sábado 30.05.2020

¡Pasando de inmigrantes!

En cuanto se rasca un poco sale el conservadurismo, el racismo y la xenofobia que los españoles dicen no tener...

Asistimos a un hecho despreciable. Ni el escándalo de Ceuta ni la llegada de subsaharianos en pésimas condiciones da votos a los partidos ni interesa a una ciudadanía que no movería un dedo por ellos.

En los últimos días los medios de comunicación han dado información (en muchas ocasiones sesgada y manipulada) sobre la llegada de subsaharianos a Ceuta. Los partidos de la oposición han aprovechado para criticar los métodos del Ministerio del Interior y el partido en el poder ha intentado pasar el “problema” a Europa.

La realidad es que es un tema que interesa poco, pero lo más triste es que ciudadanos que en un momento determinado son capaces de movilizarse por los desahucios o la sanidad no lo harían con esos miles de jóvenes negros que buscan un milagro en sus vidas. Pasan de ellos.

“Aquí no hay trabajo para todos”, he oído bastante en los últimos días y no precisamente a votantes de la derecha, que eso no me asombraría ya que el racismo lo llevan en sus genes, sino por gente que incluso votaría a algún partido de izquierdas.

Y ahí está el problema. En cuanto se rasca un poco sale el conservadurismo, el racismo y la xenofobia que los españoles dicen no tener aunque sepan perfectamente que estos jóvenes ni les van a quitar su puesto de trabajo y que incluso muchos de ellos ni se quedarían en España.

Son gente que huye de la desesperación ya sea económica o por razones políticas y lo último que se merecen es que las Fuerzas de Seguridad del Estado dirigidos por un Ministro del Opus Dei, les reciba a disparos, empujones y expulsiones express a Marruecos.

No se lo merecen.

El fin de semana pasado paseando por la calle Preciados de Madrid se les podía ver manifestándose en silencio. Estaban todos con su cartel de “No somos delito” o “Si no vendemos ¿qué comemos?” frente a sus Top Manta vacíos de género.

Todos ellos pedían que el nuevo Código Penal no considere un delito vender cosas por la calle. Les apoyaban un grupito de blancos, entre ellos varios actores y actrices pero la gente pasaba por su lado y los miraba de reojo.

Me fijé expresamente en las caras de los que a esa hora (mediodía) paseaban por la calle Preciados haciendo compras o mirando tiendas y la mayoría ni se inmutaban. Algunos comentaban “¡pobres chicos”!, Otros preferían decir que claro que de algo tenían que vivir pero…

¡Qué flaca memoria! Hace unos años, en plena burbuja inmobiliaria los recibíamos encantados para que trabajasen de  de albañiles pero ahora que sólo se construyen  diques en las zonas fronterizas, sobran.

Desgraciadamente mucho me temo que si en España se hiciese un referéndum como en Suiza preguntando a los españoles si queremos que entren en nuestro país extranjeros, el resultado sería NO.

El CIS (Centro de investigaciones sociológicas) preguntaba en su último estudio que  en caso de querer contratar a alguien, qué aspectos podrían ser determinantes a la hora de escoger entre dos candidatos de iguales habilidades y cualificaciones, los españoles señalaron en un 40%, que podría ser determinante el color de la piel (39% dentro del conjunto de la UE), en un 23% la orientación sexual del candidato (19% en UE).

Así están las cosas y hasta la Comisión Europea ha pedido explicaciones por la tragedia de Ceuta. La responsable europea de Interior, Cecilia Malmström, ha enviado este martes una carta a las autoridades españolas en las que muestra su “profunda preocupación” y exige explicaciones por la tragedia ocurrida en Ceuta en la que murieron 15 inmigrantes subsaharianos. “Aunque aparentemente no fueron golpeados [por las pelotas de goma], parece que estas podrían haber provocado el pánico con el resultado de que algunos inmigrantes pudieran saltar al mar y se ahogaran o fueran aplastados por el muro”, sostiene la responsable europea de Interior

Bruselas ha verbalizado esta semana  lo que sus expertos llevan días sospechando: que las devoluciones en caliente que pretende aplicar el Gobierno español no se ajustan a la norma comunitaria. La ley europea establece que todo extranjero que llega a territorio de la UE tiene el derecho de pedir asilo y las autoridades tienen el deber de verificar si esa petición es procedente.

Por lo que se ve no queremos subsaharianos pobres pero las autoridades españolas  ofrecerán  papeles a extranjeros que inviertan dos millones de euros en deuda pública o  si compran viviendas de más de 500.000 euros.

¡Pasando de inmigrantes!