sábado 24/10/20

¿Explotación subrogada?

¿No se convertirá al final la gestación subrogada en una explotación de las mujeres con más riesgo de exclusión social?

Sonia Carrasco | La gestación subrogada lleva tiempo siendo objeto de debate, pero en los últimos meses y días se ha intensificado debido al rechazo de la misma de unas 50 asociaciones que conforman la Red Estatal contra el Alquiler de Vientres.

Porque llamémoslo como lo llamemos, se trata de eso, de alquilar un vientre para ser madres y padres.

Erróneamente, se asocia la gestación subrogada a las personas lesbianas, gais, transexuales, bisexuales e intersexuales, pero nada más lejos de la realidad; cada día podemos ver en las noticias como parejas heterosexuales o deportistas, personajes de la farándula, cantantes, y demás “VIPS”, se marchan de nuestro país pagando cantidades astronómicas para ser madres o padres, eso sí, tiene que ser bien con sus óvulos, sus espermatozoides o ambos a ser posible.

Defiendo el derecho a ser madre o padre, pero no a cualquier precio, y el precio es alto, y no me refiero a lo económico, sino al derecho de las mujeres a no ser tratadas como incubadoras o como vasijas, como bien dicen las asociaciones en contra de la gestación subrogada.

Si, al final, el Gobierno decide legislar la gestación subrogada nos vamos a encontrar con mujeres universitarias que podrán optar a ser vientres de alquiler para pagarse sus estudios, o a madres de familia que sin recursos se conviertan en vientres de alquiler para sacar adelante a sus hijos, por poner dos ejemplos.

¿No se convertirá al final la gestación subrogada en una explotación de las mujeres con más riesgo de exclusión social?

Recientemente, uno de los personajes televisivos de Sálvame ha pagado la cantidad de 100.000 euros para ser padre a través de la gestación subrogada.

¿Eso es lo que vale la integridad física y la dignidad de las mujeres y de los recién nacidos? ¿Dónde va a parar el vínculo afectivo que se crea entre madre e hijo durante el periodo gestacional?

Ser madre no es parir, ser padre no es donar un espermatozoide y fecundar un óvulo. Ser madre o padre es criar a tu hijo en valores y principios desde que nace, educarlo con amor, acompañarlo en todos los momentos de su vida, importantes o no, es cuidarlo, protegerlo, enseñarlo…

¿No se han dado cuenta que la gestación subrogada solo está al alcance de personas con un gran poder adquisitivo?

¿Por qué no mejorar el sistema de adopción en España y crear una legislación en la que no exista tanta burocracia, con más facilidades y sin tanta dilación en la ejecución de los trámites?

Porque a las personas que realmente quieren ser madres o padres, les dará igual si son biológicamente suyos o no, querrán a cualquier niño desamparado, huérfano, a los que les puedan dar un futuro mejor lejos de las casas de acogidas de las Administraciones Públicas.

En definitiva, cuando te planteas la gestación subrogada, no alquilas un vientre, alquilas a una mujer. Piénsenlo.

¿Explotación subrogada?