martes. 28.05.2024

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

Cada vez que enciendo la televisión, sin importar el canal o la hora, ahí está Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, ocupando casi programas enteros con parodias y chistes.

En mis recorridos por Twitter o Facebook, siempre la encuentro acompañada de numerosos mensajes críticos, con razón, por las barbaridades que ha dicho ese día, como sucede a diario.

Los diarios digitales también se hacen eco de sus comentarios absurdos, cada vez más exagerados. Sin embargo, alimentan su popularidad que la convierten en la «prima donna» de la política española.

Es importante, sino imprescindible, que los partidos de izquierda en Madrid no sigan con su costumbre de cambiar de candidato o candidata en cada elección

Aunque si lo analizamos detenidamente, podríamos decir que no le va nada mal ser la protagonista de tantos chistes y memes sobre su persona, al menos así lo indican los resultados electorales y las encuestas entre sus seguidores.

Quizás la solución nos la dio el gran futbolista y entrenador Johan Cruyff, en aquella anécdota que que él explicó en varias entrevistas y que podría resultar útil en esta situación.

La anécdota cuenta cómo el Atlético de Madrid tenía un delantero llamado Manolo que siempre causaba estragos en la defensa del Barcelona. Cruyff intentó marcarlo con Nadal, un defensa alto, fuerte y corpulento, sin éxito. Luego lo intentó con Ferrer, un lateral bajo y rápido, pero tampoco funcionó. Ante este problema, Cruyff preguntó: «¿Por qué nos crea tantas dificultades Manolo?» Nadal y Ferrer respondieron: «Porque se desmarca muy bien». Cruyff contestó: «Ya tengo la solución. Si la gran virtud de Manolo es que se desmarca muy bien, no lo marquemos y así no podrá desmarcarse, ¿verdad?». Una solución desconcertante y genial, pero efectiva. A partir de ese día, nadie marcó a Manolo y dejó de ser un problema.

Entonces, ¿qué tal si probamos dejar de hablar de ella todo el tiempo? Quizás funcione. Sin embargo, es importante, sino imprescindible, que los partidos de izquierda en Madrid no sigan con su costumbre de cambiar de candidato o candidata en cada elección, ya que la larga lista de personas que han encabezado esas candidaturas seguro que explica en parte la permanencia del PP durante décadas.

Vamos, probemos a ignorarla como al delantero Manolo, quizás así también deje de ser un problema.

Johan Cruyff e Isabel Díaz Ayuso