#TEMP
jueves 19/5/22
RELATOS | CARMEN BARRIOS

Azul cobalto

La mujer de las manos suaves está a punto de llegar a su nuevo empleo. Estaba en el paro, perdió su empleo cerca de cumplir los cincuenta y cinco, y nunca, ni en el más loco de sus pensamientos hubiera podido imaginarse que encontraría una ocupación así...

...Durante casi veinte años ha sido profesora de matemáticas, y la idea de enfrentarse a su edad a un trabajo manual como el que le ha salido, le da un poco de vértigo.

Ella nunca ha trabajado con las manos. Es la primera vez que depende de ellas para ganarse la vida. Siempre ha confiado en su intelecto, comprobando de sobra sus buenas dotes para la enseñanza y ahora se siente un poco sobrepasada por el paso que ha dado aceptando este empleo. Y además, está sorprendida, porque le han ofrecido un buen dinero, no creía ella que trabajar con las manos estuviera tan bien pagado. Necesita trabajar igual que la garganta del sediento necesita un buen trago de agua.

No era consciente de que tenía un gran potencial en sus manos, de que sus manos eran especiales hasta que se lo dijo su vecina, la del tercero izquierda. Una mujer marcada por la mala suerte, que ahora está completamente impedida. Se rompió los dos brazos al caerse de lo alto de una escalera mientras colgaba las cortinas del salón, o al menos es lo que ella cuenta.

La mujer de las manos suaves se quedó paralizada cuando su vecina le pidió que la sustituyera en su empleo, ocupando su puesto en la barra del bar “Azul”, porque le pareció que ya no tiene edad para hacer un trabajo como ese. La necesidad y la insistencia de su vecina en valorar sus manos, algo físico a su edad, la decidieron a aceptar. Sabe que puede parecer una tontería, pero que alguien se fije en algo físico y tan a la vista y aparentemente anodino como son las manos, pues la sorprendió y, por qué no decirlo, a la vez, se sintió muy halagada, y más viniendo de la apreciación de una mujer tan experimentada en su oficio como es su vecina.

La mujer de las manos suaves acaba de entrar en el bar de copas “Azul”, un sitio que a ella le ha parecido especial, con una iluminación cobáltica que envuelve los objetos y las personas en un ambiente de ensoñación un poco irreal. Tiene que ocupar el lugar de su vecina, el segundo puesto si se mira desde la puerta. Sabe de sobra que es su sustituta, pero nadie se dará cuenta, porque nadie la ve. Está sentada en el interior de la barra, en una habitación pequeña pero cómoda. El cubículo tiene una portezuela circular en el tabique, que cuando se abre libera una especie de pequeño ojo de buey que da al otro lado de la barra, situado a la altura de la entrepierna de los clientes y por el que se puede intuir el ritmo del local. Dentro del habitáculo hay una luz roja en la parte superior, que se encenderá en cuanto un cliente solicite el especial “Azul cobalto” con suplemento.

La luz roja parpadea de repente, y al abrir el agujero ve cómo se va aproximando una bragueta de pantalón gris de una tela que parece de buen paño de lana fría. Por fin va a poder probar si está capacitada o no para ejercer este trabajo. Ella sigue sin tenerlas todas consigo, porque nunca ha trabajado con las manos y su experiencia en este tipo de oficios es nula.

La mujer de las manos suaves se enfrenta a su primer cliente con la expectación y la incertidumbre de una primeriza. Porque eso es lo que es. Y va a actuar como tal. Con mucho cuidado y con un movimiento cadencioso y lento, saca un poco la mano por el agujero y palpa la entrepierna del señor que está de pié al otro lado. Desde su posición ve perfectamente el brillo de la bragueta y tiene el espacio suficiente para trabajar con comodidad. A medida que acaricia la pequeña protuberancia que nota bajo la tela, se va produciendo una hinchazón que la sonroja un poco, porque la erección del hombre que está de pié al otro lado llena su campo de visión. Con un movimiento instintivo se moja la yema de los dedos y los pasa con parsimonia por encima de la piel caliente del cliente, que ya ha taponado por entero el agujero y aprieta su cuerpo con fuerza contra él.

El señor que está de pié al otro lado ha pedido la consumición especial “Azul cobalto” con suplemento y ha comenzado a experimentar un cosquilleo muy placentero en sus partes bajas, que ha relajado al instante sus facciones graves, como delata el espejo situado frente a él. El cliente se mira en el espejo con la copa en la mano y se muerde un poco los labios cuando nota cómo le acarician con una suavidad y un relajo que nunca había experimentado. Como si el tiempo no importara nada, se deja llevar por esas manos de tacto de arena fina y olvida por completo el asqueroso día de despidos que ha tenido en la oficina.

La mujer de las manos suaves trabaja sin prisas, con una cadencia ascendente y descendente que va haciendo palpitar al cliente. Ella no puede verlo, pero el señor que está de pié al otro lado intenta mantener a duras penas la compostura. Acodado en la barra, aprieta los labios, deja escapar un suspiro profundo, y presiona contra el agujero cada vez con más ímpetu. Su respiración comienza a agitarse, se estira, se pone en tensión y ahoga un grito mudo, que se traga con el último sorbo del coctel “Azul cobalto”, la especialidad del local. La mujer de las manos suaves tiene toallitas de bebé justo debajo del agujero, porque le han explicado que los clientes deben salir de allí limpios y sin rastro, pero se detiene todavía unos instantes para contemplar el resultado de lo que considera un trabajo bien hecho.

La mujer de las manos suaves no puede verlo, pero el hombre que está de pié al otro lado tiene los ojos brillantes, y una expresión de satisfacción en su cara que le hace candidato a ser cliente fijo del segundo puesto en la barra, según se mira desde la puerta del local hacia dentro.

Azul cobalto
Comentarios