viernes 06.12.2019

La juventud en la Galicia rural

Manuel Iglesias Turnes se estrenó como escritor en 2012, cuando ya había cumplido los sesenta, con una novela, As rapazas de Xan, que narra la vida en una aldea.

Manuel Iglesias Turnes se estrenó como escritor en 2012, cuando ya había cumplido los sesenta, con una novela, As rapazas de Xan, que narra la vida en una aldea de Galicia en la primera mitad del siglo XX. El relato reflejaba con veracidad las peripecias de la gente del rural unnamed1en la época de los padres y los abuelos del narrador. Ahora presenta su segunda obra, Que non te aten (Xerais 2016), en la que hace un retrato del mundo rural gallego en los tiempos de hoy desde la óptica de la juventud actual, la que se correspondería con la generación de los hijos del autor.

Se trata de una novela de amor y desamor narrada como una historia lineal en la que el narrador/protagonista va relatando la vida de un grupo de jóvenes del medio rural. Hay en la novela dos partes bien diferenciadas. En la segunda el narrador cuenta una historia de violencia machista y el desarrollo de una investigación policial, pero en la primera parte retrata la forma de vivir y trabajar en una explotación ganadera actual. Ese aspecto de la novela es muy interesante ya que refleja una realidad poco conocida, incluso para los gallegos.

Hay una modernidad en el mundo rural que la gente urbana desconoce por completo. Las ganaderías dedicadas a la producción de leche están dotadas de una tecnología puntera que las sitúa entre las más avanzadas de Europa. La selección genética de las vacas frisonas, el control informático de la explotación y de la producción, la organización del trabajo, el control de la alimentación del ganado, las zonas de ordeño casi estériles como quirófanos, los concursos para elegir a la mejor vaca del año: toda esta actividad hace que la vida en el  medio rural no tenga nada que ver con la que se dibujaba en la primera novela del autor. Muchos lectores se van a sorprender del cambio experimentado en las aldeas, de la modernización de las explotaciones ganaderas, de la forma de vida de los habitantes del campo, y de la presencia de una juventud comprometida con la tierra. La veracidade de esta historia viene dada por la pertenencia del autor al medio rural. No se trata de la mirada del antropólogo describiendo la evolución de la vida en las aldeas: se trata de un miembro de la tribu que relata la historia de los suyos.

En ese entorno vive este grupo de jóvenes, instalados en la cultura globalizada, algunos con estudios universitarios y con inquietudes intelectuales y políticas. Son nativos digitales que usan las redes sociales y tienen contacto con el mundo urbano. Pero si los jóvenes de As rapazas de Xan miraban para América, estos de ahora miran hacia Europa como una posibilidad de futuro. Hay un mundo rural incorporado a la modernidad y una juventud que llega a la edad adulta sin tener claro su porvenir. 

La juventud en la Galicia rural