miércoles. 24.07.2024
Rishi Sunak
Rishi Sunak

Finales de septiembre y en Reino Unido hemos tenido una semana con temperaturas de verano del de verdad, con la temperatura más alta del año registrada en Londres hace menos de dos semanas.

Las temperaturas suben y Reino Unido no está preparado para veranos largos. En 2022 se declaró una sequía prolongada que afectó el sur de Inglaterra y el futuro no es necesariamente positivo.

El país no esta planeado para un tiempo sin sus típicas lluvias y no tienen la red de embalses que tenemos en otros países, ya que nunca han tenido una necesidad acuciante ante el “clima normal” que sufrimos en Reino Unido, pero con el gobierno conservador la previsión no va, al parecer.

Esta semana Rishi Sunak ha decidido unilateralmente que el cambio climático o la necesidad urgente de obligar a cambios en la sociedad no son tan necesarios y la emergencia climática que muchos constatamos cada vez que vemos riadas y temperaturas récords en las noticias, no ha de conllevar cambios drásticos.

Aparte de mentir usando “noticias falsas” y argumentos pueriles, el primer ministro intenta con cierto populismo arañar algún posible voto a través de retrasar medidas con la excusa de buscar aliviar el impacto en el bolsillo. Hay cambios obligatorios que la población tendrá que tener en cuenta cuando planee cambiar la caldera de gas o plantearse qué coche comprar.

Rishi Sunak dejó algunas perlas en su comparecencia en Downing Street  el 20 de septiembre.

Primero sugirió que los cambios propuestos para reducir el impacto en el medioambiente no han sido decididos democráticamente. La ciencia y los datos no son suficiente razón para mostrar un camino único que lleve a una posible solución, si no queremos abocarnos a un precipicio en un horizonte que se acerca.

Este discurso anti-ciencia siempre viene del mismo lado del arco político.

Dentro de su discurso dejó caer que se están intentando imponer mas impuestos en el consumo de carne o en los vuelos internacionales, así como una supuesta imposición de compartir coche para ir al trabajo, o una obligación de dividir la basura que producimos en siete diferentes cubos de reciclaje.

Ni una sola de las sugerencias ha llegado a imponerse en ningún lugar y desde su bancada llegan a decir que “han escuchado” que hay funcionarios que han empezado a trabajar en estas propuestas… populismo, noticias falsas, y dejar caer ciertas mentiras que vayan poco a poco calando en el pensamiento colectivo hasta que creamos que son verdad.

Rishi Sunak llegó a sacar pecho por un liderazgo en temas de cambio climático y adopción de medidas que lo contrarresten, pero los datos demuestran que este liderazgo solo existe en su cabeza.

Reino Unido no lidera nada…Dinamarca es el líder y Reino Unido no esta “muy por delante del resto del mundo”.

La autocomplacencia y arrogancia no ayudan y todos los países, incluido Dinamarca, llegan tarde a unas medidas que quizás deberían haberse impuesto hace décadas.

La reducción de emisiones que, si bien es constante, no va al ritmo que se han propuesto y reducir el ritmo al que se reducen no va a ayudar a un objetivo que parece inalcanzable.

Otro de los temas que abordó fue una relajación del objetivo de la producción de coches eléctricos impuesta en el año 2030.

Esta misma semana Lisa Brankin, Chair de Ford en Reino Unido dijo:

Hace tres años, el gobierno anunció la transición del Reino Unido a las ventas de automóviles y camionetas nuevos eléctricos a partir de 2030. La industria automotriz está invirtiendo para enfrentar ese desafío.

Ford ha anunciado un compromiso global de 50 mil millones de dólares para la electrificación, lanzando nueve vehículos eléctricos para 2025. La gama está respaldada por 430 millones de libras invertidas en las instalaciones de desarrollo y fabricación de Ford en el Reino Unido, y se planean más fondos para 2030.

Esta es la mayor transformación de la industria en más de un siglo y el objetivo del Reino Unido para 2030 es un catalizador vital para acelerar a Ford hacia un futuro más limpio. Nuestro negocio necesita tres cosas del gobierno del Reino Unido: ambición, compromiso y coherencia. Una relajación de aquí a 2030 socavaría los tres. Necesitamos que las políticas se centren en impulsar el mercado de vehículos eléctricos en el corto plazo y apoyar a los consumidores mientras los vientos en contra sean fuertes”.

Los posibles aliados de Rishi Sunak al parecer ya se han comprometido con la necesidad de cambio y el cambio de rumbo hacia una relajación en las medidas aupado por el sentimiento de superioridad y autocomplacencia no ha ganado mas que críticas desde su discurso.

La mayoría de los votantes no apoyaran su nueva actitud ante las medidas a adoptar para combatir el cambio climático.

Gideon Skinner, jefe de investigación política en asuntos públicos de Ipsos (una de las empresas líderes en estudios de mercado) ha informado en el pasado que el 60% del electorado cree que gobierno esta fallando en este tema.

No es el primer volantazo en este gobierno conservador que ya ha visto pasar a dos primeras ministras y a dos primeros ministros, pero es una muestra de la fragilidad interna, falta de ideas y necesidad de buscar reducir la perdida de votantes que muestran todas las encuestas.

Reducir objetivos medioambientales o incrementar medidas xenófobas en sus fronteras les puede ganar unos miles de votantes, pero al mismo tiempo hará que parte de su electorado se canse de apoyar a un partido que parece vivir en el pasado glorioso del Imperio a pesar de su perdida de influencia en el ámbito internacional.

El Brexit les permite tomar decisiones estúpidas sin tener que dar explicaciones y esta tendencia seguirá hasta las próximas elecciones y Keir Starmer, líder de los laboristas, tiene dos opciones: seguir el camino de los tories o escuchar a la gente, a la ciencia y a los mercados y lograr que Reino Unido vuelva a la senda de la cordura y del sentido común.

Cuando los políticos negacionistas tienen el poder: Reino Unido se mete en otro charco