ENCONTRADA POR UN COLECCIONISTA DE CASTELLÓN

Aparece la única copia de época de la fotografía que Robert Capa tomó en Peironcely 10

Se trata del único objeto fotográfico contemporáneo a la vida del autor que hoy se conserva como testigo de aquella imagen.

Fotografía recuperada de Robert Capa de la vivienda de Vallecas durante la Guerra Civil.
Fotografía recuperada de Robert Capa de la vivienda de Vallecas durante la Guerra Civil.

Hasta ahora tan solo se conocía la existencia de una copia en papel de una segunda toma conservada en el International Center of Photography de Nueva York

El azar y el trabajo realizado por el Centro Documental de la Fundación Anastasio de Gracia y la empresa de conservación fotográfica Sybaria han logrado recuperar la única copia de época de la emblemática fotografía que Robert Capa tomó de la casa de la calle Peironcely 10 en plena Guerra Civil, un importante hallazgo ya que se trata del único objeto fotográfico contemporáneo a la vida del autor que hoy se conserva como testigo de aquella imagen.

Hasta ahora, tan solo se conocía la existencia de una copia en papel de una segunda toma de la misma imagen, conservada en el International Center of Photography (ICP) de Nueva York, en la que cambia el punto de vista del fotógrafo y que no llegó a publicarse en la prensa de entonces. (Se pueden observar las diferencias entre una y otra).

 

EL HALLAZGO DEL COLECCIONISTA DE CASTELLÓN

Todo comenzó cuando el coleccionista de fotografía Juan Carlos Almazán Masso, natural de Villarreal (Castellón) adquirió el pasado mes de mayo, a través de internet, un conjunto de fotografías de la Guerra Civil Española. Cuando las recibió en su casa, se dio cuenta de que una de ellas coincidía con la imagen que Robert Capa tomó ante el edificio de Vallecas, en Madrid, y que se publicó en medio mundo, convirtiéndose en un icono del horror de la guerra y la vulnerabilidad de la infancia.

Según explica en un comunicado el Centro Documental de la Fundación Anastasio de Gracia -entidad impulsora de la Plataforma #SalvaPeironcely10 que defiende la protección del edificio fotografiado por Capa y el realojo de sus actuales inquilinos- Almazán Masso se puso en contacto con ellos y les facilitó las fotografías para que pudieran estudiarlas con detenimiento.

fotografias guerra civil

Conjunto original de fotografías de Almazán Masso

Según la información facilitada por el coleccionista, las fotografías fueron sacadas de España al término de la Guerra Civil por un exiliado que se las entregó a un marinero del barco inglés HMS Arethusa que tenía su base en Gibraltar y que patrulló el Mediterráneo durante el conflicto español. Este dato sobre el nombre del barco aparece también recogido en una nota manuscrita junto a las fotografías, así como una errónea localización y datación de las mismas, pues en ella se afirma que son de “Barcelona” y que se tomaron en 1938.

En junio, los técnicos del Centro Documental y el equipo de conservadores de Sybaria (Angélica Soleimán y Rubén Morales) evaluaron cada una de las imágenes y procedieron a despegarlas de la cartulina negra en la que venían adhesivadas, con el fin de poder hallar algún dato más en la parte trasera de las mismas.

trabajo de despegado de la imagen

Trabajo de despegado de la imagen

Aunque la foto encontrada no procede del negativo original, el hallazgo es igualmente importante al tratarse del único objeto fotográfico contemporáneo a la vida del autor que hoy se conserva como testigo de aquella imagen

Tras su estudio, los expertos destacan que todas las fotografías son copias auténticas de época realizadas durante la Guerra Civil española. El análisis bajo microscopio permite afirmar -señalan- que la imagen de Capa no procede del negativo original, sin que se haya podido determinar todavía con exactitud cuál es el origen del mismo. Las seis imágenes de Madrid fueron copiadas a partir de un negativo tramado (utilizado en imprenta), si bien la trama utilizada es tan fina que no es detectable a la vista, algo que no suele ser habitual.

Los restos hallados en las imágenes llevan a los expertos a afirmar que antes de estar pegadas sobre la cartulina en la que habían sido conservadas hasta ahora estuvieron instaladas en otro álbum fotográfico.

Del conjunto de nueve imágenes, las seis que figuraban identificadas como Barcelona son todas de Madrid. Y cinco de ellas fueron tomadas en localizaciones de Entrevías, la carrera de San Jerónimo y la calle Preciados; quedando aún una de ellas por identificar. Las otras tres imágenes, que presentan bombardeos en alta mar, no se ha podido determinar su autoría por ahora. Son estampas de la época reproducidas mediante técnicas fotográficas sobre tarjeta postal.

ENCUENTRAN OTRA IMAGEN DE CAPA

Detalle de la imagen al microscopio (se observa la trama)Asimismo señalan que, además de la imagen de los niños sentados ante la fachada de Peironcely, se ha identificado otra imagen cuya autoría también es de Capa. Se trata de una segunda toma, desconocida hasta ahora, de otra fotografía que fue publicada en el famoso reportaje de Regards junto a la foto de Peironcely, en diciembre de 1936.

Tras el estudio y digitalización de todas las imágenes, las fotografías serán devueltas a su dueño en las próximas semanas, instaladas en un paspartú de conservación, respetando la disposición original en que se encontraban adhesivadas sobre la cartulina original.

Desde el Centro Documental de la Fundación Anastasio de Gracia consideran que la posible adquisición de estas imágenes por parte del Ayuntamiento, sería un buen comienzo de la colección del futuro Centro Robert Capa para la interpretación del bombardeo aéreo de Madrid.

(Detalle de la imagen al microscopio (se observa la trama)