jueves. 18.07.2024
foto_concha_ganadora_2023

Emma Vizán Suaña |

La película ‘O Corno’, dirigida por Jaione Camborda, ha sido galardonada con la Concha de Oro en la 71ª edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián. De esta manera, el jurado, presidido por Claire Denis, ha otorgado el máximo galardón del certamen a una película española dirigida por una mujer, con un mensaje claramente feminista que conecta de manera clara con los temas sociales y políticos actuales. La directora, de origen vasco pero residente en Galicia, se hace con un premio que no se había otorgado a una directora española desde su creación en 1953.

Era evidente que un jurado presidido por una realizadora tan emotiva y sentimental como Claire Denis estaría inclinado a premiar una película que abordara una temática de denuncia social, y ‘O Corno’ se ajusta muy bien a esta máxima.

La película, rodada en gallego, se desarrolla en 1971 en la Isla de Aurosa, en Pontevedra. Allí vive María (Janet Novas), una mujer que ejerce como partera oficial del pueblo y que al mismo tiempo sobrevive como marisquera. La película se inicia con una larga y conmovedora secuencia en la que María asiste a una mujer en el proceso de dar a luz. Esta escena cruda y visceral sirve como declaración de intenciones, ya que la directora nos introduce en un mundo gris donde las mujeres luchan y padecen en su búsqueda de derechos. No resulta casual que otro parto concluya la película a modo de eterno retorno.

El título ‘O Corno’ alude al cornezuelo del centeno, una sustancia con la que se podía elaborar un potente abortivo ampliamente utilizado en la España rural. Este hongo acabará provocando graves problemas a María, quien se ve obligada a huir a un pueblo de Portugal para eludir a la policía. Este giro significativo actúa como motor para sumergirnos en un mundo sombrío y con una crítica muy evidente a la sociedad franquista.

A pesar de sus nobles intenciones, ‘O Corno’ no logra mantener su impulso hasta el final y, en su última parte, comienza a perder fuerza de manera evidente. Da la impresión de que la directora pudo haber extraviado algunas páginas del guion durante el rodaje, ya que la trama se deshilacha y deja sin desarrollar muchos elementos. Donde a otras películas les sobra una hora, a esta le falta metraje y tiempo para reflexionar. La mirada de Jaione Camborda se muestra poco creativa y parece tener miedo de adentrarse en caminos más incómodos.

En resumen, la Concha de Oro otorgada a esta película parece un reconocimiento algo exagerado para una obra que se limita a ser políticamente correcta. Es legítimo preguntarse si esta película será recordada una vez que pase la moda de premiar de manera casi obsesiva a películas dirigidas por mujeres.

El otro premio para España fue para la interpretación de reparto de Hovik Keuchkerian en 'Un amor', dirigida por Isabel Coixet. Esta película, que para muchos era una de las favoritas para la Concha de Oro, representa un importante avance en la carrera de la directora en comparación con trabajos anteriores como 'Nieva en Benidorm' o 'Elisa y Marcela'. En mi opinión, el premio otorgado a Hovik Keuchkerian es merecido, aunque la película me resulta excesivamente densa y recargada, aunque el problema no está en Coixet sino en la obra que adapta, la sobrevalorada novela de Sara Mesa.

Aún más polémico fue el premio del jurado y el galardón a la mejor fotografía para 'Kalak', dirigida por la sueca Isabella Eklö. Esta historia ambientada en Groenlandia, que aborda el tema del acoso sexual en la infancia, evidencia la profunda división entre el público y la crítica. Es una película antipática, con su extraña trama y un protagonista profundamente inusual y asocial. Sin duda fue una de las cintas menos apreciadas y comentadas en esta edición.

Por otro lado, una de las mejores películas de esta edición, 'A Journey in Spring' de Tzu-Hui Peng y Ping-Wen Wang, se tuvo que contentar con el premio a la mejor dirección. Ambientada en Taiwán, se trata de una hermosa historia de amor que narra la vida de un anciano que enfrenta la soledad y la pérdida tras la muerte de su esposa. Esta propuesta es arriesgada y está llena de talento y pasión por el cine, con decisiones muy audaces como que la película se proyecte mal encuadrada y con el “esqueleto” del celuloide visible. Esta decisión generó bastante nerviosismo (no pondremos nombres) entre respetados críticos del panorama español.

El premio a la mejor interpretación masculina se dividió entre Marcelo Subiotto, por 'Puan', dirigida por María Alché y Benjamín Naishtat; y Tatsuya Fuji, por 'Great Absence', dirigida por Kei Chika-Ura. 'Puan' era precisamente una de las favoritas para llevarse el gran galardón, gracias a su historia llena de humor y su mensaje crítico hacia la sociedad argentina. Esta historia, casi surrealista, sobre un profesor de filosofía en Buenos Aires, incluye algunos de los momentos más divertidos de todo el festival. No es sorprendente que también se hiciera merecedora del premio al mejor guion.

En resumen, un palmarés bien intencionado que intentó satisfacer a todos, pero que, lamentablemente, dejó sin premios a dos de las mejores películas de la edición: 'MMXX' de Cristi Puiu y 'All Dirt Roads Taste of Salt' de Raven Jackson.

Palmarés completo:

Concha de Oro: O corno, de Jaione Camborda.

Premio Especial del Jurado: Kalak, de Isabella Eklöf.

Concha de Plata a la mejor dirección: Peng Tzu-Hui y Wang Ping-Wen, por Un viaje en primavera.

Concha de Plata a la mejor interpretación protagonista: ex aequo para Marcelo Subiotto (Puan) y Tatsuya Fuji (Great Absence).

Concha de Plata a la mejor interpretación de reparto: Hovik Keuchkerian, por Un amor.

Mejor guion: María Alché y Benjamín Naishtat, por Puan.

Mejor fotografía: Nadim Carlsen, por Kalak.

Nuevos Directores: Bahadur The Brave, de Diwa Shah.

Horizontes latinos: El castillo, de Martín Benchimol.

Zabaltegi – Tabakalera: El auge del humano 3, de Eduardo Williams.

Premio del Público: La sociedad de la nieve, de J. A. Bayona.

Premio de la Juventud: La estrella azul, de Javier Macipe.

Premio Fipresci: Fingernails (Esto va a doler), de Christos Nikou.

‘O Corno’, de Jaione Camborda: primera Concha de Oro para una directora española