jueves 12.12.2019

Imbéciles hechos y derechos

Estopona.
Estopona.

El solsticio de verano despertó en Estepona la imbecilidad de quienes, jactándose de su españolidad, supieron elevar al más alto escalafón la miserabilidad de su orgullo. La fiesta de San Juan fue el pretexto de una minoría que saltó sobre la hoguera no sin antes celebrar su descalabro emocional, burlándose del drama de la inmigración. La imagen habla por sí sola. Es el resultado del odio y de la estupidez que se ha inoculado en una porción de esa España moderna, pujante y europeizada que ha olvidado definitivamente su propia historia, que no ha sabido retener en su memoria las imágenes del éxodo que los arrojó lejos para huir del hambre.

El racismo es la mayor amenaza para el hombre, lo máximo del odio por el mínimo de razón

Tan españoles como cobardes, los autores de esta inhumanidad se excusaron detrás de la libertad de expresión, la misma a la que ahora recurro para calificarlos de escoria, de ignorantes, de peligros potenciales para quienes consideramos que naturalizar la xenofobia es atentar contra la naturaleza humana. No sirve como pretexto esa absurda indignación por las ayudas que los inmigrantes reciben del estado español. Estos seres humanos, a los que acusan de “oportunistas”, huyen por motivos mucho más concretos que los de beneficiarse con las limosnas europeas. Huyen porque precisamente fueron y son los países de la Comunidad Europea quienes sistemáticamente han expoliado sus riquezas a lo largo de la historia. De modo que no hay perdón para semejante exposición de ignorancia y estupidez.

Esta clase de violencia hacia otro ser humano, vulnerable por sus circunstancias, es la aberración propia de un imbécil hecho y derecho. Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, o por su origen, o por su religión, y mucho menos por su condición de víctima de un sistema atroz que con total impunidad se ceba contra los más débiles. El racismo es la mayor amenaza para el hombre, lo máximo del odio por el mínimo de razón. 

inm1

Imbéciles hechos y derechos