miércoles. 24.07.2024

Por un acuerdo de izquierdas

No pensaba sinceramente que el ofrecimiento de pacto de Pablo Iglesias a Pedro Sánchez provocara el revuelo que ha montado en las filas socialistas. 

No pensaba sinceramente que el ofrecimiento de pacto de Pablo Iglesias a Pedro Sánchez provocara el revuelo que ha montado en las filas socialistas. En verdad, más allá del uso y abuso del ‘orgullo socialista’ de forma interesada y dirigida –ya podrían haber hecho lo propio y lanzar “vergüenza socialista” cuando estallaron los ERE-, la militancia del PSOE se ha cabreado con el líder de Podemos y con la propia formación morada más que nunca.

Así las cosas, el pacto de izquierdas, que ya gozaba de muy buenos enemigos, está ahora mismo casi imposible tras la maniobra de Juego de Tronos de Iglesias

Y el acuerdo no está herido de muerte por el componente chantajista de la oferta de Pablo Iglesias, que ha sacrificado el histórico ‘programa, programa, programa’ de Julio Anguita por el ‘mi casa’ de vicepresidente de ETE.

Tampoco lo está por la prepotencia, rayana en la chulería, que exhibió el líder de Podemos en la comparecencia posterior, rodeado de sus presuntos ministrables –menudo papelón el de Julio Rodríguez, pobre mío-, a la consulta con Felipe VI.

Sencillamente, el pacto de izquierdas está herido de muerte porque Iglesias ha dado muestras de no ser un socio fiable, porque no parece tener otro objetivo que darle el ‘sorpasso’ al PSOE, porque entiende la política como un espectáculo permanente sin ninguna concesión a la normalidad democrática.

Y todo esto ha dado alas a los barones socialistas críticos, que prefieren dejar gobernar a Rajoy, con sus corruptelas y todo, antes que verse con Podemos en el Gobierno. Si la aceptación del referéndum es dinamita para los pollos, la abstención a favor del PP en la investidura de Rajoy o de un tapado amenazaría muy seriamente la supervivencia del PSOE como partido de izquierdas.

Pero llegados a este punto, a Pedro Sánchez no le cabe otra que llamar de nuevo a Pablo Iglesias por teléfono y dejarle claro que si Podemos insiste en defender el referéndum en Cataluña, pues que no es posible ni acuerdo de gobierno ni de legislatura, y santas pascuas. Y que ellos son los responsables de un nuevo Gobierno pepero.

Y si Pablo Iglesias recoge velas y deja de jugar a la política, el líder socialista tiene que sacar el acuerdo de izquierdas aunque sea pasando por encima de barones y baronesas, recurriendo, si hiciera falta, directamente a los militantes, que, en teoría, son los dueños y señores del PSOE.

Desde luego, tienen muchas más acciones en dicha cofradía política que Fainé, Alierta y González juntos. Bueno, eso habría que preguntárselo a la lideresa andaluza, ¿no?

Publicado en Andaluces.es

Por un acuerdo de izquierdas