jueves 09.04.2020

Mentiras por cadena nacional

Mauricio Macri se despide del gobierno argentino enviando a la ciudadanía un mensaje grabado

El equipo de comunicación y marketing de Mauricio Macri decidió el pasado jueves difundir por cadena nacional un video de cuarenta minutos en el cual el presidente saliente repasó los “logros” de su gestión: Una suerte de decálogo de falacias mediante el cual, merced a la post producción y al montaje, el autor de “Pobreza Cero” y “La Revolución de la Alegría” pudo sortear la pobre oratoria que lo caracteriza.

Pocas horas antes de la difusión del mensaje que disipó cualquier duda respecto a la mitomanía que afecta a Mauricio Macri  (“He tenido que pegarle para que dejara de mentir”, confesó Alicia Blanco Villegas, su madre, a la Revista Noticias), se conocieron los nuevos datos del desastre económico y social que deja como herencia el gobierno de Cambiemos. El Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), reveló que la pobreza ya alcanza al 40,8 por ciento de la población y afecta a 18 millones de argentinos. Sin embargo Mauricio Macri no hizo mención alguna de estas cifras alarmantes; por el contrario, el presidente argentino se jactó de logros sociales y económicos inexistentes, y celebró que el suyo fuera “el primer gobierno no peronista en 100 años que termina su mandato”.

Fusión entre discurso presidencial, spot de campaña y autobombo de éxitos que nunca sucedieron, el mensaje grabado –que ya forma parte de la antología de la mentira nacional- contiene declaraciones que ruborizarían al mismísimo Pinocho. “Hubo avances. Hemos valorado las instituciones. Nuestra Justicia es más independiente. Nuestra prensa es más libre”, definiciones expuestas por quien produjo un monumental retroceso en derechos y conquistas, por quien designó jueces por decreto con el fin de encarcelar a la oposición, por quien desmanteló la Agencia de Noticias TÉLAM y encarceló a los propietarios del único canal de noticias crítico con su gobierno.

Macri se despide fiel a su estilo. No hay una verdad comprobable en su discurso final, como tampoco la hubo durante la campaña que lo convirtió en presidente de la Nación. Macri se despide haciendo culto de su mitomanía, como si la historia no fuera a juzgarlo, como si la memoria colectiva no fuera a catalogarlo, como si -en definitiva- la realidad no hubiera demostrado la catástrofe de la cual es responsable.

  

Mentiras por cadena nacional