jueves 23/9/21

Gato blanco gato negro

No, señor Pablo Iglesias, el fin no justifica los medios. No vale cualquier cosa para llegar al poder.

Captura de pantalla 2015-06-29 a las 12.12.04

NO, señor Pablo Iglesias, el fin no justifica los medios. No vale cualquier cosa (ni una minoría puede imponerse, por mucha razón que tenga) para llegar al poder. Unamuno les dijo: “Venceréis, pero no convenceréis”. Yo creo que su ceguera histriónica le impide ver la diferencia entre llegar al gobierno y tener el PODER , por eso dice esas cosas, que por otra parte tenemos tan oídas, tiene las formas de un nuevo Felipe González (lo que habría dado F.G. por salir en la foto de la Azores, este gran defensor de alcaldes golpistas; los alcaldes de otros países como por ejemplo, en estos días, el asesinado en México, son baleados con balas democráticas y no merecen un viaje [perdón por el inciso pero es nombrar al señor X y me enciendo, lo siento]) F. G. que, al igual que usted, surgió de la noche a la mañana de un partido emergente distinto al histórico, con unos cuantos amigos, contando con el apoyo, entre otros, de un grupo editorial cimentado económicamente con los negocios “culturales”, durante y con la dictadura, aportando el diario El País para luchar de forma eficaz y moderna contra el euro-comunismo que amenazaba a España.

 Y, en un “pis-pas” pasó de la Republica, del “OTAN, de entrada NO”, a esto de “Gato Blanco, Gato Negro lo importante es que cace ratones”, más o menos lo mismo que usted dice, “quédense con la bandera roja que yo quiero ganar y vosotros me espantáis la clientela”. Claro señor Pablo I. el anticomunismo ha sido el plato favorito y único desde 1.939, cuando llegó el presidente norteamericano a pasearse con Franco por la Gran Vía para darle la buena nueva de la Guerra Fría contra el comunismo, Franco ya le había hecho todo el país barbecho. Y menos mal que en los últimos años del franquismo "los chinos” no pudieron terminar con los falsos comunistas, ya estaban los diplomáticos chinos instalados en el Hotel Palace y el “superagente Conesa” nos seguía bombardeando con sus publicaciones a través de sus “Senderos Luminosos”, PoltPot´s de vaqueros y náuticos de importación, etc. que nos iban a reeducar y fusilar por ser enemigos del Pueblo, empezando por el tal Camacho que desde la cárcel “vendía” a los trabajadores, se entiende que muchos de estos individuos (no todos afortunadamente) hablaran mal de los comunistas del PCE y  de los Co.C.os en sus casas, muchos de estos niños habéis crecido como los hijos de los fachas oyendo barbaridades de los comunistas que no eran marxistas leninistas pensamiento Mao Tse Tung. Ya lo decía Mao “Los enemigos de mis enemigos son menos enemigos míos”, Dios o la patronal los crean y ellos solos se juntan.

Usted siga así, la comunidad de Madrid no me interesa me quedo con el ayuntamiento que debe miles de millones, pero me lo administra el mismo que puso Aznar, parece que quiere convertir la Política en un “Juego de Tronaos” desdiciéndose constantemente de lo que iba a hacer y ya no hará, no me extraña que no le guste esta Izquierda Unida, hace tiempo que ya no está su mentor en Bankia el Sr. Moral Santin para facilitarle alguna beca. Mire, toda su ética política cabe en el cenicero de un “seiscientos” y aún sobraría sitio para hacerse un “selfi” mientras conduce.

Mire, señor Pablo I. nos quedamos nuestras banderas tricolores y rojas para sacarlas los días de lucha y los de fiesta, también las hemos utilizado para despedir a nuestros padres y a muchos de los nuestros camaradas, amigos y compañeros. Muchos de ellos las llevaron cuando en alpargatas y apenas con un mosquetón mejicano se enfrentaron a la flor y nata de los ejércitos nazi-fascistas (que tomaron Europa en unos días) y a los mercenarios moros que trajeron los fascistas monárquicos católicos para matar españoles, aguantando casi tres años gracias a la ayuda principalmente del país de la Bandera Roja, ningún español partidario y respetuoso de la legalidad democrática lo olvida, claro que disfrutamos viendo nuestras banderas entrar con la Novena en Paris y más todavía cuando vemos la imagen de la bandera roja dominando Berlín como señal del aplastamiento de casi todo el fascismo mundial.

En estos Tiempos Modernos hay que estar a las “malas”, atentos, en cualquier momento seguro que veremos a un humilde Charlot agacharse para recoger del suelo una bandera roja recién caída y echaremos a andar detrás de él hasta que al doblar de cualquier esquina aparezca la Gran Manifestación que represente la unidad de todos los ciudadanos del mundo, que es lo que siempre hemos preconizado, el planeta Tierra sin seres humanos justos no tiene posibilidad de supervivencia.

Yo vengo de un silencio

Raimon

            Yo vengo de un silencio                              Yo vengo de un silencio

            Antiguo y muy largo                                    antiguo y muy largo,

            de gente que va alzándose.                       de gente sin místicos

            Desde el fondo de los siglos,                       ni gran capitanes,

            de gente que llaman                                    qué. Viven y mueren

            Clases subalternas.                                       en anonimato,

            Yo vengo de un silencio.                              que en frases solemnes

            Antiguo y muy largo.                                    No han creído nunca.

Extracto, como dice Raimón este gran cantautor compañero de luchas “Quien pierde sus orígenes pierde identidad”.

Gato blanco gato negro