#TEMP
miércoles. 10.08.2022

En el fútbol no siempre ganan los héroes de la galaxia. Por una vez los mandamases europeos han reconocido los méritos de Iniesta, el hombre tranquilo. La afición atlética tiene derecho a cantar esta semana: ni Cristiano ni Messi ni Morurinho, Falcao y Simeone.

Por fin la UEFA ha reconocido en el premio a Iniesta los valores del fútbol español. Un hombre que representa el juego colectivo y la sencillez ante la primacía del individualismo liberal de las estrellas galácticas. Cualquier premio a un solo jugador es una contradicción en un deporte de equipo donde juegan once contra once. De ahí la importancia de las declaraciones de Iniesta remarcando que recoge el premio representando a la Selección y a su equipo.

No menos sorprendente ha sido la apabullante victoria del Atlético de Madrid ante el Chelsea, nada menos. Segunda Supercopa Europea y cuatro títulos europeos en dos años que la campana mediática se ha encargado de amortiguar. ¿Se imaginan ustedes la barrila que nos estarían dando si eso lo hubiera conseguido uno de los dos titanes? Pues ha sido el inexcrutable Atleti con equipo y entrenador totalmente distintos quien lo ha conseguido. No deja de sorprender este equipo capaz de ser eliminado en la Copa del Rey por un segunda, la misma temporada que le da un baño al supermillonario Chelsea.

Y lo hizo en un partido sublime de todo el grupo dirigido por Simeone que busca un modelo intermedio entre el estajanovismo del Madrid y el toque del Barça. En Mónaco lo logró: corrieron hasta la extenuación, hasta dejarse el alma al mismo tiempo que tocaban la pelota recordándonos a Xavi y compañía. Y la guinda a ese pastel de chocolate la puso Falcao, otro hombre sencillo, que consiguió un triplete con otra obra de arte en el segundo gol, como ante el Athletic. Un hombre que marca y está alegre porque piensa en él como vértice de un equipo, a diferencia de los que se entristecen presa de su soberbia y su egoísmo.

Cuestionamiento del modelo galáctico

Dice Vilanova que no necesita a Falcao en su equipo. En este mundo de falsedades y mentiras ¿será una llamada para ficharlo en Diciembre o al final de temporada? Porque hasta un ciego ve que desde que se fue Etoo ese espacio no lo ha ocupado Alexis ni de lejos aunque Villa se ha acercado bastante. Un poco de humildad, señor Vilanova.

Y mirando a la orilla del Madrid, no quiero caer en la rima fácil de que la princesa está triste. La tristeza de Cristiano, la pérdida de 5 puntos en tres partidos, y la pérdida de la velocidad supersónica como el año pasado (a excepción de la Supercopa) me sirven de pretexto para analizar si el modelo supermillonario de Barça y Madrid es viable en medio de la crisis. En el lado culé, los buenos resultados de la liga y la utilización de la cantera, amortiguan el análisis de viabilidad. Pero, ya veremos, porque este año va a ser muy duro para todos.

En el Madrid me ha llamado la atención la escasez de entradas y la proliferación de salidas, algo inaudito en el modelo galáctico del Sr. Pérez. El colmo ha sido la cesión de Essien lo que ha forzado el traspaso de Granero. La permanencia de Kaká y la tristeza de Cristiano plantean un serio dilema económico. En el supuesto de que sea verdad que el sábado CR7 pidió el traspaso ¿quién puede contratar a un jugador de 100 millones con una nómina de 10 ó 12 al año que encima le parecen pocos? Que no haya habido ninguna oferta por Kaká da parte de la respuesta. ¿Podrá soportar el Madrid tanto dispendio o correrá el mismo fin de la burbuja inmobiliaria? Quizás no y pase como en la sociedad, que cada vez los ricos son más ricos y los pobres son más pobres de tal manera que el Sr. Pérez y el Sr. Rosell puedan mantener esos presupuestos galácticos porque se han quedado con todo el pastel.

Y en cuanto a lo deportivo, en el Barça la emergencia de Falcao y la transición de Vilanova acrecentarán cada día el retintín de que el Barça toca y toca pero le falta la contundencia que le daban Etóo o el mejor Villa. En el Madrid, a pesar del merecido triunfo en la Supercopa, el modelo mouriniano de fútbol agresivo, esfuerzo físico hasta la extenuación y juego a tres toques (robo de balón, pase y tiro) me parece que no es sostenible dos temporadas seguidas, Ahí dejo estos argumentos para el análisis aunque la temporada no haya hecho más que empezar.

De la tercera jornada cabe destacar el debut de otros dos jugadores: Modric en el Madrid, un estupendo jugador cuyos pases me recordaron a Laudrup y Song en el Barça. Parece que los dos tienen fuerza física y toque para equilibrar las deficiencias de ambos. Un poco más de toque en el Madrid. Un poco más de fuerza para el Barça. Otro equipo que ha empezado deprimido es el magnífico Athletic de Bielsa. Ya no disfrutaremos de Javi Martínez y la aportación de Llorente es más que dudosa. No cabe más remedio que reinventarse a las órdenes de De Marcos, Susaeta y Muniaín quienes deben capitanear otro grupo de jóvenes jugadores para que nos deleiten como en la temporada pasada.

Lo dejo aquí. Señoras, señores, elévense por encima de las miserias y disfruten de la vida.

Iniesta y el Atlético alcanzan el firmamento
Comentarios