca utilizaron indistintamente el griego y la lengua kushán, transcrita siempre mediante el alfabeto griego.

Desde la época de Wima Takto, los kushán empezaron a adoptar la cultura india, como otros pueblos nómadas que invadieron la India. El primer gran emperador kushán, Wima Kadphises, se convirtió según indican las monedas, al shivaísmo [3]. Los siguientes emperadores kushán representaron una amplia variedad de deidades de la India y de Asia Central, incluido el propio Buda.

Los primeros reyes tocarios importantes en Bactriana fueron:

  •  Agesiles que gobernó desde el año 35 al 20 a. C.
  • Sapadhizes que gobernó a partir del año 20 a. C. yambos nombres son helenizados.

Le siguió Kujula Kadphises que imitó las acuñaciones del reino griego de Bactriana, y en algunas monedas de cobre utiliza el retrato de Octavio Augusto, tomado de las monedas romanas, con inscripciones que lo identifican como él mismo.

A principios del siglo I d. C., durante el reinado de Kujula Hadphises, el líder parto, Gondofares fundó el reino indoparto a costa de los indoescitas, que duró hasta que los kushán se apropiaron a su vez de estos territorios.

04
Asia en el año 200, mostrando el imperio Kushan y sus vecinos

El reinado de Kanisshha I fue el segundo gran emperador y quinto rey kushán, que duró al menos 28 años desde el año 127 , tuvo dos capitales: Purushapura la actual Pesshawar, en el norte de Pakistán y Mathura , en el norte de la India.

El emperador Kanishka fue un gran patrocinador del budismo. Sin embargo, a medida que los kushán se expandían al sur, las deidades de sus monedas terminaron por reflejar su nueva mayoría hindú.

Los kushán tenían también una capital de verano en Kapishi, la actual Begram, donde se encontró el tesoro de Begram, que comprende obras de arte de lugares tan alejados entre como Grecia y China.

Durante el reinado de Kanishka, el Imperio kushán alcanzó su máxima expansión. En el apogeo de la dinastía, los kushán tenían control más o menos directo sobre un territorio que se extendía desde el mar de Aral hasta los actuales Uzbekistán, Afganistán, Pakistán y norte de la India.

Fuentes chinas hablan también de la construcción de una gran muralla en el siglo III a. C., así como la repulsa de varias tribus. Forzados a dirigirse hacia el oeste y eventualmente hacia el sur, estas tribus desplazaban a otras y extendían sus derechos a lo largo de toda el Asia central.

La población de Irán y de Grecia fueron desalojados de sus tierras por los shakas yéndose a algún lugar cerca del mar Aral. Los shakas fueron a su vez desalojados por los Yueh-chi, los cuales fueron dirigidos hacia el oeste a Xinjiang por los Hiung-un.

05
Vaso del tesoro de Begram representando a un gladiador grecorromano siglo II d. C.

De no ser así, los hunos no podrían alcanzar la India hasta bastante tiempo después. Los Yueh-chi continuaron presionando a los shakas y fueron expulsados de Bactria, que se corresponde con el norte de Afganistán y Uzbekistán, y hubo una sección de ellos o unos clanes de estos Yueh-chi, que comenzaron a desplazarse hacia la India en la segunda mitad del siglo I d. C.

Los Yuezhi alcanzaron el reino Helénico en la zona de la actual Afganistán y Uzbekistán alrededor del año 135 de. C. El reemplazo de las dinastías griegas se asentó en áreas del sureste como las cuencas hindúes en la actual Pakistán, ocupando la parte oeste del reino indo-griego

Los kushán llevaron nuevas tendencias al período naciente y de florecimiento del arte de Gandhara, que alcanzó su cima durante el gobierno kushán. Hacia el siglo III, el Imperio kushán en la India se desintegró y su último gran emperador conocido fue Vasudeva I.

El gobierno de los kushán enlazó el comercio marítimo del océano Índico con la ruta terrestre de la seda, a través del valle del río Indo, sede de civilizaciones antiquísimas. La relativa paz que reinaba en el imperio facilitó el comercio de larga distancia entre China y Roma, y en la ruta se desarrollaron florecientes centros urbanos.

06
Hombre kushán con el vestido tradicional de túnica y botas, Gandhara, siglo II d. C. Este fragmento de friso es un típico ejemplo del arte grecobúdico.

Fue una época de intercambios culturales, que propiciaron el desarrollo del grecobudismo, que era una fusión de elementos budistas y helenísticos, que se extendería por Asia Central a la par que el budismo mahayana.

La tradición budista recuerda a Kanishka por haber convocado un gran concilio budista en Cachemira, que se considera el inicio oficial del budismo mahayana, de carácter panteísta y su escisión del budismo nikava.

Kanishka también utilizó el idioma gándara, o prácrito [4], y los textos budistas mahayana se tradujeron del idioma sánscrito. Junto con el rey indio Asoka, el rey indogriego Menandro I y Harsha Vardhana, Kanishka es considerado por el budismo como uno de sus grandes benefactores.

El arte y la cultura de Gandhara, en una encrucijada de la hegemonía kushán, siendo la mejor expresión conocida de las influencias kushán a los occidentales.

En el siglo siguiente, los Guishuang consiguieron la prominencia sobre otras tribus Yuezhi y se unieron en una confederación bajo el comandante Kujula Kadphises. El nombre de Guishuang fue adoptado en el oeste y se modificó a Kushán para designar a la Confederación, aunque los chinos continuaron llamándolo Yuezhi.

Los Kushán se expandieron hacia el sur dentro de la región conocida tradicionalmente como Gandhara, y establecieron dos capitales cerca de las actuales capitales, Kabul y Peshawar, las cuales se conocían como Kapisa y Pushklavati respectivamente.

07
Tetradrachm de Kujula Kadphises al estilo de Hermaeus

Los kushán adoptaron elementos de la cultura helenística. Adoptaron el alfabeto griego para crear su propio idioma y pronto comenzaron a acuñar moneda con el modelo griego.

Usaban leyendas del idioma griego en sus monedas, combinada con leyendas en Palis hasta los primeros años del reinado de Kanishka. Después de ese momento, usaban leyendas en idioma Kushan, combinadas con leyendas griegas y pali.

Se cree que los kushán eran predominantemente seguidores del zoroastrismo y más tarde del budismo. De cualquier forma, durante el tiempo de Wima Takto, mucha población kushán comenzó a adoptar aspectos de la cultura india, como otros grupos nómadas que invadieron India, principalmente el clan real de los Guijars.

Al igual que macedonios y egipcios, absorbieron los restos de la cultura griega de los reinos helenísticos. Puede que el primer gran emperador kushán fuera Wima Kadphises, que sería seguidor del Saivismo [5], tal y como se ha supuesto por las monedas acuñadas durante este periodo.

Los siguientes emperadores kushán han sido seguidores de otras diversas religiones, como el zoroastrismo, el budismo y posiblemente el saivismo también.

08
Triada Buda y una pareja de devotos arrodillados, siglo III

Las leyes kushán estaban unidas al comercio por mar con el comercio por tierra de la seda. Cierta unidad y una relativa paz en un territorio tan vasto animó al comercio de largas distancias, llevando seda de la China a Roma, y creando uniones entre los centros urbanos más florecientes.

Contactos con otras civilizaciones

Algunas fuentes romanas describen las visitas de embajadores de los reinos de Bactriana e India durante el siglo II, probablemente refiriéndose a los kushán, como vemos con Aelio Espartano en su obra “Historia Augusta” en la que aparece el emperador Adriano con el siguiente texto: “Los reyes de los bactrianos envían embajadores suplicándole, pidiendo por su amistad”.

También en el año 138, según Aurelio Víctor en su “Épitomé, XV” y Apiano en su “Praef., 7”, el emperador Antonino Pío, sucesor de Adriano, recibió a algunos embajadores indios, bactrianos, kushán e hircanios.

09
Fortaleza Qila Mubarak en Bathinda, construida por Kanishka

La “Crónica histórica china”, de Hou Hanshou, también describe el intercambio de mercancías entre el noroeste de la India y el Imperio Romano en aquella época como hemos visto en anteriores artículos.

Tiazhu, situada al noroeste de la India tenía contactos con Da Qin que así denominaban al Imperio Romano. Se podían encontrar en Tiazhu objetos y ropas del Imperio Romano, como ropas de algodón fino, excelentes tapices de lana, perfumes de toda clase, terrones de azúcar, pimienta, jengibre y sal negra.

En la capital de verano de los kushán, Begram, se ha encontrado una considerable cantidad de mercancías procedentes del Imperio Romano, en particular varios tipos de cristalería.

Durante los siglos I y II, el Imperio kushán se expandió militarmente hacia el norte y ocupó partes de la cuenca del río Tarim, sus tierras de origen, poniéndolas en el centro del productivo comercio centroasiático con el Imperio romano.

Se relata que colaboraron militarmente con los chinos contra las incursiones nómadas, particularmente con el general chino Ban Chao contra los sogdianos en el año 84. Estos últimos intentaron apoyar la revuelta del rey de Kahgar. Alrededor del año 85, los kushán auxiliaron al general chino en un ataque en Turfán, al este de la cuenca de Tarim.

En reconocimiento por su apoyo a los chinos, los kushán solicitaron una princesa Han, pero dicha solicitud les fue denegada, a pesar de que habían enviado regalos a la corte china.

En venganza, marcharon en el año 86 contra Ban Chao con una fuerza de 70. 000 hombres, pero, exhaustos por la expedición, fueron finalmente derrotados por el ejército chino, menor en número. Los yuezhi se retiraron y pagaron tributo al Imperio chino durante el reinado del emperador chino Han He entre los años 89 y 106.

10
Devoto budista con vestido kushan, Mathura, siglo II

Después, alrededor del año 116, los kushán, bajo el gobierno de Kanishka, establecieron un reino centrado en Kashgar, que controlaba también Jotán Yarkand, antiguas dependencias chinas de la cuenca de Tarim, en el actual Sinkiang.

Introdujeron la escritura brahmí [6], el idioma indio prácrito para la administración y expandieron la influencia del arte grecobúdico [7], que se desarrolló en el arte serindio [8].

Los kushán aparecen de nuevo en las crónicas chinas cuando enviaron presentes a la corte en entre los año 158 y 159, durante el reinado del emperador chino Han Huan.

11

Siguiendo con estas interacciones, los intercambios culturales se incrementaron bastante, y misioneros budistas kushán, como Loka Ksema, desarrollaron su actividad en las más importantes ciudades de Lovang y a veces también de Nankín, donde se distinguieron como traductores.

Los kushán jugaron un rol importante en el establecimiento del budismo en la India y en su expansión hacia Asia central y China. Según el historiador Vicent Smith, Kanishka tuvo el papel de un segundo Asoka en la historia del budismo.

Fueron los primeros difusores conocidos de las escrituras sagradas del budismo theravada y mahayana en China, y contribuyeron en gran medida a la difusión del budismo a través de la ruta de la Seda.

Desde el siglo III d. C., el Imperio kushán se empezó a fragmentar. Hacia el año 225 murió Vasudeva I y el Imperio kushán se dividió en dos mitades, oriental y occidental. Entre los años 224 y 240 los sasánidas invadieron Bactriana y el norte de la India, donde son conocidos como los indosasánidas.

Hacia el año 270, los kushán perdieron sus dominios en la llanura del río Ganges, donde el Imperio gupta [9] se estableció alrededor del año 320.

12

A mediados del siglo IV, un vasallo del Imperio kushán en Pakistán, llamado Kidara, se alzó con el poder, destronando a la antigua dinastía. Creó un reino conocido como kidarita [10], aunque él se consideraba probablemente kushán, según parece inferirse de las monedas que acuñó. El reino kidarita parece haber sido próspero, aunque en una escala menor que su predecesor, el Imperio kushán.

13

Los restos del Imperio kushán terminaron siendo barridos en el siglo V por las invasiones de los hunos blancos [11] y, posteriormente, por la expansión del islam.

Los principales gobernantes de los Kushans

  • Kujula Kadphises desde el año 30 al 80 d. C.
  • Vima Taktu del año 80 al 105.
  • Vima Kadphises del año 105 al 127.
  • Kanishaka desde el año 127 al año 147.
  • Huvishka desde el año 140 al año 183
  • Vasudeka I del año 191 al año 225.

Los panteones religiosos de las kusháns son muy variados como se puede ver a través de las monedas y sellos, donde podemos comprobar la existencia de más de treinta dioses diferentes, los cuales pueden pertenecer al mundo helenístico, iranio y en menor medida del mundo hindú.

14

Las deidades griegas están representadas en las monedas más antiguas, pero fue durante el reinado de Kanishaka cuando podemos observar un cambio en las monedas y en los dioses.

Se produce un gran intercambio cultural lo que provoca un desarrollo del mundo greco-budista que es una fusión del helenismo y los elementos de la cultura budista, la cual se expandió en el centro y norte de Asia, como ocurrió con el budismo mahayana. Kanishaka empleaba la lengua vernácula original de Gandhari o Prakrit, junto a los textos budistas traducidos al idioma sánscrito [12].

Junto con los emperadores indios Ashoka y Harsha Vardhana y el rey indo-griego Menandet, Kanishaka es considerado por los budistas como uno de los grandes benefactores del budismo,

15
Moneda del Emperador Trajano encontrada en época de Kanishka, en el monasterio budista Ahin Posh, en Afganistán

 

Bibliografía
János Harmatta (dir.) (1996). “History of civilizations of Central Asia. Vol. II, The development of sedentary and nomadic civilizations: 700 B.C. to A.D. 250”. 1996. UNESCO Pub. Paris.
Tissot, Francine (1987). “Les Arts anciens du Pakistan et de l'Afghanistan”. 1987. Descléé de Brouwer. Paris.
“La Bactriane, de l'hellénisme au bouddhisme”. 1996. Dossiers d'archéologie n°211. Dijon.
“La Bactriane, de Cyrus à Timour (Tamerlan)”. 1999. Dossiers d'archéologie n°247. Dijon.

 

Notas:

[1] El término tocario fue usado por los árabes para referirse a un pueblo iranio que fundó el Imperio kushán. en el norte de India, y que podría ser identificable con el pueblo denominado en las fuentes chinas como yuezhi.
[2] Es una gran cuenca endorreica, que comprende una superficie de unos 906.500 km2 y en la que está la mayor cuenca endorreica fluvial del mundo, la del propio río Tarim y el desierto de Taklamakan (333.000 km²).1​ Se encuentra en la Región Autónoma Uigur de Xinjiang, en el lejano oeste de China
[3] El shivaísmo es una rama del hinduismo que venera a Shivá como Dios supremo; estando por encima del resto de deidades del hinduismo. Es, junto con el visnuismo, una de las principales y más populares denominaciones hindúes. Sus adherentes son denominados shivaístas.
Los Vedas y los Agamas son las fuentes sagradas más importantes del shivaísmo. Shiva, el dios creador y destructor de los mundos, es mencionado en los Vedas bajo otros nombres como Rudra o Maheshwaram
.
[4] El término prácrito se refiere a un conjunto de lenguas distintas que se hablaban en la antigua India. Mientras que el sánscrito era un idioma culto utilizado por los bráhmanas (sacerdotes) en los rituales religiosos como formalizando el hinduismo brahmánico, el prácrito fue el medio por el que se difundieron creencias heterodoxas como el jainismo o el budismo. Las lenguas indoarias modernas parecen derivar directamente de esos prácritos
[5] El shivaísmo es una rama del hinduismo que venera a Shivá como Dios supremo; estando por encima del resto de deidades del hinduismo. Es, junto con el visnuismo, una de las principales y más populares denominaciones hindúes. Sus adherentes son denominados shivaístas (en sánscrito śaiva).
Los Vedas y los Agamas son las fuentes sagradas más importantes del shivaísmo. Shiva, el dios creador y destructor de los mundos, es mencionado en los Vedas bajo otros nombres como Rudra o Maheshwaram.

[6] El silabario brahmi era un abugida o sea que a diferencia de los alfabetos cada consonante lleva inherente una vocal, generalmente la a, al igual que la letra kharoshthi, que se utilizó en la misma época en los actuales Afganistán y Pakistán.
La letra brahmi fue el antecesor de la mayoría de letras del Asia meridional y el Sudeste asiático, varias letras del Asia Central, tales como el tibetano y kotanés, y posiblemente, parte del hangul coreano. El orden varga de la letra brahmi fue adoptado por los kana japoneses, aunque las letras en sí no están relacionadas.
Los orígenes de la escritura brahmi no están claros. Se han propuesto varias hipótesis, pero ninguna cuenta con pruebas suficientes que la respalden ni pongan de acuerdo a los estudiosos.

[7] El arte greco-budista o greco-búdico, a veces llamado estilo Gandhara, por ser la región de Gandhara su sitio de expresión más conocido, es la manifestación artística que surge del sincretismo cultural entre la cultura de la Grecia Clásica y el budismo, Este arte se caracteriza por el fuertemente idealizado realismo del arte helenístico y las primeras representaciones del Buda, el cual ayudó a definir el canon artístico y particularmente, escultórico para el arte budista a través de Asia hasta el presente. Es un gran sincretismo entre tradiciones orientales y occidentales.
[8] Fue en particular en la zona oriental de Asia Central donde se encontraron numerosas obras de arte de Serindia, pinturas en las paredes y relieves en varias cuevas, pinturas en lienzos, esculturas, objetos de rituales, en las que se pueden apreciar diversas influencias de culturas indias y helenas.
[9] El Imperio Gupta fue uno de los mayores imperios políticos y militares de la historia de la India. Fue gobernado por la dinastía Gupta entre 320 y 550 d. C. y ocupó la mayor parte de la India septentrional y de los actuales Pakistán oriental y Bangladés. Bajo este imperio, se dio un período de paz y prosperidad que favoreció el desarrollo de la cultura india desde el punto de vista artístico, literario y científico.
Los reyes Gupta establecieron un eficaz sistema administrativo y un fuerte poder central, permitiendo la autonomía local en períodos de paz. La sociedad era ordenada según las creencias del hinduismo con una rígida división en castas. En esta etapa el hinduismo adquiere sus principales características: las principales divinidades, las prácticas religiosas y la importancia de los templos.
Durante este período fueron tan grandes el comercio y los intercambios con el exterior que la mitología y arquitectura hinduista y budista se expandieron por Borneo, Camboya, Indonesia y Tailandia.

[10] El Reino kidarita fue un Estado que existió a mediados del siglo IV en la región de Kidara, Pakistán. A mediados del siglo IV, un vasallo del Imperio kushán en Pakistán, llamado Kidara, se alzó con el poder, destronando a la antigua dinastía. Creó un reino conocido como reino kidarita, aunque él se consideraba probablemente kushán, según parece inferirse de las monedas que acuñó.
El reino kidarita parece haber sido próspero, aunque en una escala menor que su predecesor, el Imperio kushán. Los restos del reino kidarita terminaron siendo barridos en el siglo V por las invasiones de los hunos blancos y, posteriormente, por la expansión del islam.

[11] Los hunos blancos que es elnombre que les dieron los griegos bizantinos. Fueron un pueblo nómada denominado heftalita por los antiguos griegos, y por los chinos y Shevetahûna por los indios. Generalmente se les relaciona con los otros pueblos llamados hunos. Los heftalitas desempeñaron un importante papel en la historia de Persia y de la India. En este último país, saquearon y destruyeron varias poblaciones durante los siglos V y VI.
Esta horda correspondía a un linaje de turcos originarios del Altái, que fueron vasallos de los Rouran. A finales del siglo IV, se expandieron por las estepas del Turquestán. En el año 425 ocuparon Sogdiana y Bactriana, con esto separaron a los tayikos de los restantes pueblos iranios y luego iniciaron sus ataques al Imperio Gupta. 

[12] Es la lengua clásica de la India, además de una de las lenguas indoeuropeas más antiguas y documentadas después del hitita y el griego micénico. El sánscrito pertenece a la subfamilia indoeuropea de las lenguas indoiranias y específicamente indoaria

El Imperio Kushán, un gran desconocido