lunes. 22.07.2024

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

Hoy, 29 de abril, día de San Pedro Mártir para los más cafeteros en el cristianismo, hemos tenido una buena noticia económica. Se trata del buen dato de la inflación subyacente que ha descendido hasta el 2,9%. Expliquemos lo que significa esto.

El que suba el precio de los bienes y servicios no es ni bueno ni malo en términos absolutos. Para los vendedores es bueno, ya que mejoran sus ingresos y, si mantienen su porcentaje de ganancia entre lo que pagan y lo que cobran, van a ganar más.

Hoy, 29 de abril, día de San Pedro Mártir, es un buen día. Porque retrasa la fecha en que la derecha española llegue al poder para que, derogando el sanchismo, nos amargue la fiesta económica

Para los que pagan, pues depende. Los que tienen mucho, pagar más les afecta, pero pueden llegar a fin de mes con comodidad. Entre los que menos ganan, los habrá que una subida de precios supere su capacidad de pagarlo y una de dos, o consumen menos o "lo dejan a deber". O sea, es, entre muy malo y pésimo.

En todo caso, es general la impresión de que la inflación no es buena, y la inflación subyacente, la que no está influida por los movimientos del corto plazo, es peor que la otra.

Pues bien, hoy lunes 29 de abril, día de San Pedro Mártir, se ha anunciado que la inflación subyacente es, por primera vez en años, menor que la otra. O sea, una muy buena noticia porque significa que los precios, a medio plazo, van a subir, pero poco, menos de lo que están subiendo ahora.

Es que la derecha española es la que reniega de las políticas económica y laboral que han hecho posible el crecimiento del empleo, del salario mínimo y del PIB

Esto ocurre por, o mientras, hay un gobierno progresista presidido por Pedro Sánchez y, sobre todo, por, o mientras, la derecha está en la oposición. Y no es que ser de derechas o de izquierdas tenga que ser bueno o malo, respectiva o inversamente. No. Es que la derecha española es la que reniega de las políticas económica y laboral que han hecho posible el crecimiento del empleo, del salario mínimo y del PIB. Y de la rebaja de la inflación subyacente, esa que estaba tan alta que nos conduciría a un fin del mundo antes que a los demás.

Por eso, hoy, 29 de abril, día de San Pedro Mártir, es un buen día. Porque retrasa la fecha en que la derecha española llegue al poder para que, derogando el sanchismo, nos amargue la fiesta económica.

Felicitémonos por ello.

Luego, si el coche oficial lo usan unos u otros y si hay dimes o diretes, frente a lo importantes que son las cosas de comer, parece como pelusilla de butaca.

Una inflación subyacente del 2,9%