<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
viernes. 09.12.2022

Intoxicación política

Enciendes la radio por la mañana y el café recién hecho empieza a oler intensamente a política.

Enciendes la radio por la mañana y el café recién hecho empieza a oler intensamente a política. Te sirves una taza y lo remueves una y otra vez con la cucharilla, pero la política no es como el azúcar, no hay quien la disuelva, y además engorda que no veas. Maldices, a voz en cuello o para tus adentros, según el carácter de cada cual, y te concentras en las tostadas. No obstante, al hincarles el diente, descubres que en lugar de mantequilla y mermelada, has acabado untando el pan con la pringosa política y, claro, lo has puesto todo perdido.

Avanza el día y la contaminación política empeora. La ley es estricta a la hora de prohibir el nocivo humo del tabaco en espacios cerrados, sin embargo, como receptor pasivo de toda clase de información política, te sientes indefenso. Y, sin ser una persona especialmente hipocondriaca, empiezas a advertir ciertos síntomas, en ocasiones, aparentemente contradictorios, como alteración nerviosa (mala hostia, entiéndanme), abulia, frustración, euforia, depresión, afonía… que deterioran tu salud a ojos vista. ¡Pero cualquiera se pide una baja en estos tiempos!, para empezar, habría que tener un trabajo.

Lo que, si cabe, resulta más preocupante es observar que estos achaques afectan también a quienes tienes alrededor, y un día cualquiera, te sorprendes discutiendo con tu padre acerca de unos titiriteros, de la cabalgata de reyes o del niño de Carolina Bescansa (¡política en estado puro!).

La política se ha convertido en una suerte de reality. Antes de las elecciones ya se nos aparecían los candidatos a cualquier hora, haciendo cualquier insignificancia, soltándose la melena en la cocina de su casa, bailando, jugando al futbolín… Ahora los vemos yendo y viniendo de sus reuniones, dándose y no dándose la mano… están por todas partes.

Para colmo, quienes no acaparan titulares (una minoría), tratan de llamar la atención a su manera, como es el caso del ayuntamiento de Pontevedra. No sé qué otras urgencias tendrán los pontevedreses, pero declarar (con votos a favor de BNG, PSOE y Marea) a Mariano Rajoy “persona non grata” no solo resulta ocioso (¡cuántos días se habrán pasando “trabajando” en ello!), sino que es un estrambótico ejemplo de fatuidad política, vamos, una soberana estupidez que, como votante de izquierdas, me avergüenza, me indigna… y hasta me da la risa. Efectos de toda esta intoxicación política.

Intoxicación política